Contáctanos

salud

Alimentación macrobiótica

Publicado

en

La macrobiótica no es una dieta, es una forma de entender cómo nos relacionamos con nuestro entorno

La Macrobiótica se expresa desde sus inicios como una forma de vida, con una serie de principios y prácticas que buscan la armonía en beneficio del cuerpo, la mente y el planeta. Es una guía que sirve de ayuda para elegir la forma de nutrirse y el estilo de vida que nos puede beneficiar.

¿De dónde viene la macrobiótica?

La macrobiótica proviene de las antiguas tradiciones medicinales orientales, concretamente de Japón, con más de 5000 años de antigüedad. Estas tradiciones, combinadas con las tradiciones occidentales del siglo xx en adelante, han ido evolucionando de una forma muy restrictiva hacia un enfoque más abierto y adaptado al momento actual.

Foto: George Oshawa

Fue George Oshawa, nacido en una familia de samuráis, quien de modo revolucionario dió forma a la macrobiótica y la trajo a occidente. Hizo más de 200 libros y escritos y formó a discípulos como Michio y Aveline Kushi, Herman y Cornelia Aihara o Lima Oshawa, que posteriormente han difundido su filosofía alrededor del mundo. Oshawa, tratando de curarse de una tuberculosis, encontró las enseñanzas del Dr Sagen Ishizuka que influenciaron todo su trabajo. El Dr Sagen fue un médico que fundó un movimiento llamado «Shokuyō» (食 養 «Alimentos para la salud»), donde estableció una teoría de la nutrición, basada en la dieta oriental tradicional a base de cereales integrales y vegetales y las ciencias médicas occidentales. Oshawa, que era un gran visionario, dedicó su vida a difundir la macrobiótica, recuperando y disponiendo para todos este gran saber.

Conceptos clave sobre la macrobiótica

  • La filosofía macrobiótica parte de que estamos continuamente influenciados por lo que comemos  y por el entorno (ubicación, clima, la estación, la calidad del agua y del aire) y nos enseña a:
    • Saber seleccionar los alimentos más naturales, íntegros, orgánicos y frescos.
    • Proporcionar bien el plato.
    • Preparar los alimentos y cocinarlos adecuadamente siguiendo los principios del yin y el yang, con métodos de cocción diversos y tradicionales.
    • Adquirir hábitos de orden e higiene en la cocina, de comer con moderación, de masticar bien.
  • Enfatiza en la importancia de llevar una alimentación y unos hábitos de vida apropiados a nuestra condición (nuestras características propias).
  • Considera la enfermedad como un intento de nuestro cuerpo de retornar a un estado más armónico con el entorno natural.
  • Promueve una alimentación basada en alimentos vegetales y desaconseja la carne, los productos lácteos y los alimentos procesados.

¿Qué nos puede aportar la macrobiótica?

La macrobiótica, tanto si solo somos unos iniciados como si nos adentramos en profundidad, nos puede ayudar desde un buen principio a aprender a utilizar los efectos curativos de cada alimento. Por otro lado, nos enseña a cocinarlos según el efecto deseado y a saber combinarlos entre sí de forma coherente a nuestro estilo y etapa vital.

Foto: iStockPhoto

La macrobiótica no es una dieta, es una forma de entender cómo nos relacionamos con nuestro entorno. Basada en la observación de miles de años de cómo la naturaleza se transforma y cómo nosotros nos movemos con ella, no se trata de un sistema dogmático cerrado. Todo depende de cómo la interpretemos y utilicemos. Si la comprendemos sin rigidez, puede convertirse en una herramienta muy beneficiosa para relacionarnos de otra manera con los alimentos. 

Primeros pasos en la macrobiótica

La macrobiótica, en esencia, explica la vida en base a la observación del orden natural. Se basa en la comprensión del ying y el yang y de los ciclos de las trasformaciones o movimientos que se producen en la naturaleza y en nuestra vida. Podemos trasladar esta comprensión a nuestro día a día, para aplicar ese natural orden a nuestro plato y forma de alimentarnos.

