Contáctanos

Cultura gastronómica

Una pastelería en Tokio

Publicado

en

La belleza del filme radica en su sinceridad, en la delicadeza y el detalle con el que se narra la historia

Una pastelería en Tokio se cocina despacio, disfrutando de los aromas y de los sonidos que desprende la pequeña cocina. Como la vida misma, pretende recorrer un sendero en el que lo efímero y lo bello van de la mano, los pequeños detalles y nuestro paso por el mundo cobran sentido..

La cineasta japonesa Naomi Kawase posee una interesante trayectoria en el mundo del largometraje y acumula importantes reconocimientos nacionales e internacionales. Nos brinda: Una pastelería en Tokio, un filme en el que, aunque no ocurre nada excepcional, nos invita a conectar con el mundo, con lo cotidiano. 

Foto: Cartel Una pastelería en Tokio

La cultura Japonesa

La película recibió el aplauso de la crítica, pero también contó con un notable éxito en taquilla. ¿El secreto? Lo universal, la universalidad del sentimiento que se percibe ya desde los primeros minutos del metraje.

Además, Una pastelería en Tokio conecta con la cultura japonesa, con el simbolismo de esos cerezos en flor que, constantemente, nos recuerdan lo efímero de la belleza y de la propia vida. De manera pausada, sin sobresaltos, pero perfectamente detallada, el filme nos conduce por el sendero de la vida, mostrándonos la belleza de las pequeñas cosas.

Aceptarse y aceptar al otro

Una pastelería en Tokio nos sitúa en un Japón muy distinto al que estamos acostumbrados a imaginar. Sí, estamos en Tokio, pero no en el Tokio frenético inundado por las nuevas tecnologías, sino en el Tokio más humano.

En este escenario, que se reducirá especialmente a la pequeña pastelería, nos presentan a tres personajes bastante solitarios: Sentarō, el encargado del negocio; Tokue, una anciana cuyo deseo es trabajar en la pastelería; y, finalmente, Wakana, una joven con bastantes conflictos con su madre.

Estos tres personajes parecen asociarse a tres etapas de la vida: juventud, mediana edad y tercera edad. Por lejanos que nos parezcan en edad, lo cierto es que los personajes logran cierta conexión entre ellos, cambiando su modo de ver el mundo.

La cotidiano es el hilo conductor

Personajes absolutamente cotidianos con distintas batallas que enfrentar en su día a día terminarán por aprender del otro, por aceptarse a sí mismos y al mundo que les rodea. Sobre Sentarō pesa la sombra de su oscuro pasado, Wakana todavía busca su lugar en el mundo, mientras Tokue ya posee un largo recorrido y conoce de buena mano la marginación.

El rechazo, la soledad, la marginación, la aceptación del propio yo y de la otredad serán algunos de los temas que se tratan en Una pastelería en Tokio, pero siempre desde la naturalidad y la sencillez.

Los sonidos de la naturaleza y los de la vida cotidiana cobrarán un importante peso en esta narración, el viento que agita las flores de los cerezos, el vapor que sale de la pasta de judías, los sonidos de la cocina…Todo está dotado de un realismo y un detalle fantástico que envuelven al espectador en la belleza de la vida, de lo común.

La importancia de los sentimientos

Foto: Dorayakis

Casi parece que podemos percibir el aroma de la pasta de judías, el sabor de los dorayakis y el viento acariciando nuestra piel. El propio escenario, el mundo real, se comporta como un personaje más. 

Los personajes lucharán contra la incomprensión, tanto externa como propia, comprenderán que nuestro paso por el mundo, como el de las flores del cerezo, es efímero y pende de un hilo. De esta manera, Una pastelería en Tokio pone ante nuestros ojos una verdad universal, pero que parece que hemos olvidado. La naturaleza habla y sigue su curso, mientras nosotros estamos demasiado ocupados con nuestras prisas y el frenetismo de nuestra vida olvidando, a veces, que somos parte de esa misma naturaleza.

