Ir arriba

Anecdotario de tamales

En México hay requisitos para hacer tamales

“Las tamaleras persignan la masa y no pueden preparar tamales en los días de su menstruación o durante el embarazo porque entonces no se cuecen, ‘quedan masacotudos o empalados’. Tampoco hay que estar de malas porque el humor se transmite a la masa y el producto se agria o se aceda. ‘A los tamales les gusta la música. Salen más tiernos y sabrosos si la tamalera chifla, tararea o canta, si hay un aparato de radio prendido.

Si una bolita de masa flota en el agua es que ya está lista, si se va al fondo necesita más batido. Para saber si ya están cocidos se arranca un trozo al tamal y se arroja contra la pared; cuando se queda pegado quiere decir que les falta, o bien se le encaja una madera que, si sale limpia, significa están a punto… Un tamal que se pega a la hoja no sirve, uno que se deshace, tampoco.

En Xico, cerca de Xalapa México, pintan una cruz en el bote tamalero para que se cuezan parejos los tamales y golpean la lata con una ortiguilla para darles energía positiva.

Un secreto prehispánico en la elaboración de tamales es usar para la masa agua hervida con tequesquite y con cáscara de tomate; también se usan cenizas y anís. Todo ello con el objeto de que los tamales se ‘esponjen’. Otra costumbre es ponerle sal al agua que hervirá para cocerlos al vapor. Se piensa que así no resultan desabridos”.

En la península de Yucatán se les lleva un sacerdote para la bendición o un trío les entona trovas de la región’… El pibipollo de Yucatán es una variedad de tamal, podríamos decir de cazuela, que se cuece bajo tierra, con técnica de barbacoa, con capas de hojas de plátano y hojas olorosas de árboles. Se dice que al pibipollo le gusta que vaya el cura a bendecirlo, aunque sea a larga distancia, pues con una buena limosna el sacerdote puede orar por él desde la iglesia; y mientras se cuece, se le deben cantar las viejas canciones de la trova yucateca.

2 de febrero día de la Candelaria

Basado en su significado, el Día de la Candelaria se trata de una celebración en honor a la Virgen de la Candelaria o también llamada Virgen María de la Candelaria, con origen en Tenerife una isla de España. El término nace del «candelero» que en un contexto religioso significa «luz santa que guía al buen camino».

Se celebra el 2 de febrero, dando fin al periodo navideño, pues en dicha fecha se cumplen 40 días después de la celebración de Navidad, nacimiento del Niño Dios.

¿Cómo se celebra la Candelaria en México?

En México, es una tradición celebrar el Día de la Candelaria con tamales y atole, y muchas veces, estos son patrocinados por aquellos a quienes les «tocó el Niño» en la tradicional Rosca de Reyes, del 6 de enero.

La tradición de los tamales y el atole, tiene origen prehispánico, ya que ambos son productos del maíz, y de esta forma, representan a las mazorcas que nuestros antepasados llevaban a la iglesia para bendecir, a fin de sembrar sus granos para que se multiplicara su producción.

Esta práctica aún se hace para sembrar sus granos en el ciclo agrícola que inicia, pues el 2 de febrero coincide con el undécimo día del primer mes del antiguo calendario azteca, cuando algunos dioses eran venerados, según fray Bernardino de Sahagún.

La festividad en honor a la Virgen de la Candelaria es venerada en el pueblo de La Candelaria, Coyoacán, donde celebran con su tradicional «atolada», llamada así por la cantidad de atole con pinole, que se regala a la gente para mitigar el frío por las noches en pleno invierno.

En la actualidad, la ya conocida «tamaliza» es una celebración que aún se conserva, sin importar las creencias y religiones de las personas. Este evento, sirve como un motivo de reunión con los allegados, familiares y seres queridos, año con año en México.

A continuación 5 tipos de tamal poco comunes en México

Tamal agrio

Se prepara dejando agriar la masa dura te un día en una olla al calor de la estufa; se extiende sobre tela y se rellena con pasta de frijol con chiles anchos molidos y queso cotija. Se enrolla todo hasta obtener un cilindro que se corta en rebandas deu os 10 cm. Se coloca cada rebanada en una hoja de maíz  y se cuece al vapor. Se acostumbra en Michoacán y Guanajuato.

Tamal con hueso asado

Platillo elaborado con masa de maíz, rellena con hueso de res asado a las brasas y hervido con hojas de aguacate, masa de maíz y una salsa de chile seco asado y molido; se envuelve en hojas de platano y se cuece al vapor. Se prepara en Veracruz.

Tamal de azafrán

Masa de maíz batida con manteca de cerdo y caldo de pollo o pavo, rellenos con almendra pelada, ciruela pasa, rajas de pimiento morrón y carne de pollo o pavo guisada con jitomate, azafrán, cebolla, ajo, canela, pimienta gorda y salvado de trigo tostado y molido. Se envuelve en hoja de platano y se cuece al vapor. Es típico de Comitan, Chiapas.

Tamal de conejo

Tamal elaborado con masa de maíz, relleno con picadillo de conejo, envuelto en hoja de maíz y cocido al vapor. Se prepara en Sinaloa.

Tamal de iguana

Tamal elaborado con masa de maíz, relleno de iguana. Se acostumbra comer en el sur y sureste del país; existen diferentes versiones. En chiapas se prepara con masa de maíz batida con manteca de cerdo y agua; se rellena con carne de iguana y una salsa de pepita de calabaza. El tamal se coloca sobre un trozo de hierba santa y se envuelve con hojas de platano. De igual manera se prepara en Oaxaca, donde al relleno se le agrega un huevo de iguana del saco de la huevera.

Los tamales tienen una historia de más de 500 años y son un clásico de la gastronomía mexicana que seguramente continuará evolucionando y deleitando el paladar de quien los pruebe.

Somos un espacio dedicado a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.