Contáctanos

Alimentos

El famoso tapeo español

Publicado

en

Foto: Pixabay

Uno de los platillos más representativo de la gastronomía española: Las Tapas

Para todo aquel que no lo sepa a estas alturas, las famosas tapas españolas no son un plato específico sino una forma de servir casi cualquier plato que nos podamos imaginar.

El concepto «tapa» alude más al tamaño de la porción que al plato cuya pequeña porción es servida en dicha tapa.

¿Complicado? Pues te lo ponemos más fácil: puedes tomarte una tapa de pescado a la marinera, por ejemplo; o una tapa de pisto manchego; o una tapa de ensaladilla rusa. No se trata de una comida en específico sino de una pequeña porción —porción de degustación— con la que acompañar tu bebida.

Es más, más allá de eso, nos atreveremos a decir que las tapas son un rasgo sociocultural (y, en tanto que cultural, por supuesto, gastronómico) 100% español, pues parte de la cotidianidad de los españoles es la llamada cultura del tapeo, es decir, «bajarse al bar» —como dirían en España— e ir de uno en otro bebiendo algo —generalmente un vino, combinado (como la sangría), cerveza o incluso un vermú— que viene acompañado de una pequeña porción de comida.

Fotos: Bebidas y tapas / Pixabay

Es más, hay lugares en España —muy típico, por ejemplo de la bellísima ciudad de Granada— en los que a las mencionadas bebidas (vino, cerveza, combinados o vermú) siempre que son servidos los acompaña «una primera», «una segunda», «una tercera»… Dichas, «primera, segunda, tercera…» son tapas de cortesía que los bares regalan a aquellos que se sientan a beber algo en sus barras y terrazas. 

¿Qué define a una tapa?

Una vez que disfrutas de una jornada de tapeo ya no puedes vivir sin ello… ¡será lo único que quieras hacer continuamente! Y es que «el tapeo» se relaciona con la buena compañía, la buena comida (española, por supuesto) y los buenos placeres que implica un buen vino, una cervecita, un copazo de sangría o un buen vermú

En España, pasar tiempo con los amigos es una actividad íntimamente ligada a las tardes y noches de tapeo.

Y es que, precisamente, el tapeo no es cosa de restaurantes. Al contrario, generalmente, en España, los lugares que sirven copas son los bares y, de ahí, el término «bar de tapas». En ellos, incluso, no es inusual el quedarte parado en la barra tomando tu cervecita y tu tapa, por ejemplo. 

Foto: Tapeo Español / iStock

Por otro lado, cuando decides tapear con amigos, suele ser costumbre empezar en un bar… y acabar allá donde la tarde o la noche te lleven. Es decir, ir recorriendo diferentes bares de tapas, dado que es muy común que cada bar tenga una especialidad diferente. Así en un recorrido que incluya varios bares de tapas, la diversidad está asegurada.

La historia de las tapas

Si bien el origen de las tapas es muy incierto —casi que hay tanta diversidad en lo que a leyendas se refiere como la hay a nivel de tapas—, he aquí algunas de las más populares:

Tapas para tapar la cerveza y el vino

Una de las leyendas cuenta que, en un tiempo tiempos antaño, existía la tradición de usar un trozo de pan como tapa para que el vino o la cerveza no se estropearan después de ser servidos. Con los años, a dicho pedacito de pan se le fueron añadiendo otros ingredientes, como queso o jamón, ya que el pan, por obvio, acababa, junto al vino o la cerveza, en el estómago del comensal.

Una teoría parecida es que el vino se tapaba, pero no era para que perdiera su calidad, sino para que no le entraran insectos. Dicha teoría cuenta que no se usaba el pan para tapar las copas, sino pequeños platillos que, a la larga, se irían, además, sirviendo con comida sobre ellos.