Para comenzar a entenderla y aplicarla, podemos comenzar por leer libros, practicar recetas, estilos de cocción y aprender a elaborar platos equilibrados. Asímismo, podemos acudir a una consulta personalizada  para que un profesional nos recomiende los alimentos más adecuados a nuestra condición y constitución. Si queremos  profundizar más, es necesario comprender las bases de la teoría de la medicina oriental.

Foto: iStockPhoto

El yin y el yang en la alimentación

El yin y el yang establece una forma de explicar la dualidad constante que se da en la naturaleza. Todo lo que forma parte de la vida se expresa en forma de cualidades contrarias, así como la noche y el día, el frío y el calor, la luz y la oscuridad, lo masculino y lo femenino y la vida y la muerte.

Utilizando este principio dual y aprendiendo a aplicarlo a los alimentos y a nosotros mismos, podemos determinar qué alimentos nos convienen según cómo nos sentimos, qué alimentos nos enfrían o nos calientan, cuáles nos activan o nos relajan, cuáles nos centran o nos dispersan. Este sistema conlleva a una alimentación equilibradora.

Por ejemplo, se enfatiza el consumo de alimentos moderados o más neutros como  los cereales y los vegetales, que tienen cualidades que producen efectos menos extremos que  la carne, los embutidos, el café, el acohol y los helados.

Las cinco transformaciones en nuestra vida

El ciclo de las cinco transformaciones es una forma de entender el movimiento constante en el cual se manifiesta la vida. La vida que se manifiesta a través de un flujo de energías contrarias y contínuas, yin y yang. Y a su vez, se expresa a través de cinco movimientos principales que se relacionan entre sí, todos ellos  reflejados en todos los estados de la naturaleza.

A cada una de estas transformaciones se asocia todo lo que existe en el universo, comenzando por los elementos de la naturaleza como el agua, el fuego, la tierra, el metal o la madera, siguiendo por las estaciones, los órganos, los colores, los alimentos, las horas del día, nuestras emociones y así sucesivamente.

La comprensión de las cinco transformaciones puede ayudarnos a comprender lo que necesitamos en cada estación, etapa de la vida, momento del día o estado de salud. Asímismo, constituye una herramienta que nos puede ayudar a componer un plato muy «equilibrado»: se trata del plato que contiene los cinco movimientos de la naturaleza expresados como agua, madera, fuego, tierra y metal. Un plato balanceado en nutrientes y energía elaborado para nosotros, en consonancia con la estación y con nuestra condición, que nos hará sentir  satisfechos y completos.

Comenta y comparte para que más gente conozca este tipo de alimentación!

GastroMakers es un espacio dedicado a promover la cultura gastronómica del mundo.

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 1 =

salud

Cómo hacer un plan de comidas

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

Cómo implementar con éxito tu propio plan semanal

Probablemente has oído que la planificación de las comidas es una buena manera de sanar tus finanzas. Si tus gastos en alimentación son altos, y a menudo te preguntas ¿qué puedo cocinar hoy?, definitivamente deberías considerar crear una lista de comidas para toda la semana.

Hay muchas razones por las que vale la pena dedicar tu tiempo para crear un plan de comidas. Con una organización cuidadosa, sabes de antemano lo que necesitas para cada comida, tienes tiempo para hacer las compras o descongelar algo, si es necesario. De esta manera reduces el estrés que te provoca cocinar y que puedas controlar mejor tus gastos en alimentación.

