Contáctanos

Alimentos

Tipos de algas para usar en la cocina

Publicado

en

Las algas son un buen aliado en la cocina y cada vez cuentan con más popularidad gracias a sus propiedades nutricionales.

Las algas tienen usos muy diversos, como la producción de biocombustibles (bioetanol, biobutanol y biodiésel), su utilización en cosmética debido a sus propiedades antioxidantes, hidratantes y regeneradoras, su uso en ciertos medicamentos o como fertilizante de tierras de cultivo. En esta ocasión vamos a hablar del uso de las algas en la cocina, un ingrediente muy importante en la gastronomía japonesa, china y coreana y en algunas zonas de Europa, principalmente Islandia, Noruega, norte y oeste de Irlanda y la costa atlántica francesa.

Aunque existen unas 25.000 especies de algas, solo unas pocas se comercializan para uso alimentario. Las algas, también conocidas como verduras del mar, destacan nutricionalmente por sus propiedades beneficiosas, ya que son ricas en vitaminas y minerales, como calcio, magnesio, hierro, fósforo, potasio o yodo. Además, algunas algas son ricas en proteínas, por lo que son una buena opción en las dietas vegetarianas.

Dónde comprar las algas:

Las algas se comercializan frescas, en conserva, deshidratadas o en polvo. Se pueden encontrar en herboristerías o en tiendas especializadas en alimentación gourmet, ecológica o vegana. También se pueden comprar por interent en páginas especializadas de alimentos.

Cómo cocinar las algas:

Las algas frescas en sal se deben sumergir en agua y remover, cambiando el agua tres veces para eliminar por completo la sal. Después, se cuecen en agua hirviendo (el tiempo de cocción varía según la especie de alga, se debe consultar la etiqueta). Por último, se escurren y se puede reservar el agua de la cocción para caldos.

En el caso de las algas deshidratadas, se pueden añadir directamente a guisos, sopas o cualquier receta cocinada con abundante agua. Si se van a utilizar en otros platos, se hidratarán previamente en agua fría con sal.

Aquí algunas algas para cocinar

Lechuga de mar (Ulva spp.)
Su textura es fina y tiene un intenso sabor a mar. Contiene vitaminas A y C y es rica en fibra y proteínas. Se puede comer al natural aliñada en ensaladas o se puede añadir a sopas, cremas, guisos, revueltos o empanadas. Otra opción es servirla como guarnición en platos de pescado.

Kombu, Konbu o Haidai (Laminaria)
Es muy utilizado en la cocina japonesa, china y taiwanesa y se comercializa fresco, deshidratado en tiras o en polvo. Su sabor es ligeramente ahumado y es muy rico en yodo. Se puede comer hervida como guarnición o como ingrediente de salsas, guisos, sopas o arroces. Tiene gran capacidad espesante y es uno de los componentes del seitán, la “carne vegetal”.

Ramallo de mar (Codium)
Es de textura esponjosa y tiene un intenso sabor a mar que recuerda al percebe. Se puede usar al natural en ensaladas, para aderezar aliños o aromatizar aceites. También se puede cocer al vapor durante 2-3 minutos.

Wakame (Undaria pinnatida)
Tiene un sabor dulce y textura característica. Se deben cortar las hojas en trozos pequeños, ya que al cocer se expanden. Es muy popular en Japón, donde se usa para preparar sopa de miso y ensalada de tofu.

Espagueti de mar (Himanthalia Elongata)
Su textura es carnosa y su sabor recuerda a la judía fresca. Es rico en fibra y vitamina B9 (ácido fólico). Se puede rebozar y freír para servir como aperitivo. También se puede hervir y servir como guarnición de platos de carne o pescado o preparar croquetas, pasta, arroz, sopas, revueltos, canapés… Si está deshidratado, se debe sumergir en agua con sal durante 10 minutos, teniendo en cuenta que aumentará 4 veces su peso. Si se prefiere cocer, tardará 15 minutos.

