Contáctanos

Cultura gastronómica

¿Conoces la Olla podrida?

Publicado

en

Hay autores que denominan a este cocido la comunión de las carnes, las hortalizas y legumbres.*1

Olla podrida es el nombre popular de un guiso original de la cocina española presente ya en la gastronomía de la Edad Media, y encuadrado dentro de la familia de los cocidos. Toma su nombre del recipiente en el que tradicionalmente se cocina, y es un plato fuerte, adecuado por tanto para el invierno. En España tiene especial tradición en Castilla, principalmente en la provincia de Burgos.

Suele admitirse que el nombre procede de olla poderida: «poderida» en el sentido de olla de los poderosos, sólo los pudientes podían acercarse a este plato, cuando el pueblo debía conformarse con hierbas del campo y verduras; o bien refiriéndose a los ingredientes «poderosos», que daban mucho poder o fuerza. La e habría desaparecido por procesos de evolución de la lengua, quedando la palabra como podrida, confundiéndose con el tiempo con la acepción de pudrir.

Sin embargo, también es posible que la palabra “podrida” se haya usado siempre en su sentido habitual de pudrir, con intención irónica. Citando a Covarrubias, «[…] en cuanto se cuece muy despacio, que casi lo que tiene dentro viene a deshacerse, y quedar como la fruta que se madura demasiado».

Variantes hispanoamericanas

En Argentina y Uruguay, ya desde el Virreinato del Río de la Plata (se considera que desde la expedición comandada por Fernando de Magallanes ca. 1520) eran comunes las ollas podridas criollas que incluían carnes del país (llamas, guanacos, ñandúes etc. aunque muy pronto merced a la extraordinaria proliferación de vacunos se dio preferencia a las carnes rojas de vaca y especialmente vegetales del país rioplatense: papas, batatas, zapallos, choclos, porotos, zanahorias, ajíes e incluso en las zonas norestinas del Cono Sur también mandioca, con menos porcentaje de repollo y garbanzos, de este modo la olla podrida rioplatense dio lugar al puchero argentino-uruguayo y rioplatense en general cuyo consumo suele hacerse principalmente en los días fríos del Cono Sur (entre mayo y septiembre).

En Puerto Rico y Colombia la olla podrida evolucionó al sancocho, plato que en cada región tiene diferentes versiones, que van desde el “trifásico” costeño que lleva tres carnes: cerdo, pollo y res; en las demás se hace de gallina o res, pero siempre acompañado de yuca, plátano, papa y adobo.

En Cuba, es el antecedente del ajiaco, el plato nacional de la cocina cubana, rico en yuca, boniato, papa, malanga (blanca y amarilla), ñame, maíz (en mazorcas y en bolitas de maíz tierno), calabaza, plátano (verde y maduro) , agujas, morro, cachetes y masas de cerdo, falda, pollo (a preferir gallina) y tasajo, en el adobo el condimento especial es el ají (pimiento), además de cebolla, tomates, ajos, sal y manteca de cerdo.

En Costa Rica, derivó en olla de carne, muy popular en la comida criolla y tradicional. Se prepara a base de verduras y distintos tipos de carne, especialmente la de res y pollo. Antaño era el plato tradicional para la cena, especialmente en las familias de menos recursos. Contiene principalmente vegetales autóctonos como el chayote, camote, yuca, papa, zanahoria y elotes, aunque es normal complementarla con otros ingredientes como el ñame, los tacacos y el ayote. La olla de carne en Costa Rica se sirve normalmente con arroz, cocinándose éste muchas veces como parte del plato o bien aparte. Los vegetales que sobran se preparan en “puré de verduras” al día siguiente.

En México se le han integrado elementos vernáculos como el chile o el xoconostle, aunque en ciudades como Perote se sirve del modo tradicional. Y en el centro del  país como un guiso llamado Mole de Olla.

En Perú el cocido que mejor ha preservado la herencia de la olla podrida es el shámbar; tradicional en el departamento de La Libertad. Otro cocido en el que las legumbres ceden su protagonismo a las verduras diversas es el sancochado plato típico de su gastronomía y variante mestiza de la olla podrida.

