Contáctanos

Alimentos

Historia del helado

Publicado

en

Foto: Pixabay

Una postre que prácticamente se conoce en todo el mundo

La historia del helado es bastante incierta. Se cree que ya existía una versión de helado alrededor del año 2000 A.C. en China, que se trataba de una bola hecha con arroz, leche y especias que metían en la nieve para que se enfriase antes de consumirla.

En el año 400 a.C. los persas comían una especie de pudín o flan hecho de agua de rosas y cabello de ángel durante los calurosos veranos. Alejandro Magno hacía que sus esclavos trajeran nieve de las montañas a la que le agregaba miel y néctar. Nerón comía algo similar pero le añadía zumo de diferentes frutas. 

En las cortes árabes, en la Edad Media, también utilizaban nieve de las montañas para elaborar el sharbat con frutas y especias. Se cree que de aquí nace la palabra “sorbete”.

En el siglo XIII el navegante Marco Polo llevó consigo a Italia recetas de postres de Asia que ya tenían una larga tradición. En China, el Emperador Tang conocía un método para crear mezclas de hielo con leche. Esta receta viajó hasta la India, Persia y después Grecia y Roma gracias a Marco Polo. 

Para su boda con Enrique II de Francia en el año 1533, Catalina de Medici hizo que el cocinero llevara la receta primitiva del helado hasta la corte francesa y la mantuviese en secreto. Se sabe que en aquel entonces la fórmula contenía huevo.

Unos años más tarde, en 1660, el siciliano Francesco Procopio dei Coltelli, considerado como padre del helado, inventó una máquina que homogeneizaba el azúcar, el hielo y las frutas. Así se obtenía una crema helada similar a la que hoy conocemos. Procopio abrió en París el Café Procope, lugar de artistas e intelectuales, que contribuyó notablemente a la popularización del helado. Sin embargo la cumbre de su popularidad la alcanzaría a finales del siglo XVIII cuando el italiano Filippo Lenzi abre la primera heladería en Estados Unidos.

El helado es sin duda uno de los productos más populares del mundo y no nos extraña… ¡es delicioso!

Agradecemos tu interés en leer este post!

GastroMakers es un espacio dedicado a promover la cultura gastronómica del mundo.

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 4 =

Alimentos

Propóleo para conservar alimentos

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

Una alternativa natural de conserva

El alto contenido de aditivos químicos que se ponen en los alimentos está generando consecuencias como obesidad, diabetes, alteraciones en el colesterol y alta presión arterial, por lo que se está investigando sobre la manera de utilizar sustancias naturales a base de propóleo, huevos y leche que permitan generar alimentos más saludables y bien conservados.

El profesor Héctor Suárez Mahecha, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ICTA) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), señala que “el propóleo, sustancia con la que las abejas protegen de enfermedades sus colmenas, es una excelente opción para preservar los alimentos; en el mundo existen diversas marcas registradas con este producto”.

Experimentos de prueba

Comenta además que en una de sus investigaciones aplicaron una película o capa elaborada con propóleo para recubrir productos cárnicos como el lomo de cerdo y los chorizos, y se logró extender su vida útil por varios días sin afectar sus cualidades nutricionales y su apariencia.

“Uno de los secretos de la acción protectora del propóleo está en los flavonoides (metabolitos secundarios de las plantas), principales compuestos bioactivos de la sustancia que se encuentran ampliamente distribuidos en el reino vegetal, como en las partes aéreas de las plantas superiores, capullos y hojas jóvenes, especialmente en aquellas que cuentan con sistema vascular. Una de sus funciones es la coloración de numerosas flores y de ciertas frutas”, explica el profesor Suárez, doctor en Ciencia de Alimentos.

El interés en estos compuestos obedece a que son en parte responsables de la actividad fisiológica del propóleo, y a que poseen importantes funciones antioxidantes que minimizan la peroxidación lipídica (degradación oxidativa de los lípidos) y el efecto de los radicales libres (sustancias químicas reactivas que introducen oxígeno en las células). Así contribuyen a reducir el riesgo de afecciones cardiovasculares, por su acción directa sobre los capilares sanguíneos y en el envejecimiento.

Además, se ha utilizado extracto de polen como una fuente para eliminar colorantes sintéticos como la tartrazina en trucha y salmones, con la que se les da una apariencia más rojiza.

Residuos con potencial protector

El profesor Suárez menciona que de los lactosueros (desnatado y pasteurizado) también se pueden obtener agentes antimicrobianos, como por ejemplo la lactoglobulina, que produce reacciones de anticuerpos que ayudan a combatir bacterias, virus y hongos.

Otras proteínas importantes de la leche son la lactoferrina, que ayuda a combatir estos microorganismos, y la lisozima, presente además en los huevos, la saliva y las lágrimas.

“En los huevos existen proteínas como la ovoalbúmina, que forman parte del sistema inmune, con propiedades que atacan agresores externos dañinos que afectan la cáscara y la clara, y además permiten que la yema contenga los nutrientes necesarios para desarrollar un nuevo ser vivo”.

