Contáctanos

Alimentos

El negocio detrás del Foodporn

Publicado

en

Foto: Getty Images

La pornografía de los alimentos es un negocio en expectativa

Que la comida entra por los ojos no es un concepto nuevo, pero sí lo es que lo haga a través del celular de forma virtual. Y como las fotos no permiten ni oler el aroma ni saborear los platos, hay que confiar en la fuerza de la imagen para despertar el deseo de comer aquello que se ve.

El concepto del foodporn no acaba de nacer. De hecho, surgió en los años 50 en los inicios de la fotografía gastronómica. Y se denominó así porque, como la pornografía sexual, “ofrece fantasía a quienes no pueden permitirse cocinar, o pagar, esos platos”, según definición del teórico de la literatura y escritor Roland Barthes.

Foto: Platillo foodporn / Getty Images

Lo distinto ahora es que no se trata de crear imágenes profesionales para promover una cadena de comida rápida o platos con estrella en las revistas de diseño. La moda de fotografiar lo que se va a comer, lo haya cocinado uno o se lo hayan servido en el bar de la esquina, es una tendencia que está empezando a incidir en el negocio de la restauración a través de las redes sociales.

En países como Inglaterra, ya se empieza a vislumbrar que aparecer en determinadas redes sociales puede repercutir en beneficios económicos. Lo tiene claro la londinense Georgia Green (Georgia’s Cakes), diseñadora de pasteles, que pasó de cien a 6.000 seguidores en un solo día. ¿Cuál fue el milagro? Pues que la top model Cara Delevigne le encargó un pastel cuya foto colgó en sus cuentas en las redes sociales.

“En ese momento, ella tenía unos cinco millones de seguidores en Instagram y yo apenas cien”, explica Georgia Green a la BBC, quien reconoce que ese éxito repentino le ha llevado a modificar algunas de sus ideas. “Ahora soy más consciente de cómo conseguir un mayor número de seguidores y me siento más presionada a hacer determinadas elaboraciones porque sé qué gusta a los instagramers”. Aunque, asegura, “no hago nada que no me represente como persona y como marca”.

No todo el mundo piensa así y hay quien reconoce que adapta sus propuestas a los nuevos gustos estéticos porque les consta que muchos de sus clientes lo son después de haber visto sus platos en Instagram. Directamente piden aquello cuya foto les ha llamado la atención sin ni echar un vistazo a la carta.

Foto: Comida, foodporn / Getty Images

De ahí que los restaurantes se planteen hacer menús en los que la imagen no defraude. Para ello hay que primar la disposición de los alimentos en el plato, la combinación de colores, la vajilla, la mantelería y hasta la decoración e iluminación del local para facilitar el trabajo a los influencers.

El peligro está en restar importancia al sabor o a los valores nutritivos. Lograr el equilibrio entre ambas cosas no es fácil, aunque hay quien lo resuelve con imaginación. En el restaurante Polpo de Londres no renuncian a su propuesta, que consideran muy nutritiva y sabrosa, pero no tan estética como exige Instagram, y por eso han optado por acompañar los menús con cócteles, “que añaden un toque de color a las fotos”.

Los restaurantes ahora se plantean hacer menús fotografiables

Otros llegan al extremo de cambiar la decoración del local para hacerlo visualmente más atractivo o variar el tipo de iluminación para que las fotos no queden oscuras y con grano.

Conscientes de ello en el local del Soho londinense de la cadena de restaurantes Dirty Bones tienen un pequeño equipo a disposición de los instagramers que incluye un mini foco, cargador de baterías, un objetivo gran angular adaptable al móvil y un palo selfie. Llegados a este punto habría que diferenciar entre los aficionados que no hacen más que seguir una tendencia y los que han convertido su hobby en una profesión.

Estos saben, por ejemplo, que utilizar el zoom es imprescindible, porque a la gente le gustan los planos cortos en los que la comida ocupe toda la pantalla. Otra cosa que tiene mucho éxito son las elaboraciones con muchas capas, como las hamburguesas o los bocadillos de tipo americano. Y los pasteles, que permiten dar rienda suelta a la imaginación e incluir mucho colorido y texturas.

Invertir en instagrammers para atraer clientes

A nivel internacional son muchos los restaurantes que están adaptando sus elaboraciones, o incluso la decoración de sus locales, a las necesidades de los instagramers, pero no son muchos los profesionales de la restauración dispuestos a “invertir” en instagrammers, convencidos de que les vayan a llenar el local de un día para otro.

