Ir arriba

Breve historia de la cocina peruana

La cocina peruana es una de las más variadas del mundo

La cocina peruana se remonta varios siglos atrás y se caracteriza por sus fusiones culturales más preciadas en el mundo contemporáneo. La gastronomía del Perú es reconocida como una de las mejores del mundo, no solo por su exquisito sabor, sino también por su variedad y capacidad para incorporar la influencia de diferentes épocas y culturas.

La historia culinaria de la comida peruana se remonta a los incas y otras culturas preincas. Teniendo ya ingredientes como el maíz, las distintas variedades de papas y especias, su cocina cambió con la llegada de los conquistadores españoles y las diferentes olas migratorias de ciudadanos chinos, europeos, indios y japoneses (principalmente a lo largo del siglo XIX).

Los nativos peruanos ya habían domesticado unas 1000 variedades de papas antes de que llegaran los españoles. Este tubérculo es probablemente la principal contribución de los incas al mundo entero, sin mencionar que fue fundamental para su dieta. Además de la papa, la cocina inca también comprendía cereales como la quinua y el maíz; carnes como la alpaca y el cuy; frutas y obviamente muchos tipos de pimientos picantes.


Muchos platos de la época de los incas se siguen cocinando como hace 500 años. Los mejores ejemplos son probablemente carapulca y pachamanca. Durante el virreinato español, que abarcó más de 3 siglos, se introdujeron muchas técnicas e ingredientes culinarios, como aceitunas, uvas, productos lácteos, carne de res, pollo y arroz. Aunque las culturas nativas y españolas (y sus gastronomías) al principio no estaban tan unidas, comenzaron a mezclarse gradualmente, hasta que se fusionaron dando vida a la cultura criolla. La cocina criolla tomó lo mejor de los dos mundos para crear platos como el Aji de Gallina o la papa a la Huancaina, donde los pimientos picantes, el queso y la leche se mezclan suavemente en deliciosas salsas.

Pero los españoles no vinieron solos, trajeron consigo esclavos africanos, muchos de los cuales trabajaban en las cocinas de los nobles y ricos. Con el paso de los años, la influencia africana resultó esencial para la cultura peruana, especialmente en lo que se refiere a la música y la cocina. Su talento para crear deliciosos platos con ingredientes económicos y no queridos produjeron dos de los mejores platos del Perú: los Anticuchos y el Tacu Tacu.

La llegada de esclavos africanos Que cocinaban en la época del virreinato aporto una evolución más en la gastronomía del país, no solo en sabor sino también en color.

En el siglo XIX los peruanos se sintieron fascinados por los franceses a causa de su revolución y aportaron la presencia del el mousse.

Después de la independencia peruana se decretó la entrada libre de extranjeros, la mayoría de ellos europeos.

En 1899 llegaron los primeros inmigrantes asiáticos, dejando su huella distintiva en las tendencias de la cocina peruana. Los japoneses abrieron sus primeros restaurantes ofreciendo una amplia gama de platos de pescado y marisco fresco.

Con la llegada de asiáticos y su pescado se juntaron los limones y cebollas traídas por los españoles y dieron paso a uno de los paltos insignia del país “El ceviche”.

Originalidad, variedad, aroma, textura y sabor. Esas son algunas de las razones por las que la cocina peruana es reconocida como una de las mejores expresiones gastronómicas del mundo. Así lo indica la resolución que la declara como Patrimonio Cultural de la Nación.

La cocina peruana está conquistando lentamente los paladares más exigentes de los chefs más reconocidos de todo el mundo.

 

 

Somos una revista dedicada a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.