Contáctanos

Cultura gastronómica

El reconocimiento de Estrellas Michelin

Gastromakers Staff

Publicado

en

Requisitos para lograrlo

Portada de la Guide Michelin de Francia (1929)

Tres estrellas: cocina excepcional que justifica el viaje.
Dos estrellas: calidad de primera clase en su tipo de cocina.
Una estrella: restaurante muy bueno en su categoría.

¿Te suena? Es la calificación de la guía Michelin. Toda una institución en el mundo gastronómico.

Fue creada en 1900 por André Michelin. Por aquel entonces era una guía publicitaria que se regalaba en Francia por la compra de un neumático. El país galo contaba con 2.400 conductores y les ofrecía información sobre el automóvil: lista de mecánicos, médicos y planos de ciudades. En 1920 ya sale a la venta y se incluyen restaurantes.

Los inspectores

Quienes evalúan la comida son técnicos de turismo y con una experiencia en el sector de 5 a 10 años. El recién nombrado inspector tiene un periodo de formación de seis meses. Durante ese tiempo viaja siempre con un inspector veterano.
Cada año los inspectores cambian de zonas -incluyendo intercambio entre países- para asegurar el anonimato. En España hay 12 inspectores. Y por cierto, todos hombres.
Anualmente hacen nada menos que 30.000 kms: comen 250 veces en restaurantes y pasan 150 noches en hoteles. En total, un inspector visita 800 establecimientos y escribe 1.100 informes.

¿Qué evalúan las estrellas?

El plato, puramente. Es decir: la calidad, dominio de la técnica, personalidad y consistencia de la comida. ¿Y el ambiente/comodidad? Sólo se tiene en cuenta para las estrellas si hay elementos externos que afectan a la degustación.Por ejemplo, un chorro excesivo de aire acondicionado o un mal olor. Para evaluar la decoración del restaurante o la comodidad de la sala se utiliza el símbolo de los cubiertos. Hasta cinco. Así que es posible encontrar un restaurante con tres estrellas pero con dos cubiertos. O al revés.

Cómo se acuerdan las estrellas

Para la decisión final se celebran dos reuniones anuales por país. El acuerdo suele ser rápido pero si no es así se realizan las visitas necesarias al restaurante, hasta que la votación sea unánime. Y no es tarea fácil porque los restaurantes con tres estrellas reciben hasta 10 inspectores, incluyendo a los galos. Por si te lo estabas preguntando, Michelin nunca comunica las razones por las que se concede o quita una estrella.

La devolución de estrellas

Sí, ha sucedido en numerosas ocasiones. Chefs que devuelven las estrellas. Por ejemplo el francés Olivier Roellinge, que no pudo con la presión. Olivier Douet quiso reconvertir su restaurante en bistró. Fredrick Dhooghe deseaba “servir pollo asado sin que me dijeran que no es digno de un restaurante Michelin”.

En España, Joan Borrás no pudo seguir con “la esclavitud del prestigio”; Jordi Parramón lo dejó todo para dedicarse a la fotografía. Julio Biosca hizo lo propio al obtener la estrella: “necesitábamos más mano de obra. Elegimos seguir siendo un negocio familiar con cinco o seis trabajadores que llegar a más gente y estar menos comprometidos”.

¿Qué supone obtener una estrella?

Se multiplican las reservas y el restaurante goza de exposición mediática. Esa es la parte positiva. Porque también se eleva la presión de tener que revalidar la distinción. Para el exinspector Pascal Rémy “en muchas ocasiones se requiere invertir en la cocina, sala y materias primas, que puede suponer un aumento del 30% de los costes”. Pascual también habla de que “cuando un restaurante obtiene una estrella, entra en un círculo vicioso. Muchos chefs dejan de hacer lo que les gusta para hacer lo que creen que Michelin quiere que hagan”.

Los suicidios

Las estrellas Michelin no están exentas de polémica. Sobre todo después de que varios chefs se suicidaran al perder su estrella. Benoit Violier es uno de ellos. Este cocinero francés se quitó la vida horas después de que se quedara sin el reconocimiento. Otro chef que puso fin a su vida fue Bernard Loiseau, al leer en la prensa que una de sus estrellas peligraba. Finalmente eso no ocurrió, pero Bernard ya estaba completamente desestabilizado.

Estos casos recuerdan a aquel chef del siglo XVII, François Vatel, que se atravesó con una espada. Trabajaba con el príncipe de Condé, el cual deseaba agasajar Luis XIV con un banquete de tres días. Pero el pescado no llegó a tiempo y se quitó la vida.

