Contáctanos

Cultura gastronómica

Auguste Escoffier diseño el menú del Titanic

Publicado

en

El que fue cocinero del Titanic y trabajó con el hotelero Ritz, introdujo los conceptos de la cocina moderna, hoy seguida por centenares de cocineros

El hecho de que lo considere parcialmente culpable, involuntario, del hundimiento del Titanic, a causa del sobrepeso de sus fondos de cocina y las ligazones con roux (harina y mantequilla: argamasa) o solo mantequilla, no me nubla el entendimiento. Efectivamente, pues Auguste Escoffier, medalla de Oficial de la Legión de Honor, fue quien diseñó el menú y los platos de los pasajeros de primera clase del trasatlántico hundido en abril de 1912. Bien es cierto, sin embargo, que lo más plúmbeo de su cocina no viajaba en el Titanic.

Escoffier había nacido en un pueblo de la Costa Azul francesa (Villeneuve-Loubet, a 15 kilómetros de Niza), en 1846. Consecuentemente, en la carta de primera del barco predominaban las recetas sencillas, mediterráneas y poco complejas, algunas aportadas por los cocineros de su equipo, dirigido por Henry Tingle Wilde, el segundo oficial.

Algunos platos: consomé Olga, filete mignon Lili, cordero son salsa de menta, salteado de pollo lionés, calabacín relleno, salmón con salsa muselina y pepino, pichón asado con cebolleta (éste ya es pesadito: con manteca y rebozado con pan rallado), o riñones de cordero con beicon. La impronta provenzal de Escoffier se detecta en el cordero con salsa de menta, el calabacín relleno (fleur de courgette, receta muy nizarda) o las anchoas con pimientos, ensalada muy mediterránea.

En la villa natal de Escoffier hay un monumento erigido por suscripción popular y mundial. Dice así: “Il fut le Grand Ambassadeur de la Cuisine Française”. Sí, durante varias décadas. Todavía hoy se reúne en Francia el Club Auguste Escoffier, compuesto por nostálgicos y hombres de buena fe que rinden un homenaje al que, muy lejanamente, fue el precursor, sin pretenderlo, de la Nouvelle Cuisine de principios de los años setenta del siglo XX, impulsada por Henri Gault y Christian Millau con su Guide Gault et Millau (1973).

El padre de Escoffier era herrero- cerrajero, y él quería ser escultor. Pero entró como aprendiz en casa de su tío François, del restaurante François (Niza). Después trabajó como pinche en el Petit Moulin Rouge de París y en el restaurante Maire. Cuando fue contratado por el Grand Hotel de Montecarlo, su vida cambió al conocer a otro iluminado, Cesar Ritz, el inteligente hotelero suizo, con quien se asociaría posteriormente, en 1890, cuando Ritz se hizo cargo de la dirección del hotel Savoy de Londres. Escoffier y Ritz introdujeron conceptos muy novedosos en la hotelería y la cocina de hotel. El chef, además de cocinero, era un sobresaliente organizador de las brigadas.

Hay un museo con su nombre en Villeneuve-Loubet, al lado de Niza, en el distrito de Grass, célebre por sus perfumes. Fue inaugurado en 1957. Está en la casa donde nació. Visité el museo en 1998. Una maravilla. Documentos, cartas y menús antiguos, la mesa de Escoffier en el hotel Carlton donde redactaba los menús o preparaba la estructuración de los banquetes (Escoffier, le roi des cuisiniers y le cuisinier des rois), el dibujo original de la primera portada de La Revue Culinaire (1920), de la que fue redactor jefe honorífico. Y mucho más. Escoffier, fallecido en 1935, es el creador de muchas recetas, tales como los melocotones Melba o la codificación de la del pollo Marengo.

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

23 + = 31

Cultura gastronómica

¿Qué es un menú degustación?

Publicado

en

Foto: Menú degustación

Los invitados quedarán sorprendidos de la variedad 

Un menú degustación es una opción que puedes encontrar en catering y restaurantes, en los que se ofrece una cantidad relativamente grande de diferentes plato Con esta opción, el cliente tiene la posibilidad de poder degustar varias elaboraciones, que reflejen el tipo de cocina, los conocimientos gastronómicos, o lo que se denominan productos de kilometro 0, que son aquellos que puedes encontrar en en el entorno del establecimiento, en lo que se denomina productos de proximidad.

En este tipo de menús los invitados quedarán sorprendidos de la variedad y disfrutarán probando diferentes sabores. Además los platos de este tipo de menú son de tamaño medio, por lo que quedarán satisfechos con la cantidad.

Un menú degustación debe contener como mínimo 6 platos. Puede contar de un aperitivo, en el que puedes encontrar uno o dos aperitivos, con los que ayudas a captar la atención de vuestros invitados. A continuación se podrá degustar 3 o másentradas ligeras, 1 o más platos de pescado, uno o más platos de carne y uno o mas postres.

Foto: iStockPhoto

Cabe destacar también que el componente principal de cada uno de los platos debe ser como ya hemos dicho antes, productos de proximidad, pero de la mejor calidad y algo realmente excepcional. Todo ello se complementará con los diferentes aromas, texturas y color de cada uno de los platos.

