Ir arriba

Marco Pierre White, el gastropunk de la alta cocina

Considerado por el Chef Albert Roux el enfant terrible de la alta cocina

Un claro ejemplo de genio y maldición, con una brillante carrera y una saga de alumnos del calibre de Gordon Ramsay, Marco Pierre White a la edad de 33 años, fue el primer chef británico, y uno de los más jóvenes, en obtener las prestigiosas tres estrellas Michelin.

Considerado uno de los fundadores de la cocina moderna, fue de los primeros en darse cuenta de que el éxito de un restaurante también tenía que basarse en el alma y el carisma creativo de sus protagonistas.

Marco Pierre White, y sus tres estrellas Michelin

Una combinación perfecta entre talento e inconformismo lo han convertido en uno de los personajes más peculiares de la escena culinaria de todos los
tiempos. Nacido en 1961, hijo de un chef inglés y de madre italiana, dejó su ciudad natal de Leeds, en Londres, a la edad de 16 años con una mochila, poco más de 7 libras en su bolsillo, y tras haber dejado la escuela de hotelería. Su encuentro con la alta cocina tiene lugar cuando comienza a trabajar en Le Gavroche de Michel y Albert Roux. Será este último quien lo apodará como el enfant terrible.

Después de trabajar también con Pierre Koffman en La Tante Clairee, con Raymond Blanc en Le Manoir y con Nico Ladenis en Chez Nico de Ninety Park Lane, abre su primer restaurante, The Cantee, con el actor Michael Caine como socio.

Más tarde, en 1987, con 24 años, se convirtió en maestro y chef de Harwey en Wandsworth Common, obteniendo ese mismo año la primera estrella Michelin y al año siguiente la segunda. Pero fue con su Marco Pierre White, dentro del antiguo hotel Hyde Park, donde se consagró entre los grandes con la tercera estrella Michelin a la temprana edad de 33 años. 

5 años después, White renunció a las tres estrellas Michelin siguiendo con su personalidad, se encontró que, a pesar de sus logros, el reconocimiento y la fama en su carrera, no le proporcionó satisfacciones en su vida personal. Así, en 1999, se retiró y devolvió sus estrellas Michelin.

Pierre White es una figura algo controvertida, conocido no tanto por su talento como por sus locuras. En su cocina crea obras de arte y, así es como siempre ha querido que las consideraran, y cuando no era así, era capaz de echarte de su restaurante a patadas. A pesar de que su restaurante solía estar frecuentado por la creme de la creme de la alta sociedad londinense, el chef nunca ha dudado en enseñarle donde está la puerta a todo cliente que pidiera variaciones en el menú o que simplemente tuviera la intención en entrar al restaurante «solo para comer».

Este chef tiene talento y lo sabe, lo cual no lo ha salvado de ser maniático y ambicioso, naturaleza que le ha llevado, por ejemplo, a representar la cocina francesa, sin haber puesto un pie en Francia. Las anécdotas sobre él son interminables y los límites entre el mito y la realidad a menudo se desvanecen. Sin embargo, hay ciertos episodios que parecen estar confirmados, como por ejemplo cuando derramó una olla de risotto caliente sobre su ayudante o cuando estampó un trozo de queso contra la pared solo porque el maître no había respetado las proporciones del emplatado, o incluso cuando se ligó a una cliente entre servicio y servicio.

El chef también ha cosechado éxitos con una serie de libros que cumplen a la perfección el «estilo Pierre White», y también como celebrity de televisión y publicidad. Decisiones que le traerán bastantes críticas. Incluso como maestro no lo hacía nada mal, formando a estudiantes del calibre de Gordon Ramsay con quien, sin embargo, la relación se ha enfriado, llegando a ser incluso hostil, de acuerdo con algunas declaraciones de este y al hecho de que Ramsay se presentó en la boda del maestro acompañado de un equipo de televisión que no estaba invitado al evento.

Probablemente el rudo estilo de Ramsay encuentre su origen en Pierre White, en cuya cocina, según él, había una atmósfera muy intensa y muy estresante, y que incluso vio volar cuchillos. Una actitud nada constructiva, causada por la perpetua e incesante búsqueda de perfección del chef. Un personaje del que podríamos hablar durante horas, que ha dado mucho a la alta cocina sacudiendo sus cimientos más profundos. Si hay una rockstar en el mundo de los restaurantes, ¡este es Pierre White!

Libros que ha escrito Marco Pierre White:

Sin duda Marco Pierre White tiene su lugar en la historia de los grandes cocineros de la historia, porque simplemente fue él, sin querer imitar a nadie. Cocineros como White son estereotipos modernos que solo deben ser considerados porque su talento fue más allá de su temperamento, y que han llegado a niveles altos en la cocina mundial.

En lo único que deberían ser imitados estos personajes por las nuevas generaciones de cocineros, es por su esfuerzo y trabajo duro por sobresalir en un oficio demasiado difícil y competido. Las malas costumbres y actitudes deplorables, solo deberían quedar como anécdotas de ciertos personajes que en su momento, crearon una personalidad que no representa al gremio de grandes cocineros que lo han logrado sin tener que recurrir a la extravagancia y abuso de actitudes deplorables. 

Somos un espacio dedicado a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.