El ranking

Estos son los países con mayor número de premios:
Francia: 603 estrellas, 94 de ellas en París.
Japón: 516 estrellas, 226 en Tokyo.
Italia: 283 estrellas.
España: 169 estrellas.

Hay sólo 110 restaurantes con tres estrellas Michelín en el mundo y ocho de ellos están en España. Y un dato curioso: San Sebastián es la ciudad más distinguida por metro cuadrado. Cuenta con 3 restaurantes de 3 estrellas. Aquí puedes consultar el listado.

Los chefs con más estrellas

Aunque digamos que un cocinero es estrella Michelin, en realidad la distinción es para el restaurante. Si el chef abandona el local, este mantiene las estrellas. Como algunos cocineros cuentan con varios establecimientos, acumulan estrellas. Es el caso del francés Jöel Robuchon que con 11 restaurantes por todo el mundo bate el récord con 28 estrellas Michelin. En España Martín Berasategui -sumando 3 restaurantes- lidera la lista con 7 estrellas.

Un caso digno de mencionar es el de otro donostiarra: Pedro Subijana y su restaurante Akelarre. Obtuvo su primera estrella en 1972, la segunda en 1978 y la tercera en 1983. Ocho años después los inspectores le retiraron una de ellas. Y la recuperó en 1993.

Los precios

La mayoría de los restaurantes con estrella o estrellas se encuentran entre 200 y 250 Dólares. El más caro es el Kitcho, en Kioto, Japón, cuyo menú son 600 Dólares. El más barato lo encontramos en Hong Kong. En los restaurantes de la cadena Tim Ho Wan puedes comer por 10 Dólares.

México NO ha recibido estrellas Michelin puesto que la certificación no existe en nuestro país.

Aunque sí hay chefs mexicanos y restaurantes abiertos por mexicanos fuera del territorio nacional que cuentan con la distinción. Tal es el caso del restaurante Punto MX, propiedad del chef Roberto Ruiz y que se ubica en Madrid; Hoja Santa de Paco Méndez, en Barcelona; y Mexique de Carlos Gaytán, en Chicago. En cada uno de estos lugares destaca la forma en que sus chefs han logrado retomar la cocina mexicana y adaptarla a los ingredientes y paladares del lugar donde estén.

Mexicanos Michelin

En Hoja Santa, Paco Méndez presenta un menú degustación inspirado en los diversos estados del país: buñuelo de Nuevo León, mole de ajo negro de Oaxaca y palanquetas de Hidalgo. Críticos locales han alabado el trabajo que Hoja Santa hace con el picante: la cantidad justa para dar sabor sin saturar los paladares europeos. Apenas pasó un año entre su apertura y que recibió la estrella que mantienen desde 2015.


Carlos Gaytán, creador de Mexique, fue el primer chef mexicano en obtener el reconocimiento. Hoy utiliza este restaurante de Chicago como plataforma para fusionar lo tradicional mexicano con su preparación en gastronomía francesa, produciendo piezas como el chile relleno de ratatouille o el huarache con espinaca salteada, queso feta y jitomates caramelizados. Mexique ha servido para dar una muestra de cocina mexicana refinada en zonas donde aún se considera a los burritos o el chili como lo “típico” de México.

Punto Mx sobresale por cómo ha integrado la cocina mexicana con la española. El chef Ruiz cultiva sus propios ingredientes y ha sabido sustituir otros con las variedades que se dan al otro lado del Atlántico.


Casa Enrique
en Nueva York también cuenta con una estrella, misma que ha mantenido en tres guías consecutivas. El chef Cosme Aguilar sostiene una propuesta tradicional basada en su propio hogar y busca llevar el sabor de los pueblos mexicanos a las playas de Long Island: enchiladas, pastel de tres leches, rajas, pozole. Quienes lo han visitado afirman que se trata del mejor restaurante de comida mexicana en todo Nueva York.

El futuro

Probablemente es sólo cuestión de tiempo antes de que la certificación Michelin llegue a México. Cuando eso pase, seguro los restaurantes mexicanos alcanzarán rápidamente una o más estrellas: han demostrado el rasgo principal que busca la Guía, consistencia en su calidad, y una sólida reputación en su cocina.

Ayúdanos por favor a difundir el contenido de este post para que otra persona conozca esta información.
¡¡¡Muchas gracias!!!

GastroMakers es un espacio dedicado a promover la cultura gastronómica del mundo.