Agar agar (Gelidium)
Es una alternativa vegetal a la gelatina. Se utiliza como espesante o gelificante en mermeladas, zumos, compotas, tartas, helados, salsas y diversos postres. Es muy rico en fibra y minerales como sodio, potasio, calcio y magnesio. Se comercializa en polvo o deshidratada en tiras.

Musgo de Irlanda o Musgo carrageen (Chondrus crispus)
Es de color rojo, con sabor a crustáceo y se recolecta en las costas atlánticas de Europa y Norteamérica. Se vende deshidratado y se puede hervir para añadir a ensaladas, revueltos, sopas o guisos. Combina muy bien con las salsas y postres debido a sus propiedades espesantes y estabilizantes. Para hidratar se debe sumergir en agua con sal durante 5 minutos y aumenta 4 veces su peso. La cocción será de 30 minutos.

Fucus (Fucus vesiculosus)
Es un alga parda muy común en las costas atlánticas de Europa y Norteamérica. Es buena fuente de yodo y se utiliza habitualmente en remedios naturales para perder peso.

Spirulina (Arthrospira)
Se comercializa principalmente como suplemento dietético en forma de tabletas prensadas y se encuentra enherboristerías y en la sección de dietética de grandes superficies. Destaca por sus propiedades, ya que es rica en proteínas completas y provitamina A y una gran fuente de hierro altamente absorbible (5 gramos de spirulina cubren las necesidades de un día).

Dulse (Palmaria)
Es un alga roja rica en proteínas, minerales y vitaminas, y contienen todos los oligoelementos necesarios. Es muy popular en Irlanda, Islandia y la costa atlántica de Canadá. Se puede comer fresca, deshidratada en copos, frita, horneada cubierta con queso o cocinada en el microondas. Otra opción es añadirla a sopas, panes, pizzas, ensaladas o sandwiches.

Nori (Porphyra)
Su textura es cartilaginosa y tiene sabor a oblea. Es rica en proteínas, fibra y vitamina A. Se puede añadir a ensaladas, sopas, cremas, croquetas, arroces, guisos… Habitualmente se cortan en tiras y se secan. Son muy utilizadas para enrollar el sushi y el onigiri. En Japón también se consume seco y en polvo como especia.

Ortiga de mar (Anemonia viridis)
La ortiga de mar es rica en proteínas de alto valor biológico y gran digestibilidad. Tiene un suave sabor a mar y se puede comer al natural o rebozada en harina, sin añadir sal.

Caviar verde o Uva del mar (Caulerpa lentillifera)
Tiene sabor a pimienta, textura suave y se consume especialmente en Indonesia, Filipinas y Japón. Se pueden servir frescas con vinagre como aperitivo o en ensalada.

Como pudiste leer las algas son una opción para desarrollo gastronómico con un potencial extra de innovación.

Ayúdanos por favor a difundir el contenido de este post para que otra persona conozca esta información.
¡¡¡Muchas gracias!!!

 

 

GastroMakers es un espacio dedicado a promover la cultura gastronómica del mundo.

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 1 =

Alimentos

Mejor una manzana que un café

Publicado

en

Foto: iStockPhoto

Manzana por la mañana nos da más energía que un café

Para muchos de nosotros, despertarnos por la mañana con un café se ha convertido en un hábito. El café contiene cafeína, un estimulante que actúa sobre nuestro sistema nervioso y nos proporciona energía.

Sin embargo, algunos estudios realizados en universidades prestigiosas de Estados Unidos han demostrado que el café no es la única sustancia que puede mantenernos despiertos, sino que tomar una manzana por la mañana puede producir el mismo efecto que la cafeína en nuestro cuerpo.

La manzana posee fructosa, un azúcar natural presente en las frutas que, junto a la cantidad de fibra de las mismas, nuestro cuerpo absorbe y distribuye como energía más lentamente, por lo que su efecto estimulante perdurará por más tiempo que el de la cafeína.

Además, esta fruta contiene grandes nutrientes y vitaminas que nos proporcionan sensación de saciedad, por lo que es una alternativa muy saludable al café que te permitirá seguir rindiendo en tu día a día.

