Contáctanos

Alimentos

La Sardina

Publicado

en

El valor nutricional de las sardinas destaca entre otros peces de su categoría.

Sus grandes cardúmenes y sus sorprendentes desplazamientos en la época de migración las han convertido en punto de referencia para rutas turísticas y expediciones. Un pescado asequible y que permite múltiples preparaciones, a tener en cuenta en la alimentación de toda la familia.

La sardina es una excelente fuente de ácidos grasos Omega 3.

Las sardinas son el pescado azul por excelenciaes una especie de pequeño calibre, muy sabrosa y saludable. Tienen un cuerpo esbelto y con escamas delicadas. La parte superior es de color verde azulado, los costados y el abdomen son plateados y a lo largo de los flancos presenta una banda azulada, la aleta dorsal y la cola son de color gris oscuro, y el resto de las aletas son incoloras. Las sardinas son peces que viven en aguas relativamente cálidas. Es una especie que vive en el fondo de los océanos, que se acerca a la costa en la época de reproducción y en invierno se van a zonas cercanas al talud continental, a unos 150 metros de profundidad.

La sardina puede vivir hasta 8 años, alcanzando unos 25 cm de longitud, siendo las de razas de aguas frías las más grandes y longevas. Viven formando grandes cardúmenes o bancos, y se alimentan de plancton. Estos cardúmenes producen un efecto lumínico que permite verlos a 15 ó 20 metros de distancia, lo que ha facilitado la tarea de los pescadores, que podían localizar fácilmente el banco en las noches más oscuras del mes. Sin embargo, si nadan por debajo de los 60 metros ya no es posible localizarlos a simple vista, por lo que las embarcaciones más modernas se han ido complementando con equipos electrónicos para localizarlos.

La sardina el pescado azul que puede ser blanco

En las sardinas frescas, el contenido en grasa varía en función de la época de captura y del momento de su ciclo biológico, hasta el punto de que este pescado azul puede convertirse en blanco en el momento del desove. Durante el verano, las aguas superficiales son más cálidas, el plancton es más abundante y la sardina se sobrealimenta, engordando y acumulando gran cantidad de grasa. Este es el mejor momento, ya que es este aumento de la grasa lo que hace que se acentúe el sabor y aroma de su carne. En la calidad de la carne de la sardina influyen dos factores: la frescura y la época del año en que es pescada.

Se comercializa de diferentes maneras, aunque las mas comunes son frescas o en conserva.

Los pescados azules, entre ellos la sardina, contienen histidina, un aminoácido que se transforma en histamina cuando se degradan las proteínas y que puede desencadenar reacciones alérgicas en personas sensibles. Esta histamina, cuando se halla en grandes cantidades, se relaciona con la falta de frescura del pescado.

Para saber si un ejemplar es fresco debemos observar algunas características. La carne debe ser firme, los ojos brillantes no estarán hundidos y tendrá un olor a marino poco pronunciado. Si nuestra elección es la conserva, en aceite o en escabeche, no olvidar que no se deben comprar latas bolladas, abombadas o con óxido.

Valor nutritivo de la sardina

La sardina es un pescado azul, por lo tanto graso, aunque con un perfil lipídico muy saludable, aportando grasas omega 3. Además aporta numerosos nutrientes, entre ellos proteínas de elevado valor biológico.

Es rica en vitaminas, especialmente liposolubles, particularmente vitamina D y vitamina A, pero también aporta otras como riboflavina (vitamina B2) y niacina (vitamina B3). Por eso es un alimento imprescindible en épocas de desarrollo, actividad física intensa, esfuerzo intelectual, etc.

Los minerales más abundantes son sodio, calcio (sobre todo si se consume con las espinas), fósforo y magnesio, nutrientes importantes en épocas de esfuerzo.

Presentan un inconveniente y es que son ricas en purinas, por lo que las personas que padecen hiperuricemia (niveles altos de ácido úrico) o gota, deben limitar su consumo.

Son un alimento fundamental para los niños, deportistas, mujeres embarazadas y madres que están dando lactancia.

Saber más sobre las sardinas

  • Cocinar sardinas sin olores

Ya conocemos todos los beneficios que nos aporta este pescado azul, pero el gran inconveniente de su consumo es el olor que desprende al cocinarlo. Podemos comprarlas en conserva, lo que nos evita el problema, pero también podemos utilizar algunos trucos, como por ejemplo: si calientas el horno a una temperatura media antes de cocinarlas y las envuelves bien en papel de aluminio, en unos diez minutos estarán listas con todo el sabor y sin olores. Otra opción es prepararlas en el microondas, a temperatura máxima; sólo nos costará un par de minutos disfrutar de un plato sabroso y nutritivo. Si prefieres las sardinas fritas de siempre, tienes otra opción para eliminar el olor: pon agua a hervir con café, quita el olor rápido y deja un aroma a café muy agradable. Si prefieres el aroma a limón, puedes poner en una sartén o en una olla pequeña un limón entero a fuego muy lento para que no se queme. Si simplemente no quieres olores, puedes probar a encender unas velas en la cocina mientras estás cocinando.