Tapas para tapar… el mal sabor del vino

Otra leyenda —la que más acogida tiene entre los expertos de la materia, de hecho— es la de que las tapas nacieron en los cuarteles de soldados de la españolísima región de La Mancha —¡de donde era Don Quijote!—, en la que los militares, asqueados por el mal sabor de los vinos que les eran entregados a la hora del rancho (el almuerzo militar) tapaban el mal sabor de los mismos acompañándolos de porciones de queso o embutido.

Las tapas: una cuestión real

Y, por obvio, al ser las tapas una tradición española, no nos podía faltar una historia con tintes de realeza; la que cuenta que el tapeo nació gracias al Rey Alfonso X El Sabio. Ahora bien, al respecto de esta leyenda, hay dos versiones.

  1. La primera de ellas sostiene que —o al menos así se decía en la época— que Alfonso X padecía una extraña enfermedad que lo obligaba a comer y a beber vino a todas horas. Y, así, este hábito de acompañar al vino —y posteriormente a otras bebidas— con porciones de comida llegó finalmente al pueblo llano, quien lo incorporó en su día a día.
  2. La segunda de las versiones dice que al rey simplemente le encantaba beber mucho, mucho vino. Y, por obvio, fácilmente se emborrachaba, mucho más con el estómago vacío. Así, para no pegarse los colocones que se pegaba, decidió empezar a acompañar cada copa de vino con una pequeña porción de comida. Finalmente, una vez más, este habito real llegaría al pueblo llano, convirtiéndose en las famosas tapas.

¿Cuál es la verdadera historia del origen de las tapas?

La realidad, para bueno o para malo, es que no hay ningún documento histórico que respalde cualesquiera de estas teorías. Lo que sí es cierto es que es una tradición que, sin lugar a dudas, ha trascendido no solo en el tiempo, sino también a través del globo terráqueo, de modo tal que, hoy por hoy, las tapas españolas es una costumbre famosa en el mundo entero.

Dato importante…

El 17 de junio se celebra el Día Mundial de la Tapa

El tapeo: rasgo primordial de la cultura española

Foto: Bar de tapas / Life Of Pix de Pexels

El tapeo es un rasgo cultural de España. Uno, de hecho, que supone un gran atractivo turístico dado que, como comentábamos antes, es una costumbre que ha trascendido más allá de las fronteras de España; algo que —entre otros muchos atractivos— hace a millones de turistas cada año elegir España como su destino de vacaciones. 

Por otra parte, para los propios españoles, la cultura del tapeo es sinónimo de amigos, de buenos momentos y de comer bien, por lo que, como comentábamos antes, se convierte en una deliciosa manera de hacer vida social.

Las tapas son, por tanto,  uno de los bienes culturales más preciados de los españoles, llegando a formar parte de, entre otros tipos de eventos, certámenes gastronómicos centrados en ellas y en los que se elige la mejor tapa del año.

¿Qué puede llevar una tapa?

Pues, una vez más, literalmente… ¡de todo! Recordemos, como decíamos al principio, que una tapa no es más que una pequeña ración de comida y, por tanto, cualquier plato podría llegar a convertirse en una tapa: paella, callos y otros potajes, croquetas, ensaladas o incluso la famosa tortilla española.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 81 = 89

Alimentos

Tipos de ramen

Publicado

en

Foto: Shoyu Ramen

Los más populares dentro de Japón, país de referencia de este plato

Hay multitud de variaciones de Ramen, aunque si los categorizamos según el modelo clásico, tendríamos Shoyu (salsa de soja), Miso (pasta de soja fermentada), Tonkotsu (huesos de cerdo) y Shio (sal).

Es importante mencionar que el sabor de la sopa es lo que define el tipo de Ramen e impregna al resto de ingredientes de su inconfundible sabor. 

Shoyu Ramen

Foto: Soyu Ramen

Shoyu ramen se compone del caldo, salsa, aceites vegetales, noodles (fideos) y otros toppings o complementos.  La salsa se hace principalmente con salsa de soja y otros ingredientes. Así es como este Ramen tomó su nombre, ya que shoyu significa salsa de soja en japonés.