Ventajas de contar con un plan de comidas

  • Ahorro de tiempo. 
    La preparación del plan de la comida requiere un poco de tiempo, pero es mucho mayor el tiempo que puedes ahorrar. Cuántas veces te has preguntado ¿Qué cocinaré este día?, ¿Qué prepararé para la cena? Con un plan listo, este dilema ya no existe. Cada vez empiezas a trabajar de inmediato. Además, al tener la lista, acortas significativamente el tiempo necesario para realizar las compras.
  • Ahorro en dinero. 
    La planificación de comidas te ayuda a evitar las compras impulsivas. Con una buena lista de compras necesitas sólo una o dos visitas a la tienda cada semana. Además, te permite hacer mejor uso de los descuentos, porque sabes la cantidad y el tipo de productos que necesitarás en los próximos días.
  • Para cuidar tu salud. 
    Planear todas las comidas del día te ayudará a comer más sano. Evitarás ir por comidas rápidas, que la gran mayoría contienen conservadores, grasas y otros ingredientes dañinos para nuestra salud. La comida casera de ingredientes frescos es la solución más beneficiosa. Piénsalo de esta manera: Al procurar una alimentación saludable, no perderás tu dinero en médicos.

Ahora que ya sabes porque es tan beneficioso, vamos por 10 consejos para ayudarte a crear tu propio plan de comidas.

Cómo comenzar a planificar las comidas:

Foto: iStockPhoto

1. Haz una lista de tus comidas favoritas

Para hacer esta lista, siéntate con toda tu familia y pregunta a cada uno acerca de sus comidas favoritas. Una vez hecho esto, mira la lista y selecciona aquellas comidas que son fáciles y rápidas de preparar y que no necesita demasiados ingredientes. Lo mejor si son comidas saludables.

2. Organiza tu lista con las recetas de las comidas que vas a preparar

Puedes dividir las comidas en grupos, por ejemplo: sopas, platos con carne, platos vegetarianos y así sucesivamente, para que sea fácil manejarlos. Encuentra las recetas que necesitas y anótalas o imprimelas en hojas de papel. También, puedes considerar comprar un cuaderno especial para las recetas. Lo más importante es tener fácil acceso a ellas, porque vas a necesitarlas a menudo.

3. Toma en cuenta las comidas de todo el día

No te limites a crear solamente una lista de almuerzos. Lo recomendable es comer 3-5 veces al día, entonces piensa en planear todos los desayunos, almuerzos y cenas. Esto evitará comer fuera, te ayudará a planear y utilizar mejor tu tiempo para cocinar. Además tendrás la oportunidad de hacer un mejor uso de las sobras de las comidas (es importante si quieres maximizar el efecto de ahorro).

4. Escribe tu menú en papel y colócalo de forma visible

En el lado izquierdo de la página escribes una lista de tus comidas, y en la derecha escribe todos los ingredientes necesarios para preparar esta comida (de una sola vez tendrás plan de comidas y la lista de compras). Sin importar que método eliges, coloca tu plan en un lugar visible para todos los miembros de la casa. El mejor lugar es la cocina, imán sobre el papel menú en el refri funciona bien!

5. Revisa los alimentos que tengas disponibles

Antes de poner en acción tu menú, es una buena idea revisar primero tu despensa, refrigerador y congelador. Organiza toda la comida que tienes ahí: bota lo que ya está vencido, y ordena todo lo demás en grupos apropiados.

Planifica las comidas a base de los productos que ya tienes. Por ejemplo ¿tienes pasta? anota pasta en tu lista de comidas para el siguiente día. Si te gusta pasta con pollo, pero no lo tienes, entonces escribe “pollo” en tu lista de compras.

De esta manera, reducirás la cuenta del supermercado y también evitarás la compras innecesarias de productos que ya tienes en casa. Además, es el primer paso para mantener en orden tu refrigerador y despensa.

6. Adapta el menú de acuerdo a las actividades

Cuando estás planeando comidas, toma en cuenta las actividades diarias si vives solo, o a las de tu familia. ¿Tus niños comieron el almuerzo en la escuela?, ese día planea un almuerzo más modesto en casa. ¿Vuelves tarde del trabajo?, piensa en una cena que toma poco tiempo para prepararla. ¿Ha sido invitada la familia a una cena de domingo?, no tienes que preparar la cena de ese día. Es bueno considerar todos los factores relacionados y tenerlos en cuenta en el momento de crear tu menú.

7. Usa los productos de temporada

Foto: iStockPhoto

Dependiendo de la temporada, la disponibilidad de frutas y verduras individuales puede cambiar drásticamente. Por lo tanto, también cambian sus precios. Los mejores precios se encontrarán durante la cosecha, que se convierte en ahorro. Es normal que tu menú puede cambiar durante el año. Es recomendable el uso de ingredientes frescos de la temporada que estén disponibles en el mercado en cada temporada del año.

8. Prepara una mayor cantidad de comidas a la vez

¿Piensas en comer el mismo plato más de una vez en la semana? Trata de preparar una cantidad más grande de esta comida, para hoy y los próximos días. Si lo haces, pone la comida separada en recipientes y colocalos en el refrigerador o congelador, Puedes también embotellar la comida en tarros.

Otro ejemplo: para el almuerzo haces chuletas de pechuga de pollo, y también te gusta la ensalada con pechuga de pollo. Cocina más pechugas de pollo a la vez y después guarda una parte en el refrigerador. Como resultado, en la tarde o al día siguiente vas a preparar tu ensalada mucho más rápido.

9. Planifica tu día de la “reutilizar” alimentos

Si al final de la semana recolectas de tu refrigerador todos los restos de comida, puedes planear una noche, cuando junto con tu familia vas a cenar sólo las sobras. Ese día también debes comprobar qué productos están cerca de la fecha de caducidad y estos son los productos para usar en las comidas de los próximos días. De esta manera reduces el desperdicio de alimentos y ahorras dinero.

10. Revisa tu plan diario

Tu plan de comidas debe ser flexible. Si es necesario, no tengas miedo de hacer modificaciones y utilizar las oportunidades. Imagina que en el camino a casa notas una promoción de tu pescado favorito. Compras este pescado, preparas un filete y el almuerzo previsto para hoy lo pospones para el próximo día.

Pareciera ser un proceso un poco complicado, pero una ves que logras hacerlo rutinario, de darás cuenta de los grandes beneficios de hacerlo. Comer a final de cuentas es una de las cosas más maravillosas que tenemos los humanos, y si logras hacerlo de forma ordenada será sin lugar a dudas, una mejor experiencia.

Recuerda que este plan debe adaptarse a ti, no tú a él.

Comenta y comparte esta nota para que más gente conozca esta información!

Sigue leyendo...

salud

Comer grasas, ¿bueno o malo?

Publicado

en

Es muy común escuchar que debemos evitar las grasas

De manera común relacionamos el estar sano con llevar una dieta baja en grasas, pero ¿qué pasaría si conociéramos lo esencial que son las grasas para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo?

Las grasas son la principal fuente de absorción de las vitaminas como A, K, E y D, además tienen la función de formar hormonas y tejidos, funciones primordiales para mantenernos vivos.

Pero si son tan buenas ¿por qué en los años ochentas y noventas se consideraron la base de padecimientos crónicos como la obesidad, el colesterol alto y los padecimientos cardíacos?

Pues a pesar de ser imprescindibles, el origen y la composición de las grasas que ingerimos afectan sus beneficios ya que es necesario tener un aporte equilibrado de las mismas.

Por ejemplo, se comenzó a usar el aceite vegetal como una manera de darle textura a los alimentos y la comida rápida se resumió en “grasa” y sí es verdad que los índices de obesidad crecieron alrededor de esa época, pero el problema fue el descubrimiento de los médicos alrededor del colesterol, lo que los hizo resumir los problemas de obesidad en la ingesta de grasas en general.

Las grasas que algunos llaman “buenas” son las insaturadas y a partir de ellas es que nuestro cuerpo encuentra la manera de metabolizar fácilmente todo lo que ingerimos. Si quitamos las grasas de nuestra dieta, nuestra saciedad se hace menor y los sustituimos con la ingesta de alimentos con menos nutrientes, lo que nos puede provocar ansiedad y hambre.

Se recomienda que el 30 o 35% de nuestra energía venga de grasas buena, pues irónicamente reducen el índice del colesterol. Estas grasas las podemos encontrar en proteínas como el pescado, en nueces y almendras, en semillas, aceitunas y aguacate, entre otros.