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 1 =

Cultura gastronómica

Alimentos de Semana Santa

Gastromakers Staff

Publicado

en

Foto: Archivo / Platillos de Semana Santa

La comida forma parte del ritual de esta costumbre religiosa

La gastronomía de la Semana Santa corresponde a todas las costumbres culinarias y todos los alimentos permitidos durante el periodo sagrado del cristianismo y suele transcurrir desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, desde el punto de vista litúrgico. Cada país (con alguna representación o grupo cristiano) suele tener algún conjunto de platos, o preparaciones, característicos de esta fecha que por regla general no suele tener contenido carnal debido a la abstinencia observada durante este periodo.

Foto: El pan de pascua – Pintor: Mykola Pymonenko.

Por regla general se opone por completo a la abundancia mostrada en el Carnaval, una de sus características es la austeridad de la gastronomía de la Semana Santa, tanto en la elaboración de los alimentos como en los ingredientes empleados. La tradición reza que el Viernes Santo y el Miércoles de Ceniza debe regir el ayuno y la abstinencia de cualquier tipo de alimento durante todo el día, este sacrificio llega a los seis Viernes de Cuaresma donde la abstinencia sólo será de alimentos preparados con carne.

El ayuno debe ser entendido como en no hacer más que una sola comida al día y en abstenerse de ciertos manjares. Esta imposición obliga a unas reglas gastronómicas severas en cuanto a los ingredientes y a las cantidades, los pescados acompañados de todo tipo de verduras, legumbres, etc. y los dulces pasan a ser los ingredientes protagonistas de la mayoría de los platos. Suelen ser platos, por regla general con gran capacidad de saciamiento: ayudan a evitar la tentación del consumo de carne.

La comida única que se hacía durante el ayuno antiguamente era a la puesta del sol, tras algún tiempo se fijó a las tres de la tarde, y posteriormente ya desde el siglo XIV se permite hacerla a mediodía. A esta comida se la denominó colación que es comida ligera que se toma por la noche en días de ayuno.

La iglesia católica prohíbe el consumo de carnes rojas y blancas únicamente en el Viernes Santo, solamente permite el consumo de vegetales (frutas y verduras) y de animales acuáticos (pescados y mariscos); también permite el consumo de otros productos de origen animal como el huevo, la leche y la miel. Esto también se aplica en el Miércoles de Ceniza y en los seis Viernes de Cuaresma.

Tradición en México

foto: Archivo, Platillo de Romeritos

En este país, se da la tradicional abstinencia de carnes rojas, se preparan platillos como los “romeritos”, una especie de planta regional (no debe confundírsele con el romero) que se cocina en “mole”, una compleja salsa elaborada a base de diversas especies de chile, pan, chocolate, múltiples especias y semillas oleaginosas. Estos platillos suelen acompañarse de tortas hechas de papa con atún o de camarón seco (molido). Es común también la preparación de un chile mexicano llamado “poblano” (una variedad de pimiento) con relleno de pollo en salsa de tomate, de queso, de atún o de cualquier otro guisado, según la región. Igualmente conocido el consumo de sopas de leguminosas, como lentejas y habas, a las cuales se le añaden sabor mediante el frito de tomate y cebolla, y el cocimiento con cilantro. Otro tipo de preparación son los chiles chipotles rellenos de queso. También es una época en que se consume mucho el nopal, preparado de diferentes maneras.

Foto: Archivo / Pescado frito

 

Suele consumirse variedades de pescado local, y frutos de mar durante la cuaresma, tanto en cocidos (sopa de mariscos, caldo miche, caldo de pescado), inclusive, constituye una tradición el consumir tacos de pescado durante la cuaresma, única época usual para elaborarlos en el interior de la república, aunque cotidianos en las zonas costeras. Es común la elaboración del agua de ensalada, que consiste en una mezcla de frutas picadas (manzana, plátano, melón, sandía, fresa, papaya…) y lechuga en agua azucarada; ésta adquiere su color con el pigmento de la flor de jamaica o jugo de betabel.

Foto: Archivo / Capirotada

Como postre, en el centro del país se elabora la llamada Capirotada, una combinación de capas de bollo (elaborado únicamente en semana santa) y atole de fécula de maíz sabor vainilla, cocido con canela, entre las cuales suele añadirse elementos de sabor como nueces, pasas, piñones, almendras, coco rayado y fruta cristalizada: higos, manzana, pera, durazno, fresas y el acitrón, un raro dulce elaborado con la pulpa de las biznagas gigantes, una cactacea xerofila, la cual es cocida por varias horas en caramelo. Los ingredientes de la Capirotada varían de acuerdo al lugar en donde se preparen.

Una variación, en vez de fécula de maíz se utiliza piloncillo, el cual se pone a hervir con canela y clavo para darle un sabor especial. Al igual que a la de fécula se le ponen nueces, pasas, etc.