No perdemos nada con probar si esto es verdad, de todas formas; las manzanas son un alimento que aporta beneficios al cuerpo, sea que nos mantengan despiertos o no. Entonces, ¿mañana cambiamos el café por una manzana?

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Alimentos

Los niños y la comida

Publicado

en

Foto: Niña comiendo / iStockPhoto

Los padres necesiten ayuda para entender qué significa comer de forma saludable.

Desde la pirámide de los alimentos hasta la última grasa alimenticia, el alud de información existente sobre este tema puede desorientar bastante. 

La buena noticia es que usted no necesita graduarse en nutrición para criar hijos sanos. Siguiendo algunos recomendaciones básicas, usted puede crear un entorno doméstico que fomente la alimentación saludable y el mantenimiento de un peso saludable.

Aquí 10 normas básicas a seguir:

  1. Los padres son quienes controlan las líneas de abastecimiento. Son ustedes quienes deciden qué alimentos se compran en su casa y cuándo se sirven. Aunque es de esperar que los niños den la lata a sus padres para que les dejen comer alimentos menos nutritivos, son los adultos quienes deciden qué alimentos entran en casa.

    Los niños no se quedarán con hambre porque en su casa no hay lo que más les apetece comer. Comerán lo que haya en los armarios y la nevera. Si el tentempié favorito de su hijo no tiene nada de nutritivo, aún y todo, usted puede comprárselo de vez en cuando para que no se atiborre de ese alimento en cuanto caiga en sus manos.
  2. De los alimentos que ofrezca a su hijo, déjele elegir lo que quiere comer o si quiere comer. Los niños también deben tener voz y voto en el asunto. De la selección de alimentos que ofrezca a su hijo, déjele elegir lo que quiera comer y la cantidad que quiera comer. Tal vez le parezca que esto es darle demasiada libertad. Pero, si usted sigue la primera recomendación de esta lista, su hijo solamente podrá elegir entre los alimentos saludables que usted ha decidido comprar y preparar.
  3. Olvídese de la máxima de “dejar el plato limpio”. Permita que su hijo acabe de comer cuando sacie su apetito. Muchas de las personas que ahora son padres se educaron con la máxima del plato limpio, pero este enfoque no ayuda a los niños a escuchar a su cuerpo para saber cuándo han comido suficiente. Si un niño aprende a reconocer la sensación de saciedad y a reaccionar en consonancia, es menos probable que coma más de lo que debería.
  4. Empiece pronto. Las preferencias alimentarias se adquieren muy pronto en la vida, de modo que empiece pronto a ofrecerle a su hijo un amplio abanico de alimentos. Los gustos y los desagrados relacionadas con la alimentación se empiezan a desarrollar durante la lactancia. Así mismo, es posible que necesite darle a probar un alimento nuevo a su hijo en varias ocasiones antes de que lo acepte. No le fuerce a comer, limítese a ofrecerle unos pocos bocados del alimento que desea introducir en su dieta.
  5. Reescriba el menú infantil típico. Cuando salgan a comer fuera de casa, deje que su hijo pruebe platos nuevos. Tal vez le sorprenda su deseo de experimentar. Puede empezar dejándole probar un poquito de lo que ha pedido usted o pidiendo una tapita o ración reducida para que la pruebe.
  6. Las calorías de las bebidas también cuentan. Los refrescos con gas y otras bebidas edulcoradas suman calorías y se interponen en el camino de la alimentación saludable. El agua y la leche son las mejores bebidas para los niños. El zumo está bien cuando es al 100%, aunque los niños no necesitan beber mucho zumo. Con 115 a 170 ml diarios –de 4 a 6 onzas- basta para un preescolar.
  7. Ponga los dulces en su sitio. Está bien tomar dulces de vez en cuando, pero no convierta el postre en el plato más deseado de las comidas. Cuando el postre se convierte en el premio por haberse comido bien la cena, es normal que los niños den más valor al pastelito que al brócoli. Intente mantener una actitud neutra hacia los alimentos.
  8. No confunda la comida con el cariño Encuentre formas mejores de decir “Te quiero”. Cuando se utiliza la comida para recompensar a los niños y/o para mostrarles afecto, los niños pueden empezar a utilizarla como mecanismo para afrontar el estrés u otras emociones negativas. En vez de recompensar a su hijo con sus manjares preferidos, abrácelo, elógielo y préstele atención.
  9. Los niños hacen los que hacen sus padres. Sea un buen ejemplo para su hijo comiendo de forma saludable. La mejor forma de enseñar buenos hábitos alimentarios a su hijo es comiendo bien. Tome tentempiés nutritivos, coma en la mesa y no se salte comidas.
  10. Limite el tiempo de televisión y ordenador. De este modo, evitará que su hijo pique mecánicamente mientras está delante de una pantalla y fomentará en él la actividad física. Las investigaciones han demostrado que los niños que reducen las horas de televisión también reducen su porcentaje de grasa corporal. Cuando se les limita el tiempo de televisión y ordenador, los niños encuentran formas más activas de pasar el tiempo. Y, si la familia al completo limita el tiempo que pasan delate de cualquier tipo de pantalla, tendrán más tiempo para estar activos juntos.
Foto: Niño comiendo / iStockPhoto

