Contáctanos

salud

¿Es bueno beber agua mientras comemos?

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

Las expertas en nutrición desvelan si es o no necesario beber agua simple mientras comemos

Todos sabemos que el  agua es la bebida más recomendable siempre y que es muy importante mantenernos hidratados durante el día, pero esa tradición de tener que beber dos litros de agua sí o sí es falso; la realidad es que la cantidad de agua necesaria para cada persona puede variar un poco.

Es fundamental, aún así, ir bebiendo durante el día para así asegurarnos que nuestro nivel de  hidratación es el adecuado y hay que prestar especial atención a la hidratación en los meses de más calor y cuando se realiza deporte o actividades donde se produce mayor sudoración.

Opiniones de algunas expertas

Respecto a beber agua durante las comidas hay muchos mitos extendidos. Ariadna Parés, dietista-nutricionista, indica que se suele escuchar que «beber agua mientras comemos puede entorpecer la  digestión», aunque realmente no hay evidencia científica suficiente para afirmar esto. «Tampoco interfiere con las acciones de las enzimas digestivas como algunos profesionales han llegado a afirmar, aunque sí que puede haber personas a las que se les revuelva un poco el estómago si beben mientras comen», alerta. Si es tu caso, según la experta, simplemente opta por beber agua antes o después de las comidas.

Por otro lado, según Ariadna Parés, también se ha afirmado durante años que beber agua antes de las comidas puede ayudar a reducir el hambre y comer menos, pero esta afirmación tampoco es del todo correcta. «Si bien es cierto que llenar el estómago de agua puede favorecer a que las señales de saciedad, emitidas por el estómago y recibidas en el cerebro, se disparen antes, el agua no sacia, así que al cabo de muy poco tiempo volveremos a tener hambre porque realmente no le hemos dado al cuerpo el alimento que necesitaba para saciarse», cuenta.

Júlia Farré, directora del  Centro de Nutrición y Psiconutrición Júlia Farré de Barcelona, además de ser dietista-nutricionista, añade por su parte que el agua es «la única bebida aconsejable» ya sea para tomar antes, durante o después de las comidas es el agua. «Podemos tomar otras bebidas pero no tendrán la finalidad de hidratarnos y cuidar nuestra salud como es la función del agua», asegura. 

Entonces, ¿es o no necesario?

Foto: iStockPhoto

Quien bebe agua mientras come es porque así se lo pide su organismo, pero el mismo motivo tienen aquellos que no necesitan beber porque el agua que contienen los alimentos que ingieren ya les sacia. Por tanto, en cuanto a esto se refiere, y tal como dice Júlia Farré, beber agua mientras comemos es una opción pero no es necesario: «Se convierte en necesario si tenemos sensación de sed. En ese momento sí que debemos beber, estemos o no comiendo». También hay que tener en cuenta que beber ayuda a tragar mejor los alimentos.

¡Atención! Te puede interesar leer: Masticar la comida adecuadamente

No obstante, Júlia Farré explica que el agua diluye los jugos gástricos: «Esto puede enlentecer la digestión y da más trabajo a nuestro estómago. Por este motivo, se aconseja beber un vaso de agua entre horas y antes de empezar a comer, de esta manera podremos beber menos durante y después de las comidas».

No cabe duda de que si nos hinchamos a beber agua por supuesto nos sentiremos más llenos y nos va a costar más comer. Pero, al rato, enseguida volverá el apetito ya que el agua no sustituye a la comida. «Si tienes hambre, come. No intentes ocultar esta sensación de hambre bebiendo agua porque de poco te va a servir. Bebe agua durante las comidas si te apetece. Hazlo de la forma que te siente mejor a ti», aconseja la nutricionista Ariadna Parés

Cómo incorporar más agua a tu dieta

A parte de beber agua a secas, son buenas opciones también las infusiones o tés, infusionar el agua con fruta cortada y hielo (sobre todo en verano) para darle un ligero sabor o, en los meses de más frío, los caldos. «Otro truco es llevar siempre contigo una botella de agua y tenerla cerca en tu espacio de trabajo o estudio para así ir bebiendo y que no se te olvide», concluye Ariadna Parés.

Agradecemos tu interés en leer este post!

GastroMakers es un espacio dedicado a promover la cultura gastronómica del mundo.

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 5 =

Alimentos

Frutas y verduras de temporada para comer en septiembre

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

La recta final del verano y el arranque del otoño

Hacia finales del verano cambia la luz y las temperaturas se suavizan. Nos adentramos poco a poco en un nuevo ciclo y eso se nota en la huerta.

Perdura buena parte de la cosecha de verano, que sigue madurando y es cada vez más dulce, por la acumulación de sol. Pero a su vez aparecen nuevas frutas y hortalizas que anuncian la transición y que convierten septiembre en un mes de mucha variedad, ideal para encarar la recta final del verano y dar la bienvenida al otoño.

De hecho, el cambio en la naturaleza es tan palpable que la medicina tradicional china habla en esta época de una quinta estación, el llamado verano tardío, que se asocia al elemento tierra.

