Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Ir arriba

La Comida Porno

El hashtag #foodporn hasta ahora se asociaba con hábitos alimenticios poco sanos, pero una investigación demuestra lo contrario, sobre todo en el norte de Europa y Oceanía.

Allá por la década de 1990, un programa culinario televisivo llamado Two Fat Ladies (Dos gordas) se convirtió en un gran éxito de audiencia en Reino Unido por su rechazo irreverente a los consejos de dieta sana. Las dos presentadoras se deleitaron con recetas repletas de nata, manteca de cerdo y carnes grasas. De hecho, el productor del programa calificó de “placer pornográfico” el uso que la pareja daba a las grandes cantidades de mantequilla y nata.

El programa formaba parte de una emergente tendencia que ha dado paso a que #foodporn (que se traduciría como comida porno) se convierta en uno de los hashtags más populares de las redes sociales. El fenómeno consiste en compartir imágenes glamurosas de comidas grasas, altas en calorías capaces de bloquear las arterias. Las fotos a menudo muestran la comida de forma provocativa, con el uso de unas técnicas similares a las que se emplean en la fotografía de moda o incluso pornográfica.

La tendencia ha generado una importante controversia. La cuestión central es si el fenómeno #foodporn fomenta una relación insana con la comida de la misma manera que la pornografía ofrece una visión irrealista sobre la sexualidad.

La comida es sensacional y si logramos asomarnos un poco más, podríamos tal ves revelar un sentido oculto; Quizás erótico o incluso pornográfico.

Ustedes tienen la última palabra.

Texto original: Por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Teresa Woods

Somos una agencia dedicada a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.

Haz un comentario