Con paciencia y delicadeza, Kawase nos regala esta pequeña pieza de lo cotidiano que nos recuerda que, aunque pertenezcamos a culturas muy distintas, hay sentimientos que son universales.

“¿Sabe jefe? Hemos nacido en este mundo para verlo, para escucharlo. No importa en qué nos convirtamos. No hace falta ser alguien en la vida. Cada uno de nosotros le da sentido a la vida de los demás”.

Una pastelería en Tokio

Una bonita película, donde la gastronomía conecta a los personajes y a la vida como ocurre en el mundo real.

¡Agradecemos tu interés en leer este post!

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 47 = 48

Cultura gastronómica

Manifiesto de la Cocina Brutalista

Publicado

en

Foto: Cocina Brutalista Carsten Holler

Una creación del artista Alemán Carsten Höller

El artista germano-belga Carsten Höller, popular por llenar de toboganes o setas gigantes los más prestigiosos museos de arte moderno, es menos conocido por sus esporádicas incursiones en el plano gastronómico.

Foto: Carsten Höller, “Reason” – Gagosian Gallery

Por ejemplo, The Double Club en Londres para la Fondazione Prada: un restaurante-disco-bar en el que convivían la cultura europea con la congoleña evitando la fusión. Una instalación que dividía el espacio y la comida en un menú antifusión, y en la que sonaban 30 minutos de música congoleña por cada 30 minutos de música europea.

Ese experimento debió ser lo más cercano a la esquizofrenia geográfica para sus asistentes. Varios años después, allá por 2017, Carsten Höller hizo otra pequeña aportación, esta vez teórica, con su Manifiesto de Cocina Brutalista.

¿De donde surgió la idea para el manifiesto?

Según sus palabras, el germen de esta idea proviene de una cena en El Bulli en la que le sirvieron unos sesos directamente en el cráneo del animal. Más que la presentación, fueron la pureza del sabor y el respeto por el ingrediente lo que le inspiraron a elaborar su escueto manifiesto.

Foto: Biblioteca Geisel / Arquitectura Brutalista

El brutalismo, movimiento arquitectónico del siglo XX, plantea nuevas formas de edificar dando un protagonismo absoluto al material, habitualmente hormigón, pero también cristal o acero. El término fue acuñado por el omnipresente Le Corbusier, refiriéndose al hormigón crudo —béton brut en francés—, y de esa traducción más o menos literal surgió el nombre que definió esta corriente.

Foto: Cocina Brutalista Carsten Holler

¿De qué hablamos entonces cuando hablamos de cocina brutalista? Carsten Höller se refiere a emplear esa misma filosofía: la materia prima sin florituras, lo que exige productos de alta calidad, ya que no se podrán disfrazar los aromas. Sin embargo, en la parte técnica prima la imaginación.

Entendemos este ejercicio de Carsten Höller más como un punto de partida que como una propuesta rigurosa, ya que no se ajusta plenamente a los mismos principios que se aplican a la arquitectura: él propone la búsqueda de elementos raros, algo de entrada subjetivo, mientras que el hormigón —el componente principal de este estilo— es el más utilizado en construcción. Pero, en líneas generales, sí que podemos hablar de “brutalismo aplicado”.

La primer exhibición de cocina brutalista

Foto: Carsten Höller / Primera exhibición brutalista en 2017

La primera muestra brutalista con Höller como anfitrión se celebró en Estocolmo en 2017. Un menú en el que primaba el “purismo del sabor” sobre todas las cosas. Aunque estaba prohibido mezclar ingredientes, se permitía servir varios platos al mismo tiempo, lo que podría calificarse de pequeña trampa para combinar alimentos.

Siendo estrictos con el manifiesto, si miramos a nuestro alrededor encontramos muestras de brutalismo comestible por todas partes: un chuletón a la brasa, un espeto, un asado castellano, unas verduras al vapor o cualquier cosa cocida o a la plancha.

Foto: Cocina Brutalista Carsten Holler

El Brutalismo en la comida callejera

Tanto la gastronomía mediterránea como la japonesa son tremendamente brutalistas en esencia, como también lo es la mayoría de comida callejera alrededor del mundo, por las elaboraciones simples que exige una cocina portátil. Carsten Höller insiste en que no se conoce ningún restaurante que se considere brutalista y quizás no lo haya con su definición, pero no puedo evitar pensar en cualquier asador o marisquería de puerto.

Carsten Höller
Foto: Cocina Brutalista Carsten Holler

Pero ¿podría ampliarse esto también al oído, al tacto y al olfato? ¿Podríamos crear melodías y aromas brutalistas siguiendo estas mismas pautas? ¿Se puede comer modernismo? ¿Se puede oler la vanguardia? ¿Es posible desplazar los movimientos artísticos en un ejercicio de sinestesia? Las posibilidades se abren de un modo abrumador, sobre todo si tenemos en cuenta que puede ser la manera de acercar las artes plásticas a esas personas que nunca han podido ver.

¿Podemos transformar en sabor, textura y olor la belleza para ellos?

Agradecemos tus interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Cultura gastronómica

Gastronomía de Qatar

Publicado

en

Foto: Agencia

El Mundial de fútbol 2022 involucra sin duda el conocimiento gastronómico de un país

Qatar es un emirato de 11,581 km2 localizado en una península dentro de la península arábiga, su capital es la ciudad de Doha, la cual cuenta con una población de 2,3 millones de habitantes.

El país tiene como único vecino terrestre a Arabia Saudita, al oeste se encuentra la isla de Baréin a 36 kilómetros de distancia, aunque la isla de Hawar que también pertenece a Baréin se encuentra a menos de 1,6 kilómetros de la costa sur del país. La península es mayormente plana con un clima desértico sin ríos, lagos o cuerpos de agua permanentes.

La gastronomía de Qatar cuenta con productos típicos de su región, como los pescados y mariscos que se encuentran en el mar que baña sus costas. El cordero es otro de los ingredientes principales de sus platos nacionales, que ofrece un sabor muy característico a las elaboraciones realizadas con esta sabrosa carne.

Algunos platos típicos de esta región del mundo

Majboos

Foto: Platillo Majboos

Este es un plato bandera de Qatar, es decir si visitas el país del Mundial 2022 debes de probarlo. Los ingredientes principales son el cordero y el pollo y es cocinado a fuego lento para que el sabor sea mucho más concentrado y exquisito.

Es servido sobre una base de arroz con especias y se acompaña con ensalada y salsa de tomate casera. 

Este plato lo podrás encontrar en cualquier restaurante catarí de Doha, y podrás disfrutarlo a distintos precios, tanto en lugares caros como en lugares económicos.

Warak enab

Foto: Platillo Warak enab

Un sabroso aperitivo que se come en cualquier momento del día. Las hojas de parra rellenas son muy comunes la gastronomías de Oriente Medio, pero tampoco es un secreto que las de Catar son especialmente deliciosas. Las warak enab llevan dentro carne picada de vaca o cordero y van acompañadas de arroz. Son sazonadas con ajo, pimienta y culantro. El truco que no debe faltar en esta delicia culinaria catarí es acompañarla de limón.

Kousa mahshi

Foto: Platillo Kousa Mashii

Este plato es hecho a base de verduras. En realidad está hecho de calabacines de Oriente Medio y rellenos de carne picada de cordero y verduras. También están sazonados con perejil y menta. Podrás encontrar este plato en muchos restaurantes en Doha donde en algunos casos ofrecen el plato con más vegetales para aquellas personas que son vegetarianas. El truco para probar este plato es mojarlos en pasta de tomate o yogur para saborearlos en su plenitud.