  • El espectáculo de la “Sardine Run”

 El verano es la temporada de las sardinas, es la época en que abundan y alcanzan la cumbre de su sabor. Son peces gregarios por excelencia que realizan grandes desplazamientos. En primavera se acerca a la zona más costera y superficial, y cuando llegan las aguas frías se aleja y se hunde. Sirva como ejemplo la espectacular migración que se produce entre junio y julio en la costa Este de Sudáfrica, y que es uno de los fenómenos marinos de mayor magnitud que se pueden observar hoy en día. Los bancos de sardinas llegan a alcanzar 1,5 km de longitud en su ruta, y el verdadero espectáculo lo forman la caravana de depredadores que persigue a estos inmensos cardúmenes. Delfines, alcatraces, tiburones, focas y atúnes son sólo algunos de ellos. Este fenómeno, denominado Sardine Run  se ha convertido, según National Geographic, en la mejor inmersión del mundo, recomendada para buceadores experimentados y a los que les guste el riesgo y la aventura.

GastroMakers es un espacio dedicado a promover la cultura gastronómica del mundo.

Alimentos

Mejor una manzana que un café

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

Manzana por la mañana nos da más energía que un café

Para muchos de nosotros, despertarnos por la mañana con un café se ha convertido en un hábito. El café contiene cafeína, un estimulante que actúa sobre nuestro sistema nervioso y nos proporciona energía.

Sin embargo, algunos estudios realizados en universidades prestigiosas de Estados Unidos han demostrado que el café no es la única sustancia que puede mantenernos despiertos, sino que tomar una manzana por la mañana puede producir el mismo efecto que la cafeína en nuestro cuerpo.

La manzana posee fructosa, un azúcar natural presente en las frutas que, junto a la cantidad de fibra de las mismas, nuestro cuerpo absorbe y distribuye como energía más lentamente, por lo que su efecto estimulante perdurará por más tiempo que el de la cafeína.

Además, esta fruta contiene grandes nutrientes y vitaminas que nos proporcionan sensación de saciedad, por lo que es una alternativa muy saludable al café que te permitirá seguir rindiendo en tu día a día.

No perdemos nada con probar si esto es verdad, de todas formas; las manzanas son un alimento que aporta beneficios al cuerpo, sea que nos mantengan despiertos o no. Entonces, ¿mañana cambiamos el café por una manzana?

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Alimentos

Los niños y la comida

Publicado

en

Foto: Niña comiendo / iStockPhoto

Los padres necesiten ayuda para entender qué significa comer de forma saludable.

Desde la pirámide de los alimentos hasta la última grasa alimenticia, el alud de información existente sobre este tema puede desorientar bastante. 

La buena noticia es que usted no necesita graduarse en nutrición para criar hijos sanos. Siguiendo algunos recomendaciones básicas, usted puede crear un entorno doméstico que fomente la alimentación saludable y el mantenimiento de un peso saludable.

Aquí 10 normas básicas a seguir:

  1. Los padres son quienes controlan las líneas de abastecimiento. Son ustedes quienes deciden qué alimentos se compran en su casa y cuándo se sirven. Aunque es de esperar que los niños den la lata a sus padres para que les dejen comer alimentos menos nutritivos, son los adultos quienes deciden qué alimentos entran en casa.