Sin lugar a dudas, las tradiciones religiosas y en general humanas simpre son un buen pretexto para deleitarse con platillos que normalmente no se comen en el año.

¿Qué opinan de estas tradiciones gastronómicas? Puedes comentar o compartir esta nota si fue de tu interés!

Sigue leyendo...

Cultura gastronómica

31 de marzo: Día del Taco en México

Gastromakers Staff

Publicado

en

Foto: NACHO LÓPEZ, HOMBRE CON MANIQUÍ COMIENDO TACOS, CA. 1953. ©INAH

El Taco es amor hecho comida

La comida mexicana es un vasto universo donde se conjugan toda clase de ingredientes y preparaciones (algunas más elaboradas que otras), aunque si fuera necesario elegir un platillo representativo, seguramente optaríamos por un buen taco. 

No es casualidad que muchos de los restaurantes “mexicanos” que se abren en el extranjero ofrezcan, como uno de los platillos principales en la carta, alguna de las variedades de tacos, pues a lo largo y ancho del territorio de México, este platillo ha proliferado y adoptado rasgos característicos de la región de donde proviene. 

Así, los tacos de Ensenada (Baja California, al norte del país) son de pescado o camarón y los yucatecos (en el extremo sur), de cochinita pibil, por citar sólo dos casos icónicos.

A pesar de su diversidad, para realmente ser llamado taco, esta preparación requiere de tres elementos básicos: tortilla, algún ingrediente para envolver con ella (guisados, vegetales o proteínas, incluidos los insectos) y la imprescindible salsa en la que, de nuevo, pueden participar toda clase de componentes.

Foto: Archivo / Orden de tacos

Nacimiento del taco

A ciencia cierta, nadie sabe cuál fue el momento cumbre de la invención del taco; sin embargo, queda claro que ya nuestros antepasados prehispánicos comían este tipo de preparaciones. 

Cronistas como fray Bernardino de Sahagún y Bernal Díaz del Castillo refieren las costumbres culinarias de los habitantes de las nuevas tierras. Narran, por ejemplo, que el emperador Moctezuma tomaba pedazos de tortilla para remojarlos en molli, por lo que el origen de los tacos quedó asentado desde tiempos precolombinos. 

Foto: Imagen INAH

Lo más probable es que los tacos hayan nacido en una zona específica del territorio nacional: la meseta central, pues constituyen un elemento más de la importante cultura que se desarrolló en la región. 

Pero no todo quedó ahí: su consumo se extendió a lo largo y ancho de nuestras tierras, por todas partes, y así este platillo, de aparente elaboración sencilla, fue enriqueciéndose, adquiriendo características, modos de preparación e ingredientes típicos de cada zona adonde llegaba.

Significado de la palabra taco

Existen varias teorías acerca del origen de la palabra taco. Hay quien argumenta que el sustantivo con el cual designamos este platillo típico deriva del verbo atacar, que en una de sus acepciones significa “apretar” o “atiborrar”. 

Foto: Vendedor de tacos en México / INAH

En cambio, otros refieren que proviene de uno de los múltiples nombres, en lengua indígena, de las variedades de tortillas o, incluso, de un vocablo que empezó a usarse en el siglo XVIII en España para designar comidas ligeras que se tomaban fuera del horario habitual o por las noches en la taberna. 

Lo anterior nos permite hablar acerca de la versatilidad de este alimento cuyo consumo, no en balde, se ha extendido en su modalidad callejera, pues se come a cualquier hora, en cualquier parte y sin la necesidad de usar cubiertos.

Tortilla como base del taco

La base de todo taco es definitivamente la tortilla; la esencia está en el maíz, sustento de los mexicanos. 

En la época prehispánica, las mujeres preparaban las tortillas sobre una piedra caliente o en un comal colocado directamente sobre el fogón, y las decoraban usando chile rojo como pigmento. 

Para la correcta preparación del maíz, así como para aprovechar mejor sus nutrientes y facilitar su digestión, este ingrediente básico se cuece en agua de cal o con ceniza para que suelte el hollejo (cáscara). 

Posteriormente, el maíz cocido de este modo, conocido como nixtamal, se muele para obtener la masa de las tortillas. Las hay de todos colores, según la variedad de maíz que se emplee, y de diferentes tamaños.

Foto: Archivo / Tortillas

La versión taquera es generalmente más pequeña que la usada para acompañar las comidas, aunque tacos como las flautas se sirven con un tipo de tortilla más grande y ovalada que se fríe hasta dorar y endurecer. 

En las preparaciones típicas del norte del país se emplean también las tortillas de harina de trigo, que se rellenan de macha ca (carne de res seca) y, en otras ocasiones, de machaca mezclada con huevo.