El problema es que muchos de los supuestos influencers no hacen más que seguir una moda, no tienen gran experiencia como gourmets y ni siquiera cocinan. Y a menudo quienes lo ven como una salida profesional lo que hacen es comprar seguidores y “likes” para hacerse un hueco en el mercado.

El secreto está en el perfil

Para que la relación entre los “me gusta” y el beneficio económico funcione es necesario, ante todo, asegurarse de que el instagramer al que vas a pagar tenga un perfil de seguidores adecuado al nivel gastronómico y económico del restaurante que trata de promocionar. De lo contrario es un gasto inútil.

La línea es muy delgada entre lo profesional y un fraude ya que han proliferado supuestos influencers denunciados por gente del sector restaurantero por haber sido presionados para que les inviten a comer a ellos y a sus amigos a cambio de publicar las fotos de sus menús. Para los restauradores el reto es lograr el equilibrio entre sacar partido de esa tendencia y mantener intacta la esencia del establecimiento.

La ciencia toma la palabra

Foto: Bruschetta de tomates secos por Mercado Flotante

También los científicos tienen algo que decir al respecto de la comida y la imagen que la representa. Para ello volvamos al principio, a lo de que la comida entra por los ojos. Y que no es tan trivial como parece. Para el psicólogo experimental Charles Spence de la Universidad de Oxford, “la forma en que los alimentos están dispuestos en el plato tiene un gran impacto, porque crea expectativas. Nuestro cerebro imagina el sabor que tiene lo que ve y desea degustarlo”.

En uno de sus experimentos, se da a un grupo de comensales la misma comida, pero a la mitad se la ponen en el plato de cualquier manera y a los demás se la disponen de manera estética. Estos últimos dan una nota mucho más alta al sabor que los otros y se muestran dispuestos a pagar más por lo que han comido.

La comida presenta de forma estética es mucho más valorada

Algo parecido se concluye en un estudio publicado en el diario Physiology and Behavior (fisiología y comportamiento). Desvela que los mínimos detalles sobre la apariencia de un plato, como el brillo, la homogeneidad y la forma pueden alterar la percepción de los comensales sobre el gusto y el aroma de lo que van a comer.

Parece comprobado que el food porn dispara algo en nuestro cerebro y algunos científicos creen que las imágenes de comida despiertan el deseo de la comida real.

Foto: Cacahuetes Getty Image

Es una cuestión fisiológica que tiene que ver con la grelina, conocida como la hormona del hambre, cuya producción se dispara cuando se ven imágenes de comida apetecibles. Otra investigación mostraba que cuando se trata de apetito, el food porn puede ser un sustituto de la propia comida. Es decir, que las representaciones de comida pueden provocar que se desprecie la comida auténtica.

Comprobaron que cuando mostraban a los voluntarios imágenes de cosas saladas para probar se sentían algo decepcionados por el sabor de cacahuetes salados que les daban de comer. En cambio, quienes previamente habían comido dulces los encontraban más buenos. Parece que los estudiosos del tema no acaban de ponerse de acuerdo sobre cómo funciona el cerebro en relación con las imágenes de comida que tanto éxito están teniendo en Instagram.

La comida, real o virtual, no es sólo una forma de alimentarnos

En lo que sí parece coincidir todo el mundo es en que la comida, real o virtual, no es sólo una forma de alimentarnos, sino que es una fuente de belleza que tiene incidencia en la psicología de las personas. Y al final puede que el éxito del food porn se deba, simplemente, a que satisface algo tan inmediato y visceral como la necesidad primordial de alimentarse.

Comenta o comparte si esta nota fue de tu interés!

GastroMakers es un espacio dedicado a promover la cultura gastronómica del mundo.

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

60 + = 64

Alimentos

El pastrami

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

El pastrami es uno de los alimentos básicos esenciales de la comida gourmet de Nueva York

Pastrami (también llamado Pastrón) es un producto elaborado con carne roja (generalmente carne de ternera) sometido a proceso de salmuera. El proceso de elaboración del pastrami es: se desangra (usualmente con ayuda de un prensado), se pone la carne en agua con sal concentrada conocida como salmuera, se seca, se le añaden algunas especias tales como ajo, pimienta negra, mejorana, albahaca, se ahúma y se cuece al vapor.

En el Reino Unido y en los Estados Unidos la carne de ternera se cuece tras el proceso de salazón. Ya a comienzos del siglo XXI empieza a verse Pastrami elaborado con carne de pavo (llamado pastrami de pavo o jamón de pavo).