Estos alimentos secretan ceras para proteger el pelo y la piel, manteniendo su flexibilidad y lubricándolo. Además las membranas de las células están compuestas por una doble capa lipídica que crea una separación entre el interior y el exterior de ésta. Esto afecta directamente al sistema nervioso, pues constituyen la base del mismo. Además, otros ácidos grasos y oligosacáridos se localizan en las neuronas del cerebro, sustancia gris y glóbulos rojos.

Por eso, la próxima vez que escuchen una “dieta baja en grasas” consideren a qué grasas se refieren.

Sigue leyendo...

salud

Proyecto Barro Aprobado libre de plomo

Publicado

en

La gravedad del problema del plomo en la sangre y la importancia de disminuirlo

Barro Aprobado es un programa de Pure Earth México encauzado en apoyar a las comunidades alfareras para estimular a que su producción sea libre de plomo. Un programa orientado a mejorar la salud de la población en México, y que a su vez promueve la preservación uno de los oficios más ancestrales de la humanidad, es la alfarería. La reducción de los niveles de plomo en sangre es la meta sustancial de Barro Aprobado, por esta razón generamos información que concientice acerca de la alta toxicidad del plomo y de su constante presencia en nuestra vida cotidiana, remarcando que en México se encuentra muy frecuentemente en la loza de barro vidriado el cual se impregna en alimentos y bebidas. Nuestro objetivo fundamental es promover la depuración del barro y el desarrollo sustentable de las comunidades alfareras en México.

Alfarería libre de plomo

El plomo es un metal neurotóxico que tiende a acumularse en los tejidos de quienes están frecuentemente expuestos al mismo pero su mayor daño es causado por la ingesta del mismo. Conforme se acumula en el organismo aumentan los padecimientos y sus efectos nocivos arriesgan nuestra salud a mediano y largo plazo, en ocasiones de manera irreversible.

Debido a su versatilidad y gran cantidad de aplicaciones, el plomo está constantemente presente en nuestra vida, facilitando su acceso a nuestro organismo y poniendo en riesgo nuestra salud y la de nuestras familias. Aunque el plomo está muchas veces presente en pinturas, cosméticos y productos metalúrgicos, entre otros; la alfarería tradicional mexicana es una de las fuentes más importantes de exposición a este metal cuando se usan vidriados con plomo para consumo de alimentos y bebidas.

A lo largo del territorio mexicano existen decenas de miles de talleres alfareros y actualmente más de 90% de ellos produce loza vidriada con esmalte a base de óxido de plomo, también conocido como greta. Las familias alfareras que trabajan con greta están permanentemente expuestas a este metal pesado que se dispersa fácilmente en talleres y viviendas e ingresa al organismo por vía oral y respiratoria.

La población infantil es particularmente vulnerable a los efectos nocivos del plomo. Diversos estudios indican que la exposición al plomo durante los primeros años de vida limita el desarrollo intelectual y puede provocar daños neurológicos y cerebrales permanentes. De acuerdo al Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), más de un millón de niñas y niños que habitan en localidades menores a 100 mil habitantes tienen niveles elevados de plomo en sangre.

Según el reporte del INSP, los altos niveles de plomo en sangre se relacionan con la pobreza, escaso consumo de calcio en la dieta y con la producción de alfarería tradicional mexicana esmaltada con óxido de plomo.

Examinando los beneficios del barro a nivel funcional y como parte de la tradición mexicana es fácil comprender que el verdadero reto radica en la adopción de esmaltes libres de plomo para la producción alfarera y en promover el consumo del barro de calidad. Implementando Barro Aprobado se contribuye a la sostenibilidad económica de las comunidades alfareras y a que la sociedad mexicana, principalmente la infancia, regenere su salud y capacidades cognitivas.

Información de la página oficial Barro Aprobado

Conoce más de este proyecto en: https://barroaprobado.org/programas.html

Información de la Secretaria de salud: https://www.gob.mx/salud/articulos/ollas-y-jarritos-de-barro-sin-plomo

 

Sigue leyendo...

Lo + Trending

Copyright ® 2021 GastroMakers Derechos Reservados