Esta en los padres el futuro alimenticio de los niños, y que de ello depende su desarrollo físico e intelectual para la edad adulta.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...

Alimentos

La miel de agave el sustituto de azúcar

Publicado

en

Aunque se suele usar para repostería, panadería y coctelería, también potencia los sabores salados

La miel de agave es un endulzante que se obtiene a través de la evaporación del aguamiel, es decir la savia contenida en el agave, una planta utilizada para la elaboración del tequila, la popular bebida mexicana.

Para mantener todas sus propiedades, la savia para elaborar este sirope o jarabe debe proceder de un agave que tenga como mínimo siete años de maduración. Posteriormente, en un recipiente de acero se hierve durante 4 a 5 horas, retirando constantemente impurezas que pudiesen afectar su tiempo de almacenamiento, que suele ser de un año en condiciones óptimas.

¿Cuanta miel se obtiene?

Al final del proceso, se filtra para evitar residuos y se envasa para su venta. Por cada 40 litros de aguamiel se obtienen 5 litros de jarabe. Su uso en la cocina es variado, ya que se disuelve perfectamente en cualquier elaboración. Es ideal para repostería, panadería y coctelería. Potencia los sabores salados y su poder edulcorante es mayor que el del azúcar común.

Tipos de agave usados para obtener la miel

Principalmente se emplean dos tipos de agave, aunque existen más de 100 variedades. El azul, utilizado para elaborar tequilas de mayor calidad, y el “maguey”, de donde se obtiene otra de las bebidas alcohólicas más tradicionales de México, el pulque.

Sus beneficios para el organismo son numerosos. Debido a su bajo índice glucémico, no causa un aumento drástico en los índices de glucosa y por ello sacia más rápido el apetito; protege de desarrollar obesidad y se asocia con la prevención de ciertos tipos de cáncer como el de mama y cáncer de colon, aunque hacen falta más estudios que lo confirmen.

Además, tiene un alto contenido en vitaminas A, B, B2 y C que ayudan a la conservación de la piel, a la producción de hormonas, a fortalecer el sistema inmunológico y la flora intestinal.

Su uso debe ser moderado

Aunque su consumo está recomendado bajo control médico para personas con diabetes, como cualquier edulcorante debe consumirse de manera moderada.

En el momento de elegir la miel de agave, es indispensable confirmar sus características, ya que aquellas altamente refinadas no conservan sus características beneficiosas.

Debido a todos sus aportes nutricionales y saludables y sus usos culinarios, este jarabe puede compararse al sirope de arce y la miel de abejas.

Agradecemos tu interés en leer este post!

Sigue leyendo...
Advertisement

Suscríbete a boletín GM

Facebook

Twitter

Síguenos en instagram

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por GastroMakers (@gastromakers)

Lo más visto

Derechos Reservados GastroMakers® 2022