Los ingredientes

Varían en función de la región o país que la cocine. Así, la olla podrida española tiene entre sus principales ingredientes la alubia (judía) roja, cocinada en olla de barro durante varias horas (de ahí su nombre) hasta que quedaban blandas. A la olla se le añaden los siguientes ingredientes cárnicos fuertes: morcilla de arroz, chorizo, adobados, curados y ahumados (costilla, panceta, oreja y morro del cerdo o pezuñas). También en ocasiones se añade la bola o relleno (similar al cocido), realizado con huevo.

En función de la geografía, se suelen servir primero las verduras en el plato, después la carne y por último el caldo, que debe estar caliente.

Domingo Hernández de Maceras en su Libro del Arte de Cozina en el capítulo LIV que tiene por título: Cómo se ha de hazer una olla podrida dice:

“Para hazer una olla podrida, se le ha de echar carnero, vaca, tocino, pies de puerco, testuz, longanizas, lenguas, palomas, lavancos, liebre, lenguas de vaca, garvanços, ajos y nabos si es su tiempo, y la carne que cada uno quisiere. Se ha de mezclar todo en una olla y ha de cozer mucho. Llevará sus especias; y después de bien cozida, se harán platos de ella, con mostaza de mosto o de otra, y por encima los platos échale perexil y es muy bueno.”
Sin duda un platillo con mucha historia que logro trascender culturas y adaptaciones delciosas.

1*​ El escritor del Siglo de Oro Calderón de la Barca describe la olla podrida como la «princesa de los cocidos», siendo el más emblemático de la época.

 

Advertisement

Cultura gastronómica

Los humanos disfrutaban de queso y cerveza desde hace 2.700 años

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

Un estudio lo revela

El amor de los seres humanos por el queso y la cerveza se remonta a mucho tiempo atrás. Pero según un estudio científico publicado, los trabajadores de una mina de sal en Austria ya disfrutaban del queso azul y la cerveza desde hace 2.700 años.

Los científicos hicieron el descubrimiento analizando muestras de excremento humano encontradas en el corazón de la mina Hallstatt en los Alpes austríacos. El estudio fue publicado en la revista Current Biology.

Frank Maixner, un microbiólogo del Instituto de Investigación Eurac en Bolzano, Italia, quien fue el autor principal del informe, dijo que le sorprendió saber que los mineros de sal de hace más de dos milenios estaban lo suficientemente avanzados como para “usar la fermentación intencionalmente”. 

“Esto es muy sofisticado en mi opinión”, dijo Maixner. “Esto es algo que no esperaba en ese momento”.

El hallazgo fue la evidencia más temprana hasta la fecha de maduración del queso en Europa, según los investigadores.

Y aunque el consumo de alcohol está ciertamente bien documentado en escritos más antiguos y evidencia arqueológica, las heces de los mineros de sal contenían la primera evidencia molecular del consumo de cerveza en el continente en ese momento.

“Cada vez está más claro que no solo las prácticas culinarias prehistóricas eran sofisticadas, sino también que los alimentos procesados ​​complejos, así como la técnica de fermentación, han tenido un papel destacado en nuestra historia alimentaria temprana”, dijo Kerstin Kowarik del Museo de Historia Natural de Viena. .

La ciudad de Hallstatt , declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO , se ha utilizado para la producción de sal durante más de 3.000 años, según Maixner.

La comunidad “es un lugar muy particular, está ubicada en los Alpes, en medio de la nada”, explicó. “Toda la comunidad trabajó y vivió de esta mina”.

Los mineros pasaban todos los días allí, trabajando, comiendo y yendo al baño allí mismo, en la mina.

Gracias a la temperatura constante de alrededor de 8 ° C (46 ° F) y la alta concentración de sal en la mina, las heces de los mineros se conservaron particularmente bien.

Los investigadores analizaron cuatro muestras: una que data de la Edad del Bronce, dos de la Edad del Hierro y una del siglo XVIII.