Se dice que su origen está en una población judía de origen rumano. A día de hoy, se sigue cocinando con pastrami en varias regiones de Rumanía y también es común su consumo en Estados Unidos. El Pastrami está de moda, así que en varias partes del mundo incluyendo México también se está empezando a popularizar su uso.

El pastrami es uno de los alimentos básicos esenciales de la comida gourmet de Nueva York: un auténtico sándwich de pastrami es imprescindible para cualquier entusiasta de la comida que visite la ciudad. Sin embargo, aparte del sándwich conocido por los neoyorquinos, hay muchos platos que se pueden preparar con este más delicioso de los embutidos. 

Foto: Sandwich Pastrani

La forma más popular de comer el pastrami es en sándwich. El original se prepara con pan de centeno, con lonchas de pastrami cortadas muy finas y se sirve con mostaza y pepinillos, sin embargo, con su extensión por el resto del mundo han ido surgiendo muchas variedades y formas de presentarlo.

Precisamente los sándwiches de pastrami se han convertido en toda una tendencia foodie y en un snack muy apreciado por hípsters y por los que buscan disfrutar de nuevas experiencias culinarias. Ha llegado con fuerza a México, donde ha conquistado el paladar y el estómago de muchos de los amantes de la buena comida, estando presente en bares especializados y en la carta de numerosos restaurantes.

Lugares en la Ciudad de México para comer sándwiches gourmet de pastrami

Belmondo
Eno
Maison Kayser
Canalla Bistro

No te pierdas la oportunidad de comer o seguir disfrutando esta delicia internacional!

Agradecemos tu interés, ojalá nos puedieras apoyar con un comentario o compartiendo esta nota!

Sigue leyendo...

Alimentos

La grandiosa Sal de Colima

Publicado

en

Foto: Universidad de Colima

Un producto artesanal de características únicas

En el estado de Colima México, en los alrededores de la Laguna de Cuyutlán, en los municipios de Armería y Manzanillo, hay una región salinera que conserva las formas de extracción más tradicionales, dando como resultado un producto artesanal de características únicas.

Este alimento es un legado histórico de México que sigue vigente gracias a la labor de hombres y mujeres que mantienen técnicas artesanales y procesos que permiten disfrutar de un ingrediente valioso.

Químicamente los componentes de la sal de Colima la hacen única: “se distingue de todas las demás desde que no es tan dura, lo que quiere decir que tiene menos sodio; en el sabor, tiene un sabor aceptable, hay otras sales de mina que el paladar no la acepta; si te vas por el área química tiene más mineralescolor blanco, grano homogéneo y todo de manera natural”.

Foto: Abraham Saldaña, secretario general en la Cooperativa de Salineros de Colima

Datos sobre la sal de Colima

  1. La Cooperativa de Salineros de Colima lleva desde 1925 unida para la extracción de la sal. Está integrada por familias enteras y trabajan tanto hombres como mujeres que provienen de municipios como Cuauhtémoc, Colima, Villa de Álvarez, de Armería y Manzanillo.
  2. La zafra, es decir, la extracción de sal, solo puede realizarse durante algunos meses al año, de febrero a finales de junio o julio, cuando no llueve. La jornada de trabajo es de seis días.
  3. Este ingrediente es posible gracias a que el sol y el viento lo evaporan de forma natural. Los salineros la extraen hacia los estanques con mangueras y pozos. Se filtra en las eras, unas terrazas que separan la sal donde se cristalizará y se barrerá para quitarle residuos.
  4. Todas las sales tienen gran calidad, pero hay diferencias. Existe la flor de sal, que es la capa más fina y delgada; la sal gourmet, que es un poco más gruesa; y la sal de tierra, que sigue siendo excelente, pero con menos procesos de limpiado de residuos.
  5. La sal yodada y de otros tipos contiene de 90% a 100% de sodio (además de que se utilizan químicos en algunos de sus procesos), mientras que la sal de Colima contiene entre 80% y 90%, sin flúor o yodo añadido, solo con minerales naturales como calcio, potasio, magnesio, etcétera.
  6. Esta Cooperativa busca que exista una Denominación de Origen para la sal de Cuyutlán, la cual se solicitó al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial hace unos años.
  7. Un kilo de sal de Colima cuesta 1 peso con 25 centavos. Cuando se vende a terceros, el precio se eleva hasta a 5 o 6 pesos.
  8. Hace un año, Salineros de Colima consiguió la certificación Kosher (que se da a los alimentos que se preparan de acuerdo a normas dietéticas judías, las cuales son permisibles para el consumo de esta comunidad), a fin de ampliar su mercado.
  9. Los principales compradores de esta sal de Colima son Aguascalientes, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Querétaro y Zacatecas, y es parte esencial de la cocina colimota.
  10. Incluso existe un Museo Comunitario de la Sal en Cuyutlán, que puedes visitar en la calles de Elías Ávalos del Progreso y Benito Juárez, en el centro. Ahí aprenderás más sobre este pueblo y su relación con la sal desde tiempos antiguos.
Foto: Producto de Salineros de Colima S.C.L

Contacto para compra

Compra la que tiene una herradura en el empaque y dice 100% Colima, o bien busca a la Cooperativa directamente al (312) 312 0101 o escribe a salinerosdecolimahotmail.com.

Agradecemos tu interés, ojalá nos puedas apoyar con un comentario o compartiendo esta nota!

Sigue leyendo...

Alimentos

El delicioso Aguachile de Mazatlán / México

Publicado

en

Ir a Sinaloa y no probar el aguachile es como ir a la playa y no ver el mar

Una de las atracciones en Mazatlán es sin duda el aguachile, y no solo porque la pesca es fresca y de un sabor inigualable, sino porque es justo en este lugar donde el platillo vio la luz por primera vez. Y estás a unas líneas de conocer todos los detalles sobre este tesoro culinario.

La historia se remonta a los años 70’s, cuando la industria pesquera en Sinaloa tomó un importante auge, sin mencionar que el 37% de la producción de camarones en el país proviene de este rico estado, por lo que no es de extrañarnos que el mejor aguachile del país es oriundo de Mazatlán.

El secreto del aguachile

Lo que hace especial a este increíble y fresco platillo es el chiltepín, un tipo de chile que en épocas prehispánicas preparaban con agua y sal, creando una salsa especial que es lo que le da total personalidad a este platillo. Originalmente se preparaba con carne machaca, pero ahora tiene variaciones con mariscos, como el camarón.

Y aunque pareciera sencillo conseguir el tipo de chile chiltepín, resulta que la urbanización en la sierra Sinaloense ha dificultado en los últimos años su obtención, ya que crece en arbustos pequeños libres y silvestres de la sierra, por eso parte de las variaciones en este platillo tiene que ver con el elemento picante.

Aguachile de Mazatlán

Aunque como ya lo comentamos, se trata de una de las atracciones en Mazatlán más conocidas y emblemáticas, y una visita al puerto representa probar obligatoriamente este platillo, se ha popularizado y extendido a otras zonas y estados del país, como Nayarit, Guadalajara, Baja California y Sonora. Y aunque prácticamente en todo México es posible tener acceso a este manjar, ninguno será como el de Sinaloa.

Algunas otras versiones de este platillo incluyen ingredientes como mango, pepino, aguacate, pimiento morrón, tequila u otros destilados; sin mencionar las variaciones en la proteína, desde  atún, pez dorado, entre otras.

¿Dónde comer aguachile en Mazatlán?

Prácticamente en todo el puerto es posible encontrar un buen aguachile dado que se trata de unas de las principales atracciones en Mazatlán, sin embargo, de acuerdo a algunas recomendaciones te dejamos un par de lugares más populares entre los locales y los visitantes:

Este restaurante se encuentra dentro del hotel The Inn, y ofrece una gran variedad de platillos típicos de la región, obviamente el aguachile está dentro de su repertorio. Si te hospedas aquí, tendrás lo mejor del puerto; uno de los mejores hoteles y restaurantes de la ciudad.

Esta opción es para disfrutar de lo bello del puerto, el sol, la arena y el mar porque se trata de un restaurante típico con productos fresco a la orilla de la playa. Y a pesar de estar “al aire libre”, cuenta con suficientes comodidades como aire acondicionado para que tu experiencia sea la mejor.

Ahora ya sabes que para probar la mejor versión de este platillo es necesario visitar este puerto del pacífico, que no solo cuenta con una gran oferta gastronómica, sino con una variedad impresionante de actividades por hacer y lugares por visitar. En fin, las atracciones en Mazatlán son ilimitadas, ¿qué esperas para preparar las maletas y el paladar? ¡El puerto te está esperando!

Agradecemos tu interés, ojalá nos puedas apoyar con un comentario o compartiendo esta nota!

Sigue leyendo...

Lo + Trending

Copyright ® 2021 GastroMakers Derechos Reservados