Es un caldo bastante ligero, que se elabora principalmente con pollo o cerdo.  Además, puede incluir konbu (algas) o niboshi (sardinas desecadas) para dar profundidad a la sopa.

Algunos toppings que van bien con este tipo de Ramen son cebolleta, algas nori, chau (carne marinada muy tierna) o brotes de bambú.

Los fideos noodles mas habituales en este tipo de sopa son rectos algo duros, de grosor medio y que no absorban mucho el caldo.

Tonkotsu Ramen

Foto: Tonkotsu ramen

Este caldo tiene base de hueso de cerdo.  Su sello distintivo es que se trata de una sopa muy espesa, lo que requiere que se hierva en una cazuela durante varias horas.  Es muy sabroso ya que al hervirlo durante tanto tiempo a fuego alto, el hueso, en cierta manera, se descompone en parte y se fusiona con el caldo.

Contiene una gran cantidad de umami, que proviene de los huesos, que también aportan algo de grasa y colágeno.

Miso Ramen

Foto: Miso Ramen

También se usa pollo o cerdo para darle sabor al caldo, pero lo más distintivo es el uso de miso, semillas de soja fermentada.  Es una sopa sabrosa y muy típica de la época más fría, ya que ayuda a mantener la temperatura del cuerpo.

Otros beneficios de tomar este tipo de Ramen son que al ser un alimento fermentado, ayuda a la flora intestinal y al sistema inmunológico.  Es un tipo de sal natural, así que no contribuye a elevar la tensión arterial.  Es rico en minerales.

Es originario de Hokkaido, la isla mas al norte de Japón, y se suelen usar multitud de verduras salteadas como toppings, así como chashu o maíz.

El miso Ramen se suele servir con Noodles al huevo, con forma rizada, de grosor medio y mucho caldo.  Son más blandos que los anteriores.

Shio Ramen

Foto: Shio Ramen

Es una sopa de sabor mas suave y transparente que las anteriores, ya que está hecha del caldo y sal.  Shio, significa sal en japonés.  Es difícil de hacer ya que no se puede enmascarar el sabor con otras salsas, pero si está bien conseguido es muy rico.

Se sirve con fideos rectos, finos o medios que no tengan mucho sabor propio y mucho caldo. Y como condimentos suele llevar cebolleta, chashu o menta (brotes de bambú fermentados).

La sopa del Ramen, se compone normalmente del caldo (dashi), la salsa (tare) y algún tipo de aceite (koumiyu)

Dashi es como se llama al caldo base, que se prepara con agua, huesos de cerdo, ternera o pollo, bonito seco (katsuo), konbu, y a veces algunas setas.  Se hierve para sacar el sabor de los ingredientes, que posteriormente se desechan.

Tare, se usa para sazonar el caldo.  Hay varios tipos, como pueden ser de salsa de soja, sal, o miso.

Koumiyu, pueden ser diferentes tipos de aceites como aceite con aroma de pollo, cerdo, bonito, y se usan para dar sabor, pero también para formar una película en la parte superior de la sopa que la mantiene caliente por debajo.  La temperatura es una parte muy importante a la hora de servir y comer Ramen.

Estos son algunas de las sopas Ramen más populares del Japón, que podrías pedir en algún restaurante especializado de este tipo de sopas.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Alimentos

Aceite de oliva y como se obtiene

Publicado

en

La vida del ser humano ha estado muy relacionada con el aceite de oliva

A lo largo de su historia, se le ha dado usos muy diversos. Pero, ¿que es el aceite de oliva? Probablemente sea el primer aceite conocido por el hombre, y era empleado por civilizaciones muy antiguas. Por ejemplo, en la Biblia, se menciona su uso en lámparas que eran utilizadas cotidianamente por los hebreos y otros pueblos, y era empleado para la unción de los reyes. En esta obra sagrada, se cita la palabra aceite más de 200 veces, refiriéndose al aceite de oliva. De hecho, la misma etimología de la palabra aceite parece hacer referencia a esto, ya que proviene del árabe hispano azzáyt, que significa jugo de oliva, la cual, a su vez, proviene del árabe clásico azzayt y éste, del arameo zaytā.

