Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Ir arriba

Las mollejas de pollo

Las mollejas de las aves de corral son una saludable y popular comida en todo el mundo.

La molleja del pollo es simplemente un músculo donde el ave tritura y ablanda los alimentos por medio de una presión mecánica antes de digerirlos. Es una parte del sistema digestivo de estos animales donde ellas muelen los alimentos con la ayuda de pequeñas piedras tragadas previamente durante el picoteo, pues las aves, al carecer de dientes, tragan piedras o arena para ayudar a la digestión, como forma de “masticar”.

Un plato casero fácil, económico y muy sabroso: mollejas de pollo. Esta parte de las aves pertenece a ‘’la casquería’’, despojos de animales que antes se usaban mucho en la cocina. En la actualidad siguen ingredientes de distintos platos pero han perdido protagonismo frente a otros cortes de carne.

Cuando se pica un pollo entero y se le saca la molleja, antes se abre en dos para extraerle las piedrecillas, así como su gruesa envoltura. También debe eliminársele el exceso de grasa y cartílagos, para eso puede utilizarse una tijera de cocina o un cuchillo muy afilado. Las mollejas se pueden cocinar junto con el pollo o también preparar por separado, asadas, escalfadas o salteadas.

Aquí algunos de los nutrientes de este poderozo alimento:

Vitaminas

Las mollejas aportan vitamina A, el 20% del valor diario recomendado, la cual es la encargada de cuidar la piel y el crecimiento celular; esencial para que el sistema nervioso se encuentre sano y cómplice en la formación de glóbulos rojos. Además contiene niacina, que es la vitamina que reduce el riego de padecer cáncer o diabetes, aporta el 18% del valor diario recomendado.

Proteínas

Una taza de mollejas de pollo, aproximadamente 145 gramos, puede aportar hasta un 61% de proteínas del valor diario recomendado. Las proteínas son esenciales para regular distintas funciones del organismo y formar nuevos tejidos, músculos o huesos, o la reparación de los mismos.

Minerales

Tienen alto contenido de minerales como el hierro, necesario para la creación de hemoglobina. Su aporte es de alrededor del 18% del valor diario recomendado. El zinc, que fortalece al sistema inmunológico y el fósforo, que ayuda al crecimiento, así como a la formación de huesos y dientes.

Además de estos aportes nutricionales, las mollejas contienen un bajo contenido en grasas. Menos del 10% de la ingesta diaria recomendada de grasas se encuentra en una taza de mollejas. Aunque su contenido de colesterol es elevado, con 370 miligramos; la ingesta diaria no debe pasar de 300 miligramos.

Ya lo sabes, además de ser económicas, las mollejas aportan una gran cantidad de nutrientes por lo que deberías incluirlas con mayor frecuencia a la hora de la comida.  

Somos una agencia dedicada a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.