Uno de ellos, de unos 2.700 años, contenía dos hongos, Penicillium roqueforti y Saccharomyces cerevisiae. Ambos son conocidos hoy por su uso en la elaboración de alimentos.

Manjares que hasta el día de hoy, siguen siendo un deleite humano!

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Cultura gastronómica

¿Qué es un menú degustación?

Publicado

en

Foto: Menú degustación

Los invitados quedarán sorprendidos de la variedad 

Un menú degustación es una opción que puedes encontrar en catering y restaurantes, en los que se ofrece una cantidad relativamente grande de diferentes plato Con esta opción, el cliente tiene la posibilidad de poder degustar varias elaboraciones, que reflejen el tipo de cocina, los conocimientos gastronómicos, o lo que se denominan productos de kilometro 0, que son aquellos que puedes encontrar en en el entorno del establecimiento, en lo que se denomina productos de proximidad.

En este tipo de menús los invitados quedarán sorprendidos de la variedad y disfrutarán probando diferentes sabores. Además los platos de este tipo de menú son de tamaño medio, por lo que quedarán satisfechos con la cantidad.

Un menú degustación debe contener como mínimo 6 platos. Puede contar de un aperitivo, en el que puedes encontrar uno o dos aperitivos, con los que ayudas a captar la atención de vuestros invitados. A continuación se podrá degustar 3 o másentradas ligeras, 1 o más platos de pescado, uno o más platos de carne y uno o mas postres.

Foto: iStockPhoto

Cabe destacar también que el componente principal de cada uno de los platos debe ser como ya hemos dicho antes, productos de proximidad, pero de la mejor calidad y algo realmente excepcional. Todo ello se complementará con los diferentes aromas, texturas y color de cada uno de los platos.

Es importante también que las bebidas que se sirvan, tiene que estar estudiadas cuidadosamente, y ofrezca un maridaje perfecto con con cada uno de los platos, y eleve la calidad del menú en su conjunto.

Queremos destacar también unos pequeños consejos para tomar en cuenta cuando estes disfrutando de este tipo de menú. Uno de ellos es el orden de los platos, ya que los platos frió deben de ir al principio y los calientes al final. Lo mismo sucede con los pescados, que deben servirse antes que la carne, así como los platos más livianos primero para no saturar a los comensales ya desde un inicio, y los más contundentes después.

¿En que tipos de eventos disfrutar de este menú?

Por supuesto, una vez explicado en que consiste este menú no podemos olvidarnos para que tipo de eventos está especialmente recomendado.

Para comenzar este menú es una buena elección para aquellos comensales que quieres disfrutar de la comida y a la vez de una experiencia llena de sabores. Por ejemplo una reunión de amigos o una comida de empresa, son ocasiones concretas en las que podemos decidiros por este tipo de menú degustación.

Pero a parte de esto, no solo podemos clasificarlo en este tipo de eventos, ya que puedes disfrutar de los sabores del menú degustación, con amigos, familia, pareja o compañeros de trabajo. Cualquier situación es ideal para probar esta experiencia que estamos seguro será una de las mejores experiencias gastronómicas con las que saborear y poder conocer nuevos platos que quizás en otra ocasión no te hubieras planteado probar.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Cultura gastronómica

Tampopo: Película perfecta para entender el ramen

Publicado

en

Foto: Cartel película Tampopo

La sensación de mirar un tazón de ramen y sentir que contiene el universo. 

Como la llama, o el mar, el ramen es una totalidad compuesta por una cantidad de sutilezas en perpetuo flujo para las cuales no existe sino el presente. Por eso, creo, es imperativo sorber vertiginosamente antes de que cambie demasiado, antes de que el momento se arruine. Como un cristal, el ramen es una serie de relaciones absolutas entre diferentes geometrías que contienen dentro de sí un cosmos de transparencias y refracciones inmutables y, de alguna manera, infinitas. La esencia del cerdo, la esencia del alga, del huevo, del noodle, del naruto… Flotando como astros en la nada que nos une a todos: el caldo.

Foto: Película Tampopo

Tampopo (1985) dirigida por Juzo Itami, es una película japonesa cuyo hilo conductor sigue a una joven mujer (Nobuko Miyamoto), que es dueña de un mediocre pero acogedor restaurante, que busca como meta la creación del ramen perfecto. Ella es asesorada y entrenada, al mejor estilo de una película de Kung-Fu, por un camionero con aires de John Wayne (Tsutomu Yamazaki), que resulta ser un gurú del ramen. 

Tampopo nos plantea un universo que alguien decidió denominar como ramen western (seguramente así fue porque hay ramen y un tipo imponente con sombrero vaquero que cabalga el país en un camión. Un tipo que, con el amor mirándolo a los ojos, regresa a su camión, al camino, no sin antes ajustarse su sombrero.) 

Sin embargo, lo de western es poco más que una de las etapas del caleidoscopio que esta película parece ser capaz de mostrar: al igual que un buen ramen, intenta abarcar un universo de sutilezas. 

Con Tampopo, recibimos una clase de cómo comer el ramen. ¿En qué momento se come el cerdo? para no quedar con un plato seco lleno de noodles sin sustancia. La vida es así. No quiero hacer esto ahora porque soy muy joven, ya no lo hice porque soy muy viejo, quiero vivir esta noche como si fuera la última, no quiero cumplir 50 años en un cuerpo acabado por el exceso, no quiero preguntarme si valió la pena. Pero está bien… 

Foto: Película Tampopo

Está bien apartar el cerdo, esconderlo bajo el noodle para después, cuando llegue el momento. Finalmente vivir es eso: empezar con un plan, un bosquejo de un plan que dura poco y que da paso a eternos malabares. Una cucharada de caldo, aspirar los noodles con vehemencia, porque aquí el ruido es bueno, acabar con el naruto, si hay hongos es preciso cambiar un poco la textura, un mordisco de cerdito (aunque sea anticipada)… 

Esta película se desenvuelve como una serie de pensamientos extraviados que vuelven serenos a un punto de origen. Un eterno presente en el cual las cosas van hacia un lado, se detienen un poco, luego se detienen más, parece que allí se quedarán, luego retoman su camino en el camión, mientras unas mujeres aprenden a comer pasta sin sorber y unos pisos arriba en el mismo hotel un par de amantes marcados por la tragedia vierten en la boca del otro el éter viscoso de la yema de un huevo.

Es casi inherente comparar el sexo con la comida. En el universo de este ramen, un huevo no es solo un huevo, ni una ostra solamente un animal: el huevo, la ostra, la viscosidad del alma y el deseo, la potencialidad, la fertilidad sin forma, coraza externa, la diferencia entre cuerpo y alma, solo es cuestión de la textura. Una ostra no es esencialmente diferente de un pezón.  

Foto: Película Tampopo

 Aún en su propensidad al gozo, en su amor por la tangente y por el flujo, hay mucho sobre disciplina y precisión en esta película. Finalmente, el universo que contiene la libertad, el placer y el fluir, también necesariamente contiene lo inmutable. Hacer ramen es un acto de disciplina, de fe, de paciencia, precisión y devoción. Un buen plato es cuestión de movimiento, de fuerza física, de observación aguda, de optimizar la energía, de saber manejar el tiempo y el silencio. Un buen sitio para comer ramen es como un monasterio.

El secreto de Tampopo, es poder inspirarte y atontarte para pedir un ramen a domicilio a los 15 minutos de empezada la película, es su especificidad casi religiosa. El sabor es incomunicable, pero ver todo lo que lo rodea, todos sus rituales, la fragilidad exhaustiva que implica la perfección, el esfuerzo y la devoción dedicada al aspecto más pequeño de aquel todo… Eso es lo que nos hace agua la boca. Nos volvemos peregrinos con la ilusión de encontrar el caldo celestial.

 Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...
Advertisement

Facebook

Productos en venta

Lo más visto

Derechos Reservados GastroMakers® 2021