Saloona

Foto: Platillo Saloona

Este es un plato muy familiar. Se trata de un estofado tradicional árabe que suele cocinarse en casa para las cenas en familia. Sus ingredientes principales son la ternera, cordero o pescado, y también verduras de temporada, como el ajo y jengibre. Se debe comer con bastante pan, previo remojo en el guiso (tipo caldo).Platos típicos de Qatar. (Foto: Captura)

Balaleet

Foto: Platillo Balaleet

Si eres amante del dulce con salado entonces debes de probar este plato. Hecho a base de fideos y tortilla. Los fideos son dulces y fritos, mientras que la tortilla tiene un sabor dulce y salado al mismo tiempo, además de ser crujientes. Es consumido en el desayuno y por supuesto también en la cena.Platos típicos de Qatar. (Foto: Captura)

Postres típicos

Estos dos últimos platos que te mostraremos son postres típicos del país catarí.

Luqaimat

Foto: Platillo Luqaimat

Si quieres probar un postre, este es el ideal y lo encontrarás en varias partes de Qatar. Es similar a una dona y en el caso de Perú se asemeja a un picarón. Es una masa frita y se sumerge en sirope de azúcar. Su textura es crujiente por fuera y blandito por dentro.Comidas típicas de Qatar.

Umm Ali

Foto: Platillo Umm Ali

El Umm Ali es un postre que en Catar tienen su propia versión y tiene un sabor increíble. Para que tengas una idea más clara se parece al pudin de pan y es elaborado con pasas, trocitos de frutos secos y leche condensada.

Luego debe ser ingresado al horno hasta que la parte superior cambie de color y se ponga en un tono dorado y crujiente. Finalmente, se rocía con canela. En probable que este se trate de uno de los postres más dulces que pruebes en Qatar.Platos típicos de Qatar.

Costo aproximado de los platillos

La alimentación más económica en Qatar puede estar alrededor de 40 a 50 dólares una cena para dos.

Ahora ya conoces más de los platillos típicos de Qatar y nos da un significado más allá del fútbol. LA cultura gastronómica como la esencia cultural de todas las partes del mundo.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Cultura gastronómica

Thanksgiving Day

Publicado

en

Celebración tradicional Norte Americana

El cuarto jueves de noviembre, un día señalado en el calendario -más incluso que la Navidad- en la el protagonista de la cena es el pavo. ¿Pero de dónde viene esta tradición?

El pavo: alimento para los primeros colonos

Buscando en la documentación relativa a la llegada de los primeros colonos a América, encontramos el relato de las primeras familias que durante el año 1621, desembarcaron del Mayflower en las costa de Plymouth (Massachussets).

Una de las historias que ha pasado de generación en generación se basa en las dificultades que tuvieron estos primeros norteamericanos para alimentarse, y en cómo los indios les ayudaron a sobrevivir. Hubo una fiesta de agradecimiento en la que algunos grupos de indígenas estuvieron invitados, y por ello en la comida no faltaron ingredientes como el maíz, el pato o el pavo salvaje, que con el tiempo se domesticó y acabó siendo el gran protagonista.


Sin embargo, otras fuentes aseguran que en aquella cena no se comió pavo, pero sí otras aves de corral. Sea como fuere, actualmente es todo un símbolo del pueblo norteamericano, por lo que cada año, el presidente de la nación indulta a uno o dos de estos animales, en un acto cargado de simbolismo, costumbre que instauró Bush padre. Los pavos son traídos a la Casa Blanca por la National Turkey Federation, y tras el mediático indulto pueden volver a la granja a morir tranquilamente.

Consumo de pavo en Estados Unidos

Según la National Turkey Federation (NTF), entidad que agrupa a todos los productores de pavo, en el año 2019 se consumieron en Estados Unidos 50 millones de pavos el Día de Acción de Gracias. Pero además, ofrecen otros datos interesantes: desde la década de los 70 hasta la fecha se ha duplicado la cantidad de pavos en el mercado. En aquellos años, la mitad de la producción anual se consumía directamente en esta fecha, pero es sólo un 30%, ya que en Estados Unidos se come carne de pavo durante todo el año, incluyendo una tendencia creciente en los embutidos.

Agradecemos tu interés leer este post!

Sigue leyendo...
Advertisement

Suscríbete a boletín GM

Facebook

Síguenos en instagram

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por GastroMakers (@gastromakers)

Lo más visto

Derechos Reservados GastroMakers® 2022