Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Ir arriba

¿Por qué comer es un placer?

Razones de la “Felicidad gastronómica”

Alguna ves te haz preguntado porque cuando comes tu alimento favorito sientes un enorme placer. Es algo que no puedes expliar pero te sucede y hace que tu cuerpo tenga una experiencia de satisfacción que te gusta experimentar regularmente. A continuación tratamos de explica las posibles causas de este fenomeno emocional que tal ves solo los humanos exprimentamos.

Comer es un placer por razones químicas. Es decir, todo el control lo tiene nuestro cerebro y no el estómago. Al comer, nuestras neuronas segregan una hormona llamada “dopamina” que está asociada con el sistema del placer del cerebro y hace que no podamos controlarnos. Esto tiene mucho sentido si caemos en la cuenta de que la mayoría de nuestras “primeras citas” han transcurrido entorno a una mesa. ¡Pensandolo por un momento! Es la combinación perfecta: sentimos placer al estar junto a una persona por la que nos sentimos atraidos o agusto y a la vez también sentimos placer al comer. ¡Ahora entendemos porqué muchas “citas” terminan como terminan! 😉  Al igual que comer la dopamina también es la responsable de que nos sintamos tan felices después de tener relaciones sexuales. Ahí queda dicho.

Pero ¿por qué hay alimentos que al comerlos nos producen más placer que otros? ¿Por qué a cada apersona le produce placer ingerir unos alimentos determinados? Es sencillo. El placer es una sensación subjetiva vinculada a innumerables estímulos, muy diversos para cada persona. Por ejemplo, hay personas que sienten placer al comer un alimento o un plato que les trae recuerdos de la infancia (¡los platos de la mamma!), a otras les evoca momentos felices de su vida y hay quien lo asocia a determinadas emociones. Así que en definitiva, podríamos decir que los alimentos tienen un valor emocional que explicaría porqué las tentaciones se sienten de forma tan particular y porqué en casos en los que uno está agustito y relajado, bien sea  porque se encuentra de vacaciones frente a un buffet libre o comiendo en familia, no puede controlar qué y cuanto come. ¿Te resultan familiares estas situaciones?

“Es muy importante que tomemos el alimento como medio de vida y placer lícito; pero como todas las emociones, los placeres no deben superar lo razonable”.

Olvidemos los sentimientos de culpabilidad relacionados con la alimentación. Para ello, debemos desarrollar una relación coherente con la comida y unos hábitos alimentarios inteligentes y saludables. Esto puede incluir una confección imaginativa y sabrosa de nuestras comidas favoritas para aumentar el placer sin incurrir en excesos.

Ayúdanos por favor a difundir el contenido de este post compartiéndolo en tus redes sociales para que otra persona conozca esta información.
¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Somos una agencia dedicada a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.