    Los niños no se quedarán con hambre porque en su casa no hay lo que más les apetece comer. Comerán lo que haya en los armarios y la nevera. Si el tentempié favorito de su hijo no tiene nada de nutritivo, aún y todo, usted puede comprárselo de vez en cuando para que no se atiborre de ese alimento en cuanto caiga en sus manos.
  2. De los alimentos que ofrezca a su hijo, déjele elegir lo que quiere comer o si quiere comer. Los niños también deben tener voz y voto en el asunto. De la selección de alimentos que ofrezca a su hijo, déjele elegir lo que quiera comer y la cantidad que quiera comer. Tal vez le parezca que esto es darle demasiada libertad. Pero, si usted sigue la primera recomendación de esta lista, su hijo solamente podrá elegir entre los alimentos saludables que usted ha decidido comprar y preparar.
  3. Olvídese de la máxima de “dejar el plato limpio”. Permita que su hijo acabe de comer cuando sacie su apetito. Muchas de las personas que ahora son padres se educaron con la máxima del plato limpio, pero este enfoque no ayuda a los niños a escuchar a su cuerpo para saber cuándo han comido suficiente. Si un niño aprende a reconocer la sensación de saciedad y a reaccionar en consonancia, es menos probable que coma más de lo que debería.
  4. Empiece pronto. Las preferencias alimentarias se adquieren muy pronto en la vida, de modo que empiece pronto a ofrecerle a su hijo un amplio abanico de alimentos. Los gustos y los desagrados relacionadas con la alimentación se empiezan a desarrollar durante la lactancia. Así mismo, es posible que necesite darle a probar un alimento nuevo a su hijo en varias ocasiones antes de que lo acepte. No le fuerce a comer, limítese a ofrecerle unos pocos bocados del alimento que desea introducir en su dieta.
  5. Reescriba el menú infantil típico. Cuando salgan a comer fuera de casa, deje que su hijo pruebe platos nuevos. Tal vez le sorprenda su deseo de experimentar. Puede empezar dejándole probar un poquito de lo que ha pedido usted o pidiendo una tapita o ración reducida para que la pruebe.
  6. Las calorías de las bebidas también cuentan. Los refrescos con gas y otras bebidas edulcoradas suman calorías y se interponen en el camino de la alimentación saludable. El agua y la leche son las mejores bebidas para los niños. El zumo está bien cuando es al 100%, aunque los niños no necesitan beber mucho zumo. Con 115 a 170 ml diarios –de 4 a 6 onzas- basta para un preescolar.
  7. Ponga los dulces en su sitio. Está bien tomar dulces de vez en cuando, pero no convierta el postre en el plato más deseado de las comidas. Cuando el postre se convierte en el premio por haberse comido bien la cena, es normal que los niños den más valor al pastelito que al brócoli. Intente mantener una actitud neutra hacia los alimentos.
  8. No confunda la comida con el cariño Encuentre formas mejores de decir “Te quiero”. Cuando se utiliza la comida para recompensar a los niños y/o para mostrarles afecto, los niños pueden empezar a utilizarla como mecanismo para afrontar el estrés u otras emociones negativas. En vez de recompensar a su hijo con sus manjares preferidos, abrácelo, elógielo y préstele atención.
  9. Los niños hacen los que hacen sus padres. Sea un buen ejemplo para su hijo comiendo de forma saludable. La mejor forma de enseñar buenos hábitos alimentarios a su hijo es comiendo bien. Tome tentempiés nutritivos, coma en la mesa y no se salte comidas.
  10. Limite el tiempo de televisión y ordenador. De este modo, evitará que su hijo pique mecánicamente mientras está delante de una pantalla y fomentará en él la actividad física. Las investigaciones han demostrado que los niños que reducen las horas de televisión también reducen su porcentaje de grasa corporal. Cuando se les limita el tiempo de televisión y ordenador, los niños encuentran formas más activas de pasar el tiempo. Y, si la familia al completo limita el tiempo que pasan delate de cualquier tipo de pantalla, tendrán más tiempo para estar activos juntos.
Foto: Niño comiendo / iStockPhoto

Esta en los padres el futuro alimenticio de los niños, y que de ello depende su desarrollo físico e intelectual para la edad adulta.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Alimentos

La miel de agave el sustituto de azúcar

Publicado

en

Aunque se suele usar para repostería, panadería y coctelería, también potencia los sabores salados

La miel de agave es un endulzante que se obtiene a través de la evaporación del aguamiel, es decir la savia contenida en el agave, una planta utilizada para la elaboración del tequila, la popular bebida mexicana.

Para mantener todas sus propiedades, la savia para elaborar este sirope o jarabe debe proceder de un agave que tenga como mínimo siete años de maduración. Posteriormente, en un recipiente de acero se hierve durante 4 a 5 horas, retirando constantemente impurezas que pudiesen afectar su tiempo de almacenamiento, que suele ser de un año en condiciones óptimas.

¿Cuanta miel se obtiene?

Al final del proceso, se filtra para evitar residuos y se envasa para su venta. Por cada 40 litros de aguamiel se obtienen 5 litros de jarabe. Su uso en la cocina es variado, ya que se disuelve perfectamente en cualquier elaboración. Es ideal para repostería, panadería y coctelería. Potencia los sabores salados y su poder edulcorante es mayor que el del azúcar común.

Tipos de agave usados para obtener la miel

Principalmente se emplean dos tipos de agave, aunque existen más de 100 variedades. El azul, utilizado para elaborar tequilas de mayor calidad, y el “maguey”, de donde se obtiene otra de las bebidas alcohólicas más tradicionales de México, el pulque.

Sus beneficios para el organismo son numerosos. Debido a su bajo índice glucémico, no causa un aumento drástico en los índices de glucosa y por ello sacia más rápido el apetito; protege de desarrollar obesidad y se asocia con la prevención de ciertos tipos de cáncer como el de mama y cáncer de colon, aunque hacen falta más estudios que lo confirmen.

Además, tiene un alto contenido en vitaminas A, B, B2 y C que ayudan a la conservación de la piel, a la producción de hormonas, a fortalecer el sistema inmunológico y la flora intestinal.

Su uso debe ser moderado

Aunque su consumo está recomendado bajo control médico para personas con diabetes, como cualquier edulcorante debe consumirse de manera moderada.

En el momento de elegir la miel de agave, es indispensable confirmar sus características, ya que aquellas altamente refinadas no conservan sus características beneficiosas.

Debido a todos sus aportes nutricionales y saludables y sus usos culinarios, este jarabe puede compararse al sirope de arce y la miel de abejas.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...
Advertisement

Suscríbete a boletín GM

Facebook

Twitter

Síguenos en instagram

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por GastroMakers (@gastromakers)

Lo más visto

Derechos Reservados GastroMakers® 2022