Con el verano tardío llega el momento de cuidar especialmente del bazo, el páncreas y el estómago, los órganos de la digestión y la nutrición. Pasamos del descanso y la desconexión a retomar una rutina que muchas veces somete al organismo a un ritmo mucho más acelerado, y la digestión se resiente.

Nuestro cuerpo sigue agradeciendo las comidas frescas y ligeras, pero también el movimiento y que nos tomemos buenos momentos para desconectar y hacer la transición menos brusca.

¿Qué frutas y verduras están de temporada en septiembre?

Aquí te dejamos una lista de frutas y verduras de septiembre para incorporar a tu menú

Estos productos de temporada están presentes, pero ¿sabes por qué es más fácil encontrarlos en esta época? A continuación te dejamos algunos datos de todos estos productos para que al comerlos en estas fiestas patrias, tengas presente que estas consumiendo alimentos del campo mexicano.

  • Uva: Sonora es el líder productor de esta fruta, tan solo en 2020 su producción fue de 339 mil 140 toneladas.
  • Granada: Es la fruta carnosa del granado, árbol de la familia de las punicáceas, la cual se da principalmente en el estado de Morelos con una producción de mil 544 toneladas.
  • Ciruela: Existen más de 200 tipos de esta fruta, el principal componente de las ciruelas es el agua y en México se produce principalmente en Chiapas, con 18 mil 144 toneladas.
  • Piña: No se puede pensar un taco al pastor sin esta fruta, al comerlos debes saber que la piña se produce principalmente en Veracruz con 809 mil 291 toneladas.
  • Plátano: Es una fruta deliciosa que puede ser consumida cruda o cocida y es cosechada en todo el mundo. En nuestro país el líder productor es Chiapas con 701 mil 500 toneladas.
  • Chile poblano. Es probablemente el producto estrella de esta temporada, originario del Valle de Tehuacán, Puebla, cuna de los chiles en nogada. 
  • Poro: Es una hortaliza que se cultiva como verdura, en México, se cultiva principalmente en Baja California con 3 mil 409 toneladas.
  • Calabacita: Es una hortaliza altamente consumida en todo el país, su principal productor es Sonora con 184 mil 235 toneladas.
  • Chile verde: Es la base de muchos platillos mexicanos que son bañados en una salsa verde. Su principal productor es el estado de Chihuahua con 722 mil 936 toneladas.
  • Col: En la cocina mexicana se utiliza cruda, rebanada finamente sobre tacos, tostadas o empanadas, su principal productor es Puebla con 82 mil 191 toneladas.
  • Chícharo: Es una verdura utilizada en platillos tradicionales como los huevos motuleños. El estado de México es el principal productor con 32 mil 729 toneladas.
  • Rábano: Pozole sin rábano no es pozole, al comerlo ten en cuenta que se produce en Puebla con 33 mil 301 toneladas.

Consumir productos de temporada genera mayores ingresos a los productores nacionales, además de que fortaleces nuestras tradiciones utilizándolos en la elaboración de platillos patrios.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Bebidas

¿Beber cerveza nos engorda?

Publicado

en

Foto: Stock

Esta es una de las preguntas clave que se hacen los aficionados a esta bebida fermentada

La cerveza tiene una tradición milenaria, está elaborada a base de cebada y otros cereales y ojo, es una bebida alcohólica, por lo que se puede consumir, sí, pero con moderación.

En la XIII edición de la Jornada Científica sobre Bebidas Fermentadas y Salud enmarcada dentro de la Cátedra de Bebidas Fermentadas de la Universidad Complutense de Madrid. La jornada, bajo el título Bebidas fermentadas, dieta y salud: una actualización para 2022, arrojó conclusiones por parte de los catedráticos César Nombela y Humberto Martín como que “este tipo de bebidas (vino, cerveza y sidra), se puede disfrutar por parte de aquellos que las consumen de una manera moderada, preferentemente de forma simultánea con la comida, dentro de una dieta y un estilo de vida saludables. Y todo ello siempre que se trate de adultos sanos”.

Aclarado este asunto, volvamos a lo que muchos preocupa: 

¿La cerveza engorda o no?

  • La cerveza tiene pocas calorías y escasas grasas saturadas. La cantidad exacta es de 43 calorías por 100 ml. Así pues, si bebes un vaso de 250 ml, estás ingiriendo unas 90 calorías. Una caña, que es más pequeña, tiene unas 75 calorías.
  • Por tanto, se considera una bebida poco calórica y no debe afectar al peso si se toma con moderación. Nada que no puedas eliminar con un poco de ejercicio o una caminata a paso ligero.
  • Ten en cuenta que la mayoría de refrescos azucarados que tomamos a veces para no tomar una cerveza, engordan mucho más.
  • Ojo, si al tomarte una cerveza, picas unos aperitivos (aceitunas, patatas, snacks, algún frito…) tendrás que añadir calorías, pero no las atribuyas todas a la cerveza.
  • La cerveza cuanto más natural y de elaboración artesanal, más saludable. La cerveza negra, elaborada a base de malta y lúpulo, y rica en hierro es una de las más sanas.
  • ¿Cuánta podemos tomar? Un consumo moderado es aproximadamente un tercio para las mujeres y dos para los hombres. Esta medida sirve para adultos sanos con un índice de masa corporal entre 19 y 25, es decir, el que indica un nivel de peso normal. En caso de personas con sobrepeso, problemas cardiovasculares, obesidad u otras afecciones el consumo de alcohol debe ser cero.
  • Un truco: muchas veces bebemos una cerveza sólo para quitarnos la sed y ni siquiera la paladeamos. Es recomendable saciarnos con agua y ya después, tomarnos la cerveza. Así consumiremos menos y engordaremos menos también.