Entonces, en resumen, el aceite de oliva es el jugo que se extrae del fruto del olivo o aceitunas. Para saber exactamente y en detalle que es el aceite de oliva, es necesario conocer como es el proceso de extracción y composición del fruto de donde se extrae.

OLIVO O ACEITUNA

El olivo o aceituna es el fruto del árbol de olivo (Olea europea L.), y está conformado por varias partes: la cáscara o epicarpo, la pulpa o mesocarpo de donde se extrae el 70% del aceite, el endocarpo y la almendra, hueso o semilla.

COMPOSICIÓN DEL OLIVO O ACEITUNA

Aunque la composición del fruto puede variar dependiendo de los factores de cultivo (fertilización, riego, etc.), la aceituna está compuesta de la siguiente manera(2):

  • Agua                      50%
  • Aceite          hasta 25%
  • Carbohidratos      20%
  • Celulosa                   6%
  • Proteínas                  1%

PROCESO DE EXTRACCIÓN DEL ACEITE DE OLIVA

Aunque es bastante conocido que la calidad del aceite de oliva está estrechamente ligado al cultivo del árbol de olivo y la calidad de los frutos, el proceso de extracción del aceite juega un papel fundamental. Entendiéndolo así, el proceso de extracción en las almazaras nunca podrá mejorar la calidad de los aceites, pero, si no se hace de la forma correcta, podrá disminuirla enormemente.

Desde sus inicios, el proceso ha sufrido varios cambios, de acuerdo con los avances tecnológicos que se han ido desarrollando en la historia. En base a esto, se pueden clasificar los sistemas de producción de aceite de oliva como (3)

  • Sistema a presión (tradicional).
  • Continuo con decantador ( 2 o 3 fases).
  • Sistema continuo con separación por filtración.

Sin embargo, el proceso de recolección y lavado, preliminares a la extracción, se mantiene básicamente igual desde sus inicios, cambiando únicamente la tecnología empleada para ellos.

DIAGRAMA DEL PROCESO DE EXTRACCIÓN DEL ACEITE DE OLIVA (4)

Adaptado de: Diagrama de flujo de sistema continuo 2 o 3 fases. Caraballo y Sousa, 2002.

PROCESOS PRELIMINARES

Para que el proceso de extracción de aceite resulte en la obtención de un producto de calidad, es necesario eliminar hojas y cuerpos extraños (tierra, piedras, ramas, etc.) y lavar las aceitunas. Para lograr esto, se utiliza un ventilador, que retira las partes más livianas, y posteriormente, se sumergen los frutos en agua, para retirar las impurezas más pesadas (que se precipitan al fondo).

MOLIENDA

Moler las aceitunas es absolutamente necesario, ya que, gracias a la ruptura de las paredes celulares de los frutos, se logra la extracción del aceite contenido en el interior de las células.

El tamaño de las partículas obtenidas en esta fase, se considera fundamental en el proceso. Así, una pasta formada por partículas demasiado grandes, disminuye el rendimiento y perjudica la extracción de compuestos fenólicos y clorofílicos. Por su parte, las partículas demasiado pequeñas, también inciden negativamente en el rendimiento, ya que, se producen coloides que forman emulsiones de grasa-aceite, los cuales dificultan los procesos posteriores. El tamaño ideal de las partículas es de 2-3mm (3)

BATIDO

Este proceso favorece la extracción de lo que es el aceite de oliva como tal, al favorecer la formación de agregados de gotas de aceite. Representa una parte imprescindible del proceso, especialmente, en los procesos continuos.

En esta fase se realiza un mezclado continuo de la pasta de aceitunas, que favorece la formación de compuestos volátiles, responsables de las cualidades aromáticas del aceite.

