Contáctanos

salud

Intolerancia a la lactosa

Gastromakers Staff

Publicado

en

¿Cuántas veces has visto un caballo en edad adulta beber leche? ¿Qué tal un elefante o un rinoceronte?

La realidad es los seres humanos somos la única especie del reino de los mamíferos que continúa ingiriendo productos lácteos una vez terminada la lactancia y de hecho, durante toda su vida, vamos ni siquiera las vacas. Y el hecho de que el resto de los animales no lo haga, es porque la leche es extremadamente difícil de digerir. Para algunos, el cuerpo no suele ser lo suficientemente resistente a la lactosa, causando síntomas y consecuencias penosas, pero ¿qué es lo que sucede dentro de nuestro cuerpo?

La intolerancia a la lactosa es un padecimiento de las microvellosidades intestinales a causa de la poca o nula producción de la enzima lactasa, o sea la imposibilidad de metabolizar o digerir el azúcar natural de la leche. Estas enzimas son las primeras que un ser humano desarrolla, indispensables para la etapa de lactancia, donde los bebés obtienen el total de los nutrientes en la leche que produce la madre. Pero después, los niños ya son capaces de ingerir otro tipo de alimentos más variados para satisfacer todas sus necesidades.

La intolerancia a la lactosa puede ser permanente o temporal. La permanente está determinada en los genes de los pacientes y es hereditaria. Es la más frecuente en la adultez de las personas, al perder la enzima lactasa. La temporal se refiere a una deficiencia transitoria en el intestino debido a otros padecimientos como los causados por algunos fármacos, malnutrición o infecciones gastrointestinales.  Pero también existe la deficiencia congénita de lactasa, en donde también se impide la producción enzimática, pero sucede desde el nacimiento. Especialistas afirman que se trata de una predisposición genética presente en algunas razas o etnias, que es transmitida de generación en generación.

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa son muchos y ocurren regularmente tras la ingesta de alimentos lácteos. Dependiendo del nivel de intolerancia y la cantidad de producto ingerido, los indicios pueden variar en cantidad y magnitud; suele presentarse en forma de diarrea, flatulencias, heces flotantes y fétidas, estreñimiento, dolor al defecar, desnutrición, pérdida de peso, cólicos, distensión abdominal erupciones en la piel entre otras.

A pesar de lo terrible que suena cualquiera de estos síndromes ante la simple ingesta de un delicioso vaso de leche, existen pruebas que diagnostican dicho padecimiento en las personas. Se basan en la medición de la respuesta glucémica ante la ingesta de cierta cantidad de lactosa y durante ciertos períodos de tiempo; exámenes como el de hidrógeno espirado, de acidez de las deposiciones e incluso una biopsia del intestino delgado pueden confirmar el diagnóstico.

Aunque parezca increíble, la intolerancia a la lactosa es considerado un estado normal para la mayoría de los adultos y no es una enfermedad. Las personas que lo padecen suelen encontrar un sustituto que mantenga el consumo de nutrientes, además de que la gran mayoría de las marcas de lácteos comerciales cuentan con productos y líneas deslactosadas.

Si tú lo piensas dos veces antes de probar un delicioso queso, mueres de antojo sin poder saborear el dulce de leche que hizo la abuela y huyes desesperado lejos de estos manjares, entonces haz un ejercicio; mide a prueba y error tu límite de ingesta de lactosa y así podrás manejarlo mucho mejor. Busca productos especiales para intolerancia a la lactosa y comprueba hasta dónde te permite llegar tu cuerpo. Así, la próxima vez que asistas a un cumpleaños sabrás qué tan grande te sirves esa rebanadita de pastel de tres leches.

 

GastroMakers es un espacio dedicado a promover la cultura gastronómica del mundo.

Advertisement
Hacer un comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 62 = 68

salud

Comer grasas, ¿bueno o malo?

Gastromakers Staff

Publicado

en

Es muy común escuchar que debemos evitar las grasas

De manera común relacionamos el estar sano con llevar una dieta baja en grasas, pero ¿qué pasaría si conociéramos lo esencial que son las grasas para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo?

Las grasas son la principal fuente de absorción de las vitaminas como A, K, E y D, además tienen la función de formar hormonas y tejidos, funciones primordiales para mantenernos vivos.

Pero si son tan buenas ¿por qué en los años ochentas y noventas se consideraron la base de padecimientos crónicos como la obesidad, el colesterol alto y los padecimientos cardíacos?

Pues a pesar de ser imprescindibles, el origen y la composición de las grasas que ingerimos afectan sus beneficios ya que es necesario tener un aporte equilibrado de las mismas.

Por ejemplo, se comenzó a usar el aceite vegetal como una manera de darle textura a los alimentos y la comida rápida se resumió en “grasa” y sí es verdad que los índices de obesidad crecieron alrededor de esa época, pero el problema fue el descubrimiento de los médicos alrededor del colesterol, lo que los hizo resumir los problemas de obesidad en la ingesta de grasas en general.

Las grasas que algunos llaman “buenas” son las insaturadas y a partir de ellas es que nuestro cuerpo encuentra la manera de metabolizar fácilmente todo lo que ingerimos. Si quitamos las grasas de nuestra dieta, nuestra saciedad se hace menor y los sustituimos con la ingesta de alimentos con menos nutrientes, lo que nos puede provocar ansiedad y hambre.

Se recomienda que el 30 o 35% de nuestra energía venga de grasas buena, pues irónicamente reducen el índice del colesterol. Estas grasas las podemos encontrar en proteínas como el pescado, en nueces y almendras, en semillas, aceitunas y aguacate, entre otros.

Estos alimentos secretan ceras para proteger el pelo y la piel, manteniendo su flexibilidad y lubricándolo. Además las membranas de las células están compuestas por una doble capa lipídica que crea una separación entre el interior y el exterior de ésta. Esto afecta directamente al sistema nervioso, pues constituyen la base del mismo. Además, otros ácidos grasos y oligosacáridos se localizan en las neuronas del cerebro, sustancia gris y glóbulos rojos.

Por eso, la próxima vez que escuchen una “dieta baja en grasas” consideren a qué grasas se refieren.

Sigue leyendo...

salud

Proyecto Barro Aprobado libre de plomo

Gastromakers Staff

Publicado

en

La gravedad del problema del plomo en la sangre y la importancia de disminuirlo

Barro Aprobado es un programa de Pure Earth México encauzado en apoyar a las comunidades alfareras para estimular a que su producción sea libre de plomo. Un programa orientado a mejorar la salud de la población en México, y que a su vez promueve la preservación uno de los oficios más ancestrales de la humanidad, es la alfarería. La reducción de los niveles de plomo en sangre es la meta sustancial de Barro Aprobado, por esta razón generamos información que concientice acerca de la alta toxicidad del plomo y de su constante presencia en nuestra vida cotidiana, remarcando que en México se encuentra muy frecuentemente en la loza de barro vidriado el cual se impregna en alimentos y bebidas. Nuestro objetivo fundamental es promover la depuración del barro y el desarrollo sustentable de las comunidades alfareras en México.

Alfarería libre de plomo

El plomo es un metal neurotóxico que tiende a acumularse en los tejidos de quienes están frecuentemente expuestos al mismo pero su mayor daño es causado por la ingesta del mismo. Conforme se acumula en el organismo aumentan los padecimientos y sus efectos nocivos arriesgan nuestra salud a mediano y largo plazo, en ocasiones de manera irreversible.

Debido a su versatilidad y gran cantidad de aplicaciones, el plomo está constantemente presente en nuestra vida, facilitando su acceso a nuestro organismo y poniendo en riesgo nuestra salud y la de nuestras familias. Aunque el plomo está muchas veces presente en pinturas, cosméticos y productos metalúrgicos, entre otros; la alfarería tradicional mexicana es una de las fuentes más importantes de exposición a este metal cuando se usan vidriados con plomo para consumo de alimentos y bebidas.

A lo largo del territorio mexicano existen decenas de miles de talleres alfareros y actualmente más de 90% de ellos produce loza vidriada con esmalte a base de óxido de plomo, también conocido como greta. Las familias alfareras que trabajan con greta están permanentemente expuestas a este metal pesado que se dispersa fácilmente en talleres y viviendas e ingresa al organismo por vía oral y respiratoria.

La población infantil es particularmente vulnerable a los efectos nocivos del plomo. Diversos estudios indican que la exposición al plomo durante los primeros años de vida limita el desarrollo intelectual y puede provocar daños neurológicos y cerebrales permanentes. De acuerdo al Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), más de un millón de niñas y niños que habitan en localidades menores a 100 mil habitantes tienen niveles elevados de plomo en sangre.

Según el reporte del INSP, los altos niveles de plomo en sangre se relacionan con la pobreza, escaso consumo de calcio en la dieta y con la producción de alfarería tradicional mexicana esmaltada con óxido de plomo.

Examinando los beneficios del barro a nivel funcional y como parte de la tradición mexicana es fácil comprender que el verdadero reto radica en la adopción de esmaltes libres de plomo para la producción alfarera y en promover el consumo del barro de calidad. Implementando Barro Aprobado se contribuye a la sostenibilidad económica de las comunidades alfareras y a que la sociedad mexicana, principalmente la infancia, regenere su salud y capacidades cognitivas.

Información de la página oficial Barro Aprobado

Conoce más de este proyecto en: https://barroaprobado.org/programas.html

Información de la Secretaria de salud: https://www.gob.mx/salud/articulos/ollas-y-jarritos-de-barro-sin-plomo

 

Sigue leyendo...

salud

¿Porqué es mejor la comida orgánica?

Gastromakers Staff

Publicado

en

Alimentos orgánicos

Los métodos orgánicos y agro ecológicos en granjas generalmente construyen una mejor tierra que no contamina y que protege ecosistemas mejor que los cultivos comunes.

Un nuevo estudio de la Universidad de Newcastle sobre los beneficios de lo orgánico contra lo convencional confirmó que los métodos de cultivo orgánico sí tienen un impacto positivo en la salud. Los resultados se mostraron en la cantidad de antioxidantes y en los bajos niveles de pesticidas en los plantíos orgánicos.

Los antioxidantes comúnmente son relacionados con el bajo nivel de riesgo de cáncer y otras enfermedades, las plantas producen antioxidantes naturalmente para protegerse de las enfermedades, pero cuando se aplican pesticidas, las plantas ya no tienen la necesidad de generar sus antioxidantes como defensa.

Alimentos orgánicos

Beneficios de alimentos orgánicos

El Dr. Charles Benbrook de la Universidad Estatal de Washington del Centro de Sustento de Agricultura y Recursos Naturales, explicó “Nuestros resultados son altamente importantes y ayudarán tanto a científicos como consumidores a decidir entre toda la información contradictoria presente disponible en la densidad nutricional de lo orgánico y lo convencional..

Entre los resultados encontrados en el estudio están que los plantíos orgánicos contienen en promedio 17% más antioxidantes, que algunos plantíos incluyendo verduras, frutas y granos.

Así que si tienen cerca de ustedes un buen mercado orgánico o la oportunidad de plantar sus propias verduras, no se pierdan de los beneficios.

La transformación empieza con lo que llevas a tu mesa

Sigue leyendo...

Lo + Trending

Copyright ® 2021 GastroMakers Derechos Reservados