Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Ir arriba

Fases de una cata de vino

Una cata de vino consiste en apreciar y valorar las cualidades de la bebida que estamos degustando a través de todos los sentidos.

Y es que, no solo el paladar es juez en este acto, vista, olfato, gusto e incluso oído tienen su papel. Esa es la forma de no perdernos ninguna de las cualidades que un vino nos puede ofrecer.

Siempre intentamos dar consejos para ayudar a los aficionados del vino a conocer más sobre su pasión. Hoy, os contamos las cuatro fases de la cata de vino, cómo debemos proceder y qué debemos experimentar en cada una ¡Comenzamos!

Lo visual

En la primera de las fases de la cata, el ojo hace de juez. Sostén la copa por el o la base, así evitarás alterar la temperatura del vino. Inclina la copa ligeramente y observa desde arriba los colores del caldo. En esta fase podrás identificar la perfección o falta de ella del líquido, comprobando la nitidez, la intensidad y el color del mismo.

Además, podrás observar las llamadas “lágrimas de vino” las cuales dan pistas sobre la concentración de alcohol o los niveles de azúcar. No confundir las lágrimas con pequeñas burbujas, que pueden evidenciar la existencia de algún defecto.

Sumérgete en sus olores

Acerca la copa a tu nariz, despacio, con calma y localiza los aromas primarios (o varietales, provienen de la propia uva). Una vez identificados, agita ligeramente la copa para dar paso a los secundarios (se desarrollan a partir de la vinificación). Finalmente, con una agitación algo mayor conseguiremos que afloren los terciarios (se relacionan con el proceso de envejecimiento). En esta fase analizaremos en detalle la intensidad y desarrollo del vino catado y su evolución.

Y llegó la hora del paladar

En esta fase percibiremos todos los posibles sabores del vino (ácido, salado, dulce, etc) Toma un pequeño sorbo a modo de degustación y deja que la explosión de sabores recorra tu boca. Inhala y exhala aire para percibir los aromas menos reconocibles. Tras haberlo escupido o ingerido, según cada cual, apreciaremos el final (tiempo que tarda en desaparecer los sabores) del vino.

Es hora de evaluar

A través de las tres fases anteriores, habremos llegado a unas conclusiones que facilitarán la evaluación del caldo. Su calidad, su origen, su rango de precios, la variedad de la uva, en fin, todos los aspectos que forman parte de la seña de identidad de un vino.

Recuerda que ninguna de las fases de la cata son imprescindibles, necesitamos todas y cada una de ellas para poder hacer una valoración correcta. Tómate tu tiempo en cada una de ellas y deja que tus sentidos disfruten.

 

Ahora ya sabes las fases más relevantes de una cata de vino. Si deseas complementar esta nota te invitamos a hacerlo en los comentarios.

Ayúdanos por favor a difundir el contenido de este post para que otra persona conozca esta información.
¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Somos una agencia dedicada a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.

Sponsor

Espacio para publicidad

Gastronomía mexicana por Guillermo González B.