“En los crustáceos también se pueden encontrar sustancias como el quitosano, derivado de la quitina presente en la pared celular de hongos, exoesqueleto de insectos y caparazón de estos animales, que controla la propagación de las bacterias”, explica el docente.

Además, el ajo y la cebolla pueden ser de útiles: desde tiempos ancestrales el ajo se ha utilizado como saborizante, conservante, e incluso como hierba medicinal.

El experto recuerda que uno de los problemas de los aditivos químicos es que generan un desequilibrio de la flora intestinal, la cual es responsable del 70 % de la inmunidad de las personas.

El uso de nitritos o nitratos podría convertirse en potente agente cancerígeno, y colorantes como la tartrazina pueden generar asma, hiperactividad, urticaria, cambios anímicos, irritabilidad, insomnio y ansiedad en niños.

Los aportes al tema fueron ofrecidos por el docente invitado al ciclo de conferencias virtuales en conmemoración de los 50 años del ICTA de la UNAL.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Alimentos

Nuevos productos del mar fusionando hongos y algas

Publicado

en

Trabajo de chefs alquimistas con estrellas Michelin e investigadores

El Good Food Institute (GFI) está financiando a un equipo de científicos para trabajar con los chefs del restaurante Alchemist de Copenhague, con dos estrellas Michelin, para crear un nuevo tipo de marisco, mediante el cultivo de hongos en las algas.

El proyecto, encabezado por la Dra. Leonie Jahn de la Universidad Técnica de Dinamarca y Diego Prado, jefe de investigación de Alchemist, hará que los chefs experimenten con hongos para finalmente crear pescados y mariscos enteros utilizando los hongos para fermentar algas marinas. Si tiene éxito, el producto puede venderse en el restaurante y podría estar ampliamente disponible para su compra.

“Los productos del mar son un área en la que necesitamos urgentemente ver innovación, y hay grandes oportunidades para que las empresas y los gobiernos inviertan”

Dra. Leonie Jahn

La Dra. Leonie Johanna Jahn comentó: “Creo que aquí hay un gran potencial: no hay muchas alternativas de pescados y mariscos en el mercado, pero ciertamente hay una necesidad de ellos. Esta es también un área que realmente no se ha explorado antes”.

Deigo Prado, jefe de investigación de Alchemist, dijo: “Nuestro objetivo principal con el proyecto es intentar crear un producto único y delicioso que sea lo suficientemente bueno para servir en un restaurante de alta cocina, utilizando ingredientes naturales con algas marinas que brindan sabores del mar y el micelio agregando una textura atractiva”.

servicio Alquimista cortesía GFI 2
Foto: Søren Gammelmark

Seren Kell, gerente de ciencia y tecnología del Good Food Institute Europe, dijo: “Este es un proyecto increíblemente emocionante que explorará formas innovadoras de usar hongos para brindar los sabores y texturas distintivos de los mariscos, usándolos para crear mariscos enteros, andamios para dar estructura a los productos cárnicos cultivados y, finalmente, desarrollar su textura y fermentar algas marinas para crear un producto del mar completamente nuevo. 

Estaré fascinado de ver el resultado de este trabajo de investigación. Los productos del mar son un área en la que necesitamos urgentemente ver innovación, y existen enormes oportunidades para que las empresas y los gobiernos inviertan en más investigación para desarrollar productos del mar cultivados y de origen vegetal que puedan ayudar a satisfacer la creciente demanda de una manera sostenible”.

Un interesante y muy importante trabajo en la producción innovadora de alimentos.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Alimentos

Symplicity Foods y su propuesta sustentable

Publicado

en

Foto: Neil Rankin / Symplicity Foods

Neil Rankin es un chef de un asador londinense que cambió a hacer carne vegana 100% limpia

Symplicity Foods es una empresa de alimentos de etiqueta limpia que se especializa en “ayudar a chefs, cocineros caseros, empresas de catering y restaurantes a reducir su dependencia de la carne”.

Cada vez más preocupado por la sostenibilidad, Rankin tomó el enfoque inicial de tratar de usar cada parte del animal al crear su comida. Eventualmente se “desencantó con la solución a base de carne” y dirigió su atención hacia las opciones basadas en plantas, y luego formó Symplicity Foods y suministró productos como hamburguesas, albóndigas, carne picada y salsas a base de plantas con un enfoque en técnicas de fermentación.

Apenas el mes pasado, Symplicity se asoció con Homeslice Pizza de Londres para abrir su primera ubicación solo para veganos , luego de que las pizzas a base de plantas que se ofrecían en el sitio convencional de la cadena demostraran ser muy populares entre el público. 

Aquí una entrevista con Neil para saber más:

¿Qué es Symplicity Foods?
Somos una empresa de alimentos de etiqueta limpia dirigida por un chef que utiliza vegetales fermentados, miso y desperdicios de alimentos de alta calidad para hacer productos saludables y naturales con un sabor increíble. 

¿Qué significa ser una marca de “etiqueta sustentable”? 
Cada ingrediente que se procesa al cocinar, requiere más fábricas, energía, embalaje y transporte. Entonces, cuantas más cosas hagas tu mismo o que provengan de alimentos integrales de lugares en los que puede confiar, más control tendrá sobre esos productos y más transparencia tendrá su producto para el cliente.

Creo que las personas están perdiendo la fe en los alimentos muy procesados ​​porque carecen de esa transparencia, y pueden ver una desconexión con la idea del procesamiento pesado y la sostenibilidad. Dicho esto, algunos productos químicos generalmente están bien, pero deben ser mínimos (menos del 1%). Los productos químicos no saben muy bien. La comida hecha por la naturaleza siempre es mejor. La naturaleza hace las cosas mejor en general.  

Foto: © Simplicity Foods

La utilización de técnicas de fermentación en la producción de proteínas alternativas es un movimiento en crecimiento. ¿Cuál es el enfoque de Symplicity?
No lo estamos usando de la misma manera. Somos muy tradicionales. Hacemos miso como condimento y fermentación de grasa y lacto (como el kimchi) para realzar el sabor, la complejidad y la acidez. Estos son métodos utilizados durante miles de años y, al igual que la naturaleza, son algo en lo que todos podemos confiar un poco más que una nueva ciencia. Los conejillos de Indias para esto vivían hace 3000 años. 

¿Qué te atrajo de un modelo basado en plantas? 
No hay ningún desafío en cocinar un bistec, pero hay mucho por hacer para que los productos basados ​​en plantas sean deseables para un mercado masivo. Los alimentos a base de plantas se han hecho hasta ahora con un enfoque en ser funcionales o para imitar la apariencia de la carne, pero todo eso es un poco extraño y no es suficiente para motivar el cambio… así no es como comemos. Comer es más a menudo espiritual y menos funcional.

Necesitamos hacer que sepa mejor que simplemente OK y que nos dé placer y una satisfacción más espiritual. Necesitamos hacerlo mejor que la carne en todos los sentidos y dejar de intentar copiar un producto que tiene tantos defectos. Es más que posible y yo quería ser parte de eso. 

Foto: © Simplicity Foods

¿Cómo ha beneficiado al negocio su salto a la fama en el sector alimentario? 
Ha hecho que los restaurantes confíen un poco más en nuestro producto, pero no nos hace pasar de la sala de degustación. Aun falta mucho que recorrer para generar el uso integral en los menús.

¿Con quién estás trabajando actualmente y qué colaboraciones tienes en proyecto?
Muchos restaurantes pequeños pero muy buenos. Principalmente hemos llegado a restaurantes que lo venden como una opción en lugar de lugares 100% veganos. Las cadenas veganas parecen estar más cómodas con las cosas altamente procesadas.

Nuestros mercados más importantes a los que llegar son los negocios de catering y eso es lo que estamos viendo ahora. Las escuelas y las empresas están mucho más enfocadas en el aspecto de la salud y el bajo procesamiento, lo que nos convierte en una opción ideal y los almuerzos son donde las personas toman las mejores decisiones. Los restaurantes están allí únicamente por placer, por lo que es una construcción más lenta si su ventaja es la salud y la sostenibilidad. Entonces, es eso y D2C, que estamos lanzando este mes nosotros mismos con nuestra propia tienda en línea. 

Foto: ©Dishoom

¿Quiénes son sus principales clientes actualmente y cuántas unidades está suministrando?
Los distribuidores son, con mucho, nuestros principales clientes, pero los restaurantes individuales diría que Dishoom está muy arriba. Les vendemos una salchicha hecha a la medida para su Salchicha Naan y son más de 15 mil unidades a la semana. Tenemos más de 200 restaurantes ahora en los libros, pero muchos son pequeños usuarios ocasionales. 

“Si podemos hacer uso de todos los desechos que tiramos e incluso hacerlos deliciosos y de larga duración, entonces eso es un gran paso adelante”.

¿Dónde ve a Symplicity Foods dentro de dos años?
Realmente quiero que aprovechemos más el desperdicio de alimentos en nuestros productos y pasemos a hacer un producto escalable para usar el exceso de desperdicio de la industria. Hablamos mucho de que el carbono es el problema o de la carne frente a las plantas, pero, en pocas palabras, todo se puede solucionar produciendo menos alimentos en general. Si podemos hacer uso de todos los desechos que tiramos e incluso hacerlos deliciosos y duraderos, entonces eso es un gran paso adelante.

Aparte de eso, los mercados estadounidense, europeo y asiático son nuestros principales mercados objetivo. Espero estar en al menos uno para entonces.

La nueva era de producción de alimentos continua avanzando y al parecer cada ves esta más cerca de ser un genérico global. Pero com menciona Neil Rankin, aun falta mucho camino que recorrer para lograr su implementación total.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...
Advertisement

Suscríbete a boletín GM

Facebook

Twitter

Síguenos en instagram

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por GastroMakers (@gastromakers)

Lo más visto

Derechos Reservados GastroMakers® 2022