SEPARACIÓN Y CENTRIFUGADO

El objetivo de esta fase es lograr la separación del alpechín, el aceite y el orujo. Sin embargo, los mecanismos y las maquinarias utilizadas para este fin, varían considerablemente en cada sistema de extracción.

Aunque los procesos han tenido una evolución considerable desde los inicios de la industria, la finalidad sigue siendo obtener aceites de la mejor calidad, independientemente de los tipos de aceite de oliva obtenidos. Entonces, esperamos que no te queden dudas sobre lo que es el aceite de oliva, ahora, puedes conocer más sobre los beneficios de consumirlo. 

REFERENCIAS

  1. Diccionario de la Real Academia Española. [Documento en línea] Disponible en: http://dle.rae.es/?id=0LndtGh [Consulta 2018, enero 2]
  2. Valor nutritivo y saludable del aceite de oliva y de la aceituna de mesa. [Documento en línea] Disponible en: https://www.iznajar.es/sites/default/files/el_aceite_de_oliva_virgen_es_en_realidad.pdf [Consulta 2018, enero 2]
  3. Cerretani, L. et al. Aspectos tecnológicos de la producción de aceite de oliva. [Documento en línea] Disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/educacion/vscripts/wbi/w/rec/4423.pdf [Consulta 2018, enero 2]
  4. Caraballo, A. y Sousa, M. 2002. Manual de Getión Ambiental. Almazaras. Cosejería de Medio Ambiente. 87p. Sevilla, España. [Documento en línea] Disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/servicios/publicaciones/detalle/46058.html [Consulta 2018, enero 2]

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Alimentos

Los antojitos del mes patrio en México

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

Es muy difícil resistirse a probar los innumerables antojitos mexicanos.

Además de sus exquisito sabor, nuestra comida posee una deliciosa tradición lingüística, porque el solo hecho de pronunciarla genera un gusto en la boca; si no, enumeremos unos cuantos de nuestros manjares: tamal, pambazo, pozole, chicharrón, tlacoyo, mole…

Los antojitos mexicanos no sólo son ricos en sabor, también son ricos en tradición. Es innegable que la cultura europea influyó en nuestra gastronomía, ya que con la llegada de los españoles, en nuestros alimentos se incluyeron ingredientes como trigo (harinas y pan), el centeno, olivo (aceite), lechugas, rábanos, espárragos, entre muchos otros. De no haberse dado el mestizaje y el proceso de la Conquista, en nuestra tradición culinaria no existirían las gorditas de chicharrón o los tacos de carnitas, no habría tortas de tamal, porque aunque ya eran preparados por los indígenas, aún no se concebía la preparación del pan para una torta. Lo importante es que nuestra comida actual está basada en la tradición prehispánica con las influencias y elementos que fueron llegando a nuestro continente.

Aquí dejamos una lista de platillos mexicanos que se sirven en festividades naciones como las del 15 de septiembre en México:

EL Pozole, un platillo para el emperador MOCTEZUMA

Hoy en día pocos pueden resistir la oportunidad de disfrutar un rico plato de pozole calientito, con carne de pollo, res o cerdo, lechuga, rábanos, limón y el toque tan particular del orégano. Este tradicional platillo es indispensable en noches mexicanas, como el 15 de septiembre, así como lo fue en su momento en la mesa de Moctezuma.

Foto: Archivo

La palabra pozole viene del náhuatl pozolli, que significa espuma. Los antiguos mexicanos utilizaban granos de maíz grandes y blancos llamados cacahuazintle para preparar esta típica comida nacional. El pozole siempre ha sido parte de las grandes festividades, ya que de acuerdo con lo escrito por fray Bernardino de Sahagún en su Historia general de las cosas de la Nueva España, durante los ritos en honor al dios Xipe Tótec (señor desollador), a Moctezuma se le servía un pozole con un muslo de algún joven prisionero previamente sacrificado.