Es importante también que las bebidas que se sirvan, tiene que estar estudiadas cuidadosamente, y ofrezca un maridaje perfecto con con cada uno de los platos, y eleve la calidad del menú en su conjunto.

Queremos destacar también unos pequeños consejos para tomar en cuenta cuando estes disfrutando de este tipo de menú. Uno de ellos es el orden de los platos, ya que los platos frió deben de ir al principio y los calientes al final. Lo mismo sucede con los pescados, que deben servirse antes que la carne, así como los platos más livianos primero para no saturar a los comensales ya desde un inicio, y los más contundentes después.

¿En que tipos de eventos disfrutar de este menú?

Por supuesto, una vez explicado en que consiste este menú no podemos olvidarnos para que tipo de eventos está especialmente recomendado.

Para comenzar este menú es una buena elección para aquellos comensales que quieres disfrutar de la comida y a la vez de una experiencia llena de sabores. Por ejemplo una reunión de amigos o una comida de empresa, son ocasiones concretas en las que podemos decidiros por este tipo de menú degustación.

Pero a parte de esto, no solo podemos clasificarlo en este tipo de eventos, ya que puedes disfrutar de los sabores del menú degustación, con amigos, familia, pareja o compañeros de trabajo. Cualquier situación es ideal para probar esta experiencia que estamos seguro será una de las mejores experiencias gastronómicas con las que saborear y poder conocer nuevos platos que quizás en otra ocasión no te hubieras planteado probar.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Cultura gastronómica

Tampopo: Película perfecta para entender el ramen

Publicado

en

Foto: Cartel película Tampopo

La sensación de mirar un tazón de ramen y sentir que contiene el universo. 

Como la llama, o el mar, el ramen es una totalidad compuesta por una cantidad de sutilezas en perpetuo flujo para las cuales no existe sino el presente. Por eso, creo, es imperativo sorber vertiginosamente antes de que cambie demasiado, antes de que el momento se arruine. Como un cristal, el ramen es una serie de relaciones absolutas entre diferentes geometrías que contienen dentro de sí un cosmos de transparencias y refracciones inmutables y, de alguna manera, infinitas. La esencia del cerdo, la esencia del alga, del huevo, del noodle, del naruto… Flotando como astros en la nada que nos une a todos: el caldo.

Foto: Película Tampopo

Tampopo (1985) dirigida por Juzo Itami, es una película japonesa cuyo hilo conductor sigue a una joven mujer (Nobuko Miyamoto), que es dueña de un mediocre pero acogedor restaurante, que busca como meta la creación del ramen perfecto. Ella es asesorada y entrenada, al mejor estilo de una película de Kung-Fu, por un camionero con aires de John Wayne (Tsutomu Yamazaki), que resulta ser un gurú del ramen. 

Tampopo nos plantea un universo que alguien decidió denominar como ramen western (seguramente así fue porque hay ramen y un tipo imponente con sombrero vaquero que cabalga el país en un camión. Un tipo que, con el amor mirándolo a los ojos, regresa a su camión, al camino, no sin antes ajustarse su sombrero.) 

Sin embargo, lo de western es poco más que una de las etapas del caleidoscopio que esta película parece ser capaz de mostrar: al igual que un buen ramen, intenta abarcar un universo de sutilezas. 

Con Tampopo, recibimos una clase de cómo comer el ramen. ¿En qué momento se come el cerdo? para no quedar con un plato seco lleno de noodles sin sustancia. La vida es así. No quiero hacer esto ahora porque soy muy joven, ya no lo hice porque soy muy viejo, quiero vivir esta noche como si fuera la última, no quiero cumplir 50 años en un cuerpo acabado por el exceso, no quiero preguntarme si valió la pena. Pero está bien… 

Foto: Película Tampopo

Está bien apartar el cerdo, esconderlo bajo el noodle para después, cuando llegue el momento. Finalmente vivir es eso: empezar con un plan, un bosquejo de un plan que dura poco y que da paso a eternos malabares. Una cucharada de caldo, aspirar los noodles con vehemencia, porque aquí el ruido es bueno, acabar con el naruto, si hay hongos es preciso cambiar un poco la textura, un mordisco de cerdito (aunque sea anticipada)… 

Esta película se desenvuelve como una serie de pensamientos extraviados que vuelven serenos a un punto de origen. Un eterno presente en el cual las cosas van hacia un lado, se detienen un poco, luego se detienen más, parece que allí se quedarán, luego retoman su camino en el camión, mientras unas mujeres aprenden a comer pasta sin sorber y unos pisos arriba en el mismo hotel un par de amantes marcados por la tragedia vierten en la boca del otro el éter viscoso de la yema de un huevo.

Es casi inherente comparar el sexo con la comida. En el universo de este ramen, un huevo no es solo un huevo, ni una ostra solamente un animal: el huevo, la ostra, la viscosidad del alma y el deseo, la potencialidad, la fertilidad sin forma, coraza externa, la diferencia entre cuerpo y alma, solo es cuestión de la textura. Una ostra no es esencialmente diferente de un pezón.  

Foto: Película Tampopo

 Aún en su propensidad al gozo, en su amor por la tangente y por el flujo, hay mucho sobre disciplina y precisión en esta película. Finalmente, el universo que contiene la libertad, el placer y el fluir, también necesariamente contiene lo inmutable. Hacer ramen es un acto de disciplina, de fe, de paciencia, precisión y devoción. Un buen plato es cuestión de movimiento, de fuerza física, de observación aguda, de optimizar la energía, de saber manejar el tiempo y el silencio. Un buen sitio para comer ramen es como un monasterio.

El secreto de Tampopo, es poder inspirarte y atontarte para pedir un ramen a domicilio a los 15 minutos de empezada la película, es su especificidad casi religiosa. El sabor es incomunicable, pero ver todo lo que lo rodea, todos sus rituales, la fragilidad exhaustiva que implica la perfección, el esfuerzo y la devoción dedicada al aspecto más pequeño de aquel todo… Eso es lo que nos hace agua la boca. Nos volvemos peregrinos con la ilusión de encontrar el caldo celestial.

 Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Cultura gastronómica

Origen de la Ensalada César

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

Aunque su nombre sugiere que la inventaron los romanos o al menos la primera fue elaborada en Italia, esta receta nació en Tijuana (México).

¿Te has preguntado cómo nació una de las ensaladas más famosas del mundo? A finales de la década de 1930 en el Hotel Caesars en la ciudad de Tijuana, al norte de México, se creó este delicioso platillo. 

Unos aviadores estadounidenses estaban hospedados en este lugar, un día regresaron bastante tarde y querían cenar en el restuarante. El personal del hotel les explicó que ya estaba cerrada la coicna y únicamente había lechugas.

Unos aviadores estadounidenses estaban hospedados en este lugar, un día regresaron bastante tarde y querían cenar en el restuarante. El personal del hotel les explicó que ya estaba cerrada la coicna y únicamente había lechugas.

Foto: Hotel Caesars Tijuana México

Ellos pidieron que les prepararan una simple ensalada. El chef Livo Santini eligió una vieja receta familiar del sur de Italia que su madre preparaba en tiempos difíciles. El resultado fue un verdadero manjar que disfrutaron los pilotos. Este platillo en un inicio fue bautizado como ?ensalada aviadores?.

Con el tiempo César Cardini, dueño de este famoso hotel, nombró a este platillo ?ensalada César? y fue el que se popularizó en todo el mundo. Los ingredientes esenciales para preparala son el queso parmesano rallado, crutones y pollo bañado en salsa perrins. 

Hoy en día esta ensalada es preparada en restaurantes alrededor del mundo. La receta original puede probarse en el autentico Hotel Caesars localizado en la ciudad de Tijuana entre Av. Revolución y Calle 6ta en la zona centro de la ciudad.

Receta Ensalada César clásica

Ingredientes

Para la ensalada

  • 2 lechugas romanas 
  • 1 1/2 tazas de pan tostado, picado en cubitos, los conocidos croutons franceses
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado

Para la salsa o aderezo

  • 1/4 taza de jugo de limón fresco
  • 2 yemas de huevos
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 tazas de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de salsa inglesa
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 cucharaditas de mostaza
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 1 diente de ajo, picadito
  • 2 anchoas

Elaboración

Para la lechuga y los croutones

  • Lavar bien la lechuga, escurrir y trocear de forma rústica.
  • Colocar en una sartén una cucharada de aceite de oliva y freír el pan ligeramente hasta tostarlo. Retirar del fuego y acomodar en papel absorbente. 
  • Se puede revisar con más detalle cómo hacer los croutones.

Para la salsa

  • Poner todos los ingredientes en la licuadora, menos el aceite de oliva y mezclar a velocidad máxima por tres minutos.
  • Con la licuadora aún encendida, añadir el aceite en forma de hilo, hasta incluirlo completamente en la mezcla. Es muy importante tener paciencia al agregar el aceite, ya que se pueden cortar las yemas de huevo, si se incluye de forma brusca.
  • Rectificar el punto de sal.

Montaje de la ensalada

  • En una ensaladera grande, poner la lechuga troceada con la mitad de la salsa y del parmesano rallado. Mezclar bien.
  • Incorporar el resto del queso parmesano y los croutones tostados.
  • Añadir el resto del aderezo, rociar con más queso parmesano y servir de inmediato, para que el pan no se ablande.

Nota

La receta de ensalada César original no lleva anchoas en el aderezo, pero es una práctica común y muy extendida. También lo es rociar a manera de topping, junto al queso parmesano, un poco de bacon o tocineta tostada, finamente picada. Esto le añade sabor y la hace más crocante. Sin embargo, estos dos ingredientes no son parte del aderezo original, patentado en 1948, por el chef César Cardini

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...
Advertisement

Facebook

Productos en venta

Lo más visto

Derechos Reservados GastroMakers® 2021