Relleno del taco

Es, en definitiva, lo que otorga identidad al taco que, para serlo, requiere de algún guiso o ingrediente principal para envolver. 

Los niños, formados fuera de la tortillería, obtienen su recompensa cuando al llegar les regalan un taco de sal con una humeante tortilla, pues para hacerse un taco se requiere de un solo ingrediente, como el chile, por ejemplo: otro alimento básico en la dieta del mexicano. 

Foto: Archivo / Tacos de Guisado

En cuanto a las proteínas, los tacos pueden ser de carne de res, de cerdo o de carnitas, de pollo, de borrego, de chivo y hasta de pescado. 

Otros rellenos para comensales aventureros incluyen insectos, como jumiles, chapulines u hormigas. En cambio, los guisados, como arroz a la mexicana, nopales, mole, tinga, frijoles refritos y chicharrón, son rellenos quizá más ordinarios y comunes, aunque no menos suculentos por ello.

No es taco sin salsa

El taco no es taco sin una buena salsa y la salsa no es salsa sin un buen toque picante. Este elemento adereza y complementa, además de agregar acidez y cierto contraste al sabor del taco y su relleno. 

Entre los ingredientes que las componen no pueden faltar los chiles serranos, habaneros, de árbol, jalapeños, en sus versiones frescas o secas; así como los tomates verdes o los jitomates, la cebolla, el ajo, el aguacate o el cilantro. 

Foto: Stock Pixers

De todos colores y consistencias, las salsas mexicanas pueden llevar algunos de los ingredientes anteriores finamente picados, molidos en molcajete o licuadora e incluso rebanados en juliana. Sean cuales sean sus características, el toque que agregan a los tacos resulta imprescindible.

Texto por: Ana Sofía Ramírez Heatley

Comenta o comparte si te gustan los tacos!!!

Sigue leyendo...

Cultura gastronómica

Libro recomendado / Qué es cocinar de Ferran Adrià y elBullifoundation

Gastromakers Staff

Publicado

en

Foto: Libro Qué es cocinar

Ferran Adrià y su compromiso por compartir el conocimiento de calidad

Qué es cocinar se enmarca en la Bullipedia para ofrecer una visión holística de la acción y el proceso de cocinar y de su resultado, la cocina. La base para este trabajo es la metodología Sapiens, creada por Ferran Adrià y elBullifoundation desde la perspectiva del pensamiento sistémico. Por su vocación y contenido transversal, el lector encontrará en este libro alusiones reiteradas a los productos, las elaboraciones y las cocinas que se tratan en otros volúmenes de esta enciclopedia.

Si parecía que habíamos alcanzado a comprender la ecuación por la que producto, técnica y herramienta, sumados a una fuente de energía, generan un resultado, Qué es cocinar se abre a la posibilidad de cuestionar el statu quo de esta acción que acompaña al ser humano desde el Paleolítico. Para ello, se revisa la cocina desde el origen, buscando sus límites y valorando sus posibles interpretaciones.

Partiendo de la premisa Sapiens del establecimiento de un orden para una mejor comprensión, la narración que llega al lector de Qué es cocinar se adentra en ese todo enorme y complejo mundo para plantearlo por partes. Solo así, «ordenando la cocina», se puede prestar atención cada vez a un concepto, elemento o característica distintos dentro de esa realidad. El objetivo es entenderlos como parte de un conjunto repleto de opciones y abierto a la innovación.

El foco de esta investigación, en línea con la Bullipedia, apunta directamente a la cocina que encuentra su lugar en la restauración gastronómica occidental, eje central de interés de esta enciclopedia. Sin embargo, dar una respuesta a la pregunta que da título a este volumen requiere de la inclusión de contextos, visiones y posibilidades que resultan de ampliar este horizonte, abriendo nuevas perspectivas. Con este propósito, se incluyen también actores, tiempos y escenarios en los que cocinar adopta otros significados que escapan a la restauración gastronómica, además de todos aquellos que le son propios. Texto Sic WEB ElBullistore

Una verdadera joya de libro nos regala Ferran Adrià, como parte de la Bullipedia y su contribución al mundo de la gastronomía. Si tienes posibilidades de comprarlo, sería de gran apoyo para elBullifoundation y sino, Ferran Adrià lo ha puesto en digital para que puedas leerlo completamente gratis.

Aquí opciones de compra o descarga forma gratuita en digital

Puedes solicitar el libro físico aquí…

Desde Amazon…

Descargar gratis en PDF aquí…

Sigue leyendo...

Tendencias

Copyright ® 2021 GastroMakers Derechos Reservados