En el México de hoy existen distintas presentaciones del pozole. El rojo, por ejemplo, es preparado con chile, y es típico de Sinaloa y Jalisco; el verde, cocinado con tomate, es típico de Guerrero. También existen las versiones vegetarianas, en las que se sustituye la carne por hongos o champiñones e incluso hay quienes lo preparan con pescado o mariscos.

Los tamales y atole

Foto: Tamales y atole /Archivo

Otro antojito mexicano, herencia de nuestro pasado prehispánico, es el tamal. Su nombre también viene del náhuatl tamalli, que significa envoltorios de maíz.

Siendo el maíz parte esencial de la alimentación de aquella época, los tamales se preparaban en la casa de cada familia indígena. En aquella época los tamales no eran rellenos ni existía la gran variedad que hay en la actualidad. Esta peculiaridad fue dándose con el paso del tiempo, por lo que hoy los comemos rellenos de pollo, frijol, mole, salsa verde o roja, rajas y no pueden faltar los de dulce.

Es difícil concebir un tamal sin atole. Esta bebida también tiene su origen en el México antiguo, aunque en aquella época sólo se tomaba atole blanco. Preparado a base de fécula de maíz, se dice que el entonces conocido como Atolli fue un alimento del gusto de los emperadores mexicas. Las crónicas de la época indican que cada quien lo pedía a su gusto; Moctezuma por ejemplo, lo degustaba endulzado con miel.

Los Tlacoyos

Foto: Tlacoyo / Archivo

Tlahtlaoyotl también proviene del náhuatl. Este alimento se preparaba tal y como lo conocemos el día de hoy, con masa azul, pero sin algunos ingredientes como el queso; recordemos que en aquellos días no se conocían las vacas en este continente.

Este alimento se podía consumir en la zona de comida del gran mercado de Tlatelolco, de hecho se dice que fue ahí donde los probaron los españoles.

Para quienes no lo conocen, les diremos que el tlacoyo es una tortilla gruesa, ovalada y larga, la cual puede ir rellena de ingredientes como frijoles, habas, carne o requesón; a esta deliciosa tortilla la acompañamos, regularmente, con nopales, queso, chile y cebolla, además se caracterizan por el color azul del maíz.

Actualmente en algunos lugares como Puebla y Tlaxcala se les conoce como Tlatoyos.

Sopes y huaraches

Foto: Sopes / Archivo

También conocidos como pellizcadas, picadas o picaditas, los sopes son otro de los antojitos que datan de la época prehispánica y que se preparan con maíz. Los sopes consisten en una tortilla gruesa, originalmente frita con manteca, sobre la que se suelen añadir chicharrón, carne, queso, verduras y salsa picante. Hay que decir que al igual que muchos otros antojitos presentan variaciones regionales, es más, hay quienes le dan el nombre de huaraches; sin embargo, los defensores del sope argumentan que no son lo mismo. A pesar de las similitudes, la diferencia está en el nombre y el tamaño. Los huaraches son más grandes y ovalados mientras que los sopes son redondos y con un contorno de masa que evita que se derramen sus ingredientes.

Esta batalla sólo podemos decidirla probando ambos alimentos, aunque difícilmente podremos declarar alguno como único ganador.

Las gorditas de chicharron

Foto: Gorditas de Chicharrón /iStockphoto

Debido al mestizaje toda nuestra cultura vivió una transformación, por supuesto que la comida no podía ser la excepción. Todos nuestros antojitos evolucionaron debido a la inclusión de las nuevas mezclas, sabores e ingredientes del Viejo continente; el mayor ejemplo fue el chicharrón. ¿Qué sería de las gorditas sin el chicharrón?

Como ven, la fusión prehispánica y española; nos legó un alimento delicioso en tianguis, casas y restaurantes.

Los pambazos

Foto: Pambazos / Archivo

El nombre de pambazo viene del pan que se usa para su elaboración y proviene del “pan basso” o pan virreinal. “En este tipo de pan se mezclaban los restos de harina cernida con harina proveniente de trigos averiados o de calidad inferior; las panaderías elaboraban mínimas cantidades de pambazo, un máximo del 4% de la harina que entraba a la ciudad” de México. También existían tiendas donde se vendía exclusivamente este pan, conocidas como “panbaserías” (pambacerías).

En el Bajío, el pambazo consiste en un pan completamente liso parecido a la telera (bollo) rellena de papa hecha casi puré y chorizo o longaniza y posteriormente bañada en salsa de chile guajillo o ancho. Es muy similar a las tortas ahogadas.

En Veracruz, este delicioso pan es muy parecido a una torta, pero el pan está cubierto de harina. Debe tener frijoles, chorizo, lechuga y queso, si se desea también se puede agregar salsa verde o roja con chile morita y tomate verde asado y cocido.

Chiles en nogada

Foto: Chile en Nogada / Archivo

En 1821, un año antes de coronarse como emperador de México, el entonces general Agustín de Iturbide, que se dirigía a la capital tras firmar los tratados de Independencia, realizó una escala en la ciudad de Puebla y degustó el singular alimento, curiosamente ese día era su santo. Las autoridades locales quisieron agasajar al futuro emperador con un banquete especial y le presentaron un nuevo platillo que integraba los tres colores de la bandera mexicana: el verde del chile poblano, el blanco de la salsa de nuez y queso y el rojo de la granada. El aroma, color y sabor del Chile en nogada venció las dudas de Iturbide, y pese a sus temores a ser envenenado, degustó el platillo.

Los Burritos

Foto: Burritos / Archivo

Los famosos “Burritos” son originarios de la frontera norte del país. En los tiempos de la Revolución Mexicana, en el barrio de Bella Vista, en Ciudad Juárez, Chihuahua, un señor llamado Juan Méndez tenía un puesto de comida y para que no se le enfriara tuvo la idea de hacer grandes tortillas de harina de trigo para colocar los rellenos dentro. Esos rollos de comida los introducía dentro de mantelitos para conservarlos calientes. Eran tantos los pedidos que recibía que decidió comprar un burro para transportar la comida y cruzarla por el río Bravo. Fue tan grande el éxito que con el tiempo comenzaron a llegar mexicanos y estadunidenses preguntando por la comida del “burrito”. Fue así como nació el mote.

Los primeros burritos eran elaborados de machaca (carne de venado, en un principio). También se sabe que antes de la llegada de los españoles los indígenas del norte ya comían este platillo, debido a que dicha carne no requiere de refrigeración; los indígenas llevaban rollos de machaca consigo como provisión para viajes que después comían sin sazonar. Hoy en día la tortilla de los Burritos se hace también con harina de maíz, por ser el cereal más usado en la dieta mexicana, especialmente en el centro y sur del país. Incluso podemos encontrar Burritos empacados listos para introducirse al horno de microondas y disfrutarlos en poco tiempo.

Tostadas de pata

Foto: Tostada de pata de res / Archivo

Tostadas preparadas con pata de res. Es una de las más típicas del Distrito Federal, de las que existen diferentes variantes. Van aderezadas con vinagre, sal y orégano, deshuesadas y picadas, colocadas sobre tortillas de maíz fritas. En algunos casos tienen como únicos ingredientes crema untada sobre la tortilla, pata picada, lechuga o col y queso desmoronado; otras veces pueden contener también frijoles refritos, aguacate, rabanitos, cebolla y chiles jalapeños en escabeche. Otra variante se prepara con patas de cerdo en escabeche, deshuesadas.

Existen muchos muchos más antojos mexicanos, porque además estos son típicos del centro de México pero en todos los estados del país existen multiplicidad de platillos y antojos para disfrutar.

Les deseamos felices fiestas patrias y muy buen provecho!

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...
Advertisement

Suscríbete a boletín GM

Facebook

Síguenos en instagram

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por GastroMakers (@gastromakers)

Lo más visto

Derechos Reservados GastroMakers® 2022