Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Ir arriba

¿Porqué fracasan los bares y restaurantes?

Lo difícil no es llenarlo los sábados y domingos, sino el resto de días

Muchos proyectos gastronómicos de bares, restaurantes o incluso pequeños negocios como cafeterías surgen y se desvanecen en poco tiempo y tiene que cerrar por no tomar en cuenta procesos que son fundamentales para llevar a buen rumbo el negocio.

En la actualidad las personas se ven en la necesidad de generar alternativas de empleo abriendo su propio negocio como un bar o restaurante la cual creen que es una solución fácil, y que es una tabla de salvación. Y es un gran error, porque la gestión de los mismos no olvidemos que es crear y gestionar una empresa y para ello debemos ser conscientes de que no es un negocio sencillo.

A continuación una serie de errores de base:

1-. No entender la gestión de un bar o restaurante como una empresa, y caer en el error de no formarse en los conceptos básicos de gestión de empresa.

2-. Falta de experiencia en cómo administrar un restaurante.

3-. No definir un organigrama claro de la empresa de restauración. Y en estos casos existen las dudas ¿pero quién manda aquí?, no existe una clara descripción de los diferentes puestos de trabajo ¿quién hace qué, cómo y cuándo?

4-. No tener claro un sistema de compras y la importancia del almacenamiento de los alimentos.

5-. No tener diseñado un proceso de inventarios sorpresa.

6-. No seguir ningún tipo de estándares de calidad de servicio, atención al cliente/amigo, cultura de la fidelización de los mismos. No saber porque nuestros clientes/amigos vuelven al bar o restaurante. Tener claro que la atención al cliente es tan importante como la propia gastronomia.

7-. No entender que la formación en un restaurante sólo trae beneficios. Y la misma es un motor de motivación del personal que le hace implicarse más en la gestión de la empresa y de sus resultados.

8-. No  aplicar el coaching para dirigir equipos de trabajo, es decir, no liderar, que es diferente de ser jefe, el jefe solo ordena, el lider de equipo pone ajemplo y demuetra el conocmiento. Eso genera que lo quieran imitar.

9-. Ser conscientes de las nuevas necesidades de los clientes/amigos como la atención a las alergias e intolerancias alimentarias.

10-. No utilizar las nuevas tecnologías para la gestión de los restaurantes.

11-. No utilizar las nuevas herramientas de comunicación como son las redes sociales la cual es una arma poderosa de comunicación y muy importante para la promoción. Peor aun, tratar de llevarlas ellos mismos y no apoyarse de alguien que lo haga de manera profesional.

12-. No practicar un control sistemático de costes, e ignorar los ratios adecuados para gestionar un bar o restaurante eficiente.

13-. No disponer de fichas técnicas ni escandallos para tener claro el coste real de los platos a  ofertar, no controlar las mermas o el desperdicio de los alimentos (merma).

Como primer resumen todo lo comentado para el éxito de un bar o restaurante, dada la fuerte competencia y los cambios de hábitos de la sociedad moderna,  se debe PLANIFICAR, CONSULTAR, ESTUDIAR Y DEJARSE ASESORAR ADECUADAMENTE, si queremos triunfar en nuestra empresa de restauración.

Olvidemos de una vez que un bar o restaurante lo monta cualquiera. Hace falta tanto conocimiento y experiencia como cualquier otra profesión.

Hablamos de gestión de personas, de gestión de productos, negociación con bancos y proveedores, satisfacción y fidelización clientes y numerosas tareas que requieren, repito, formación y experiencia.

Ayúdanos por favor a difundir el contenido de este post para que otra persona conozca esta información y le pueda ser útil.
¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Somos una agencia dedicada a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.

Haz un comentario