Si comprendemos que en realidad lo que causa que uno engorde es el exceso al beber cerveza, entenderemos mejor el estigma del cual goza esta bebida. Depende de cada quién su moderación para evitar problemas de salud.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Alimentos

Agua de lechuga

Publicado

en

El agua hecha de lechuga no solo es refrescante sino que aporta muchos beneficios a la salud

La lechuga es la base ideal para una deliciosa ensalada, puede utilizarse como complemento en recetas con carne, o servirse como plato principal en forma de rollitos y tacos vegetarianos. Sin embargo, sus hojas también pueden degustarse en una rica agua de lechuga.

Para prepararla, necesitas 20 hojas de lechuga de cualquier tipo, un litro de agua y endulzante de tu gusto. Lava y desinfecta las hojas de lechuga; después sécalas y ponlas en una licuadora con el agua; agrega endulzante, jugo de limón, o pedazos de pepino si lo deseas, y mezcla todo.

En pocos minutos, tendrás una bebida refrescante con numerosos beneficios para tu salud. Si quieres comprobarlo, aquí te contamos para qué sirve el agua de lechuga.

Beneficios para la salud

Foto: Lechuga

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), la lechuga está compuesta por un 95% de agua, destacándose como un alimento hidratante para el organismo.

A su vez, una buena hidratación regula la temperatura corporal, mantiene las articulaciones lubricadas, previene infecciones, elimina toxinas, mejora la calidad del sueño, estimula la cognición, aporta nutrientes a las células y permite que los órganos funcionen correctamente, explica la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Si no tomas suficiente agua, es posible que sientas mareos, dolor de cabeza, debilidad, fatiga, boca seca, poca concentración, entre otras condiciones que dificultan tus actividades diarias. Para evitarlo, bebe agua de lechuga como parte de tu dieta diaria.

Aporta antioxidantes para tu organismo

La lechuga tiene un alto contenido en vitaminas A y C, dos nutrientes importantes para tu salud. Debido a sus propiedades antioxidantes, la vitamina A estimula el sistema inmunitario, favorece el desarrollo de las células y evita la degeneración macular, una condición que provoca pérdida de visión en personas de edades avanzadas, menciona la Oficina de Suplementos Dietéticos de los Estados Unidos.

Por su parte, la vitamina C facilita la cicatrización de las heridas, mejora la absorción de hierro y te protege de infecciones, especialmente del resfriado común. De igual manera, previene el daño oxidativo en las células, una causa común de enfermedades como cataratas, diabetes, lupus, Alzheimer, Parkinson y ciertos tipos de cáncer, afirma el blog especializado Medical News Today.

Evita hemorragias

Foto: Lechuga Romana

Tanto la lechuga romana como la lechuga iceberg son fuentes ricas en vitamina K. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos indican que esta sustancia es necesaria para la coagulación de la sangre en caso de sangrado.

Cuando no consumes suficiente vitamina K, aumenta el riesgo de sangrados excesivos o hemorragias; asimismo, la deficiencia de este nutriente está ligada a una mayor incidencia de osteoporosis, fracturas y otros problemas de los huesos, advierte la Universidad Estatal de Oregón.

Prevén este tipo de complicaciones para la salud tomando agua de lechuga en tus comidas; esa bebida estimula la coagulación ante la presencia de heridas, incrementa la densidad ósea y fortalece el esqueleto.

Previene enfermedades cardiacas

Un estudio de Journal of Food Composition and Analysis determinó que la lechuga reduce el colesterol en la sangre y tiene efectos antiinflamatorios en el organismo.

Por esta razón, el agua de lechuga se vincula a un menor riesgo de padecimientos cardiovasculares, como la vasculitis, la arteritis de células grandes y la enfermedad coronaria, señala la Clínica Mayo de los Estados Unidos.

Además, esta bebida contiene potasio, un mineral que disminuye la hipertensión a causa del exceso de sodio, asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS). De este modo, el agua de lechuga regula los latidos del corazón, previene ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

Por si fuera poco, la tienda ecológica Ecoagricultor agrega que la lechuga tiene beneficios digestivos, combate el insomnio, controla los niveles de azúcar en la sangre, protege el hígado y posee efectos diuréticos. Sácale provecho a este alimento disfrutando una deliciosa agua de lechuga y mantente saludable en todo momento.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...
Advertisement

Suscríbete a boletín GM

Facebook

Síguenos en instagram

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por GastroMakers (@gastromakers)

Lo más visto

Derechos Reservados GastroMakers® 2022