Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Ir arriba

Flores comestibles

No todas las flores se comen, aquí dejamos unas que son comestibles

Debemos saber bien qué estamos recolectando antes de comer nada. Si quieres estar seguro, es recomendable que compres semilla de flor comestible en tu vivero más cercano, la cultives y la pruebes. Y decimos esto porque las flores comestibles pueden ser muchas, pero de ahí a que sepan bien…Es distinto.

A continuación una lista de las flores comestibles que agregan sabor a nuestros platos:

1.- Violetas, las flores comestibles más conocidas

Las ponemos las primeras porque a parte de la belleza visual y el contraste que suponen con sus colores tienen un sabor agradable, suave y se pueden hacer de mil formas. Frescas, secas, cristalizadas e incluso confitadas.

Este tipo de flor fue de las primeras en consumir y aporta un gran grupo de antioxidantes y vitaminas. En la foto vemos una ensalada que combina partes verdes (pepino y distintos tipos de lechuga), frutas como la fresa y los pétalos o flores completas de violeta.

Su cultivo en el jardín, si te has decidido a aprovechar todo su potencial, es muy sencillo. Se puede cultivar incluso en macetas y tenerlas en casa (incluso en el balcón) para ir utilizando sus pétalos poco a poco según van saliendo en los meses de floración.

Su multiplicación es muy sencilla y se hace a través de semillas o estolones.

2.- Capuchinas, perfectas para ensaladas

Las flores de capuchina se utilizado ampliamente en los últimos años para decorar ensaladas y, por supuesto, son totalmente comestibles. De la capuchina podemos utilizar también sus hojas, que tienen un sabor fuerte, parecido al del berro.

Sin embargo, la parte más utilizada son las flores, ya que por los colores rojizos y anaranjados que tienen, son perfectas para adornar ensaladas donde predomina el verde (exentas de tomate, por ejemplo).

Os ponemos algunos ejemplos de ensaladas y recetas para que tengáis inspiración y podáis preparar vuestros propios platos con flores comestibles de capuchina.

Podéis cultivar la capuchina en vuestro jardín o huerto sin mayores problemas. Además, incluso también por medios ecológicos, ya que con el simple aporte de materia orgánica en base de compost se pueden conseguir plantas sanas y fuertes.

A la hora de recolectar, en el caso de las flores, deben ser cuando se encuentren en su mayor esplendor y máxima apertura. Tienen la ventaja de que el periodo de floración es muy extenso y tenemos todo una primavera y verano para disfrutar de ellas.

Cuidado con las semillas, porque dependiendo de su estado de formación pueden llegar a ser tóxicas. En el caso de las flores, hay que consumir una grandísima cantidad de ellas para tener algún efecto negativo en nuestro cuerpo.

Eso es debido a que contiene una pequeña cantidad en su composición de glucosinolatos (que le da el característico sabor picante a la flor) y trierucina, un compuesto tóxico que sólo se encuentra en las semillas.

Lo dicho, hay que consumir muchísima cantidad de flores para ser susceptibles a tener irritaciones o alergias. Hasta el agua, en grandes cantidades, puede ser tóxica.

3.- Caléndula, otra flor comestible ideal para aportar color a platos vegetales

La caléndula puede ser una gran novedad para las tristes ensaladas que sólo tienen verde (lechugas, espinacas, pepino, berros, canónigos, etc.) Aportan un colorido anaranjado que contrasta muy bien y sirve de precedente por su originalidad.

La caléndula es una planta muy agradecida para el huerto, convirtiéndose en la favorita de muchas familias. Aparte de por sus flores comestibles, proporciona una gran espectacularidad al jardín con su majestuosa floración.

En cuanto a sus cuidados, se adapta muy bien a todo tipo de suelos (desde arcillosos a arenosos) mientras tengan un buen drenaje. Su siembra se puede hacer mediante semilla directa al suelo o bien por trasplante (que puedes adquirir en gran cantidad de viveros por ser muy conocida).

En los platos, aporta un gran aroma (no todo va a ser el color) y se considera un «sustituto mucho más económico del azafrán» Al menos, con un sabor parecido. Puede ser aportada en fresco o bien cambiando el sabor y la textura se puede rebozar en harina, como también se hace con las flores de calabacín, un manjar que no os podéis perder.

Además, con la caléndula se puede hacer pomadas con fines medicinales. Es decir, prácticamente el aprovechamiento de esta planta es total. Flores comestibles de caléndula y reservar las menos apropiadas visualmente para hacer este tipo de remedios de uso tópico.

4.- Botón de Sechuan o flor eléctrica

Las flores comestibles de Sechuan son muy curiosas y no tan conocidas como el resto de plantas utilizadas en la cocina. Si se come en fresco tiene un efecto explosivo en el paladar combinado luego con una ligera sensación de anestesia.

De hecho, tiene propiedades medicinales con efectos analgésicos y es utilizado en la medicina tradicional como calmante de dolencias bucales y dentales.

Sin embargo, el botón de Sechuan también se puede utilizar una vez está seca, cambiando completamente la textura una vez se muerde, y perdiendo todas sus propiedades anestésicas, lo cual es positivo para mucha gente que no le gusta la desagradable sensación de hormigueo al comerlas si no tiene ninguna dolencia.

Su procedencia es de las zonas selváticas de Sudamérica pero toma su nombre por el parecido sabor de a la pimienta de Sichuan originaria de China.

Como curiosidad decir que sus flores nos recuerdan a las de la planta de manzanilla, y es que pertenece al a familia de Asteraceae de la cual también hace partícipe a manzanilla, margaritas y girasoles.

5.- Flor de cebollino, perfecta para aportar sabores fuertes

La flor comestible de cebollino es de color violáceo, parecido al de la lavanda. Se suele utilizar como flor comestible debido a u sabor, ya que es parecido al de la cebolla pero mucho más suave y sutil.

Es un tipo de flor comestible idónea para añadir a una ensalada, aparte de adornar platos de carnes y pescados.

Este sabor parecido al de la cebolla, pero con menos intensidad, es perfectamente compatible en numerosos platos, y puede ser utilizada como flor comestible en ensaladas, acompañamiento de carnes y pescados, pastas, etc.

Muchos de los grandes chef de la actualidad la están utilizando de forma masiva. Aparte de por su espectacular color azulado y violáceo, el sabor es inconfundible y atractivo. Sus flores se recolectan a partir de primavera, produciendo varias durante semanas.

Las que dejemos sin recolectar producirán las futuras semillas, que podrán ser utilizadas para garantizar la plantación de la siguiente temporada.

Como curiosidad decir que esta flor comestible también se utiliza para crear aceites especiados. Un aceite con un ligero sabor a cebolla o componentes parecidos es perfecto para ensaladas o aderezo de pizzas. También hay restaurantes y empresas que hacen lo mismo pero con el vinagre.

6.- Flor de calabacín, un sabor muy fino y dulce

Ahora que estamos empezando a ver los primeros calabacines por algunas zonas, decir que la flor del calabacín aquí en España es menos conocida pero en Italia por ejemplo, la utilizan muchísimo. La llaman zuccini y tiene un sabor muy fino y algo dulce.

Ahora que también conoces que puedes aprovechar las flores comestibles de calabacín, tenlo en cuenta cuando plantas calabacín en el huerto. No tires las flores. Puedes buscar en internet una gran cantidad de recetas donde se incluyen las flores de calabacín, incluso como plato único sin añadir nada más.

Muchos restaurantes que hoy en día cuentan con estrellas Michelin cuentan en sus platos con este tipo de flor. Fritas son increíblemente sabrosas (aunque menos saludables), e incluso ya no sólo se utilizan como acompañamiento si no que las flores comestibles son el plato.

7.- Disfruta de las flores comestibles de begonias

Tenemos muchas variedades de múltiples colores (blanco, rosa, rojo, etc.). En general tienen un sabor ácido y un poquito dulzón aunque casi imperceptible. En variados de frutases una muy buena opción por ejemplo, aunque también puede servir para carnes y ensaladas o incluso helados.

El bulli, uno de los restaurantes más famosos de España y el mundo, de Ferrán Adriá, tiene un plato donde las flores comestibles de begonias son las protagonistas.

Se conoce como papel de flores, donde se seleccionan distintas variedades de esta planta, aportando flores de distintos colores y mejorando el plato.

En este caso, selecciona 10 flores de begonias rojas, 10 flores blancas y 10 flores rosas.

8.- Flores de clavel de los poetas

Existen variedades de clavel como el clavel de los poetas que aportan mucho más que la belleza visual del jardín. Tienen un sabor algo dulce que encaja muy bien en muchos postres, ensaladas, frutas y lo que se le ocurra a uno.

Además, aunque sólo tenga en común el nombre, el clavel tradicional también está incluido dentro de la lista de flores comestibles y que puedes utilizar. Según dicen, tiene un ligero sabor a pimienta.

9.- Flor de azahar, un olor embriagador

Una flor que ya enamora por su aroma en el árbol. Igualmente embriagador resulta su uso en cocina. Con toques azucarados es muy utilizada par postres pero puede ser utilizada en carnes y platos salados como contraste.

La flor de azahar está ampliamente utilizada en perfumes y fragancias, y si sabemos aprovecharlo, podemos darle una segunda vida a nuestros platos.

Utilizando las flores comestibles del azahar, presente en los cítricos, podemos hacer unos fantásticos helados, dándole el toque olfativo que se merece.

Por ejemplo, una receta conocida es el helado de cereza o fresa con toques de azahar, el flan de naranja con flor de azahar, refrescos de almendras, etc.

Hemos mirado una lista de recetas que incorporan las flores comestibles de azahar y nos han salido 553 resultados. No hay que echarle mucha imaginación para incorporar esta deliciosa flor.

10.- Flor de jazmín para aditivo de infusiones y postres

Los orientales la utilizan con una maestría sin igual y resulta ser un aroma que a la carne le viene increíblemente bien. El té de jazmín es un referente del uso de esta flor. La cocina árabe la utiliza en sus postres también.

En general, esta flor comestible tiene un excelente aporte aromático a los platos.

Es común ver esta flor de jazmín introducida en recetas dulces, por el sabor que aporta.

Por supuesto que hay muchas más y queremos que nos cuentes cuál es tu preferida. ¿Tú le pones flores a tus platos?

Somos una agencia dedicada a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.