Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Ir arriba

Esto opina Ferran Adriá de Joël Robuchon

Ferran Adriá: «Joël Robuchon tenía poder y lo usó para hacer el bien»

«Fue muy generoso conmigo. Lo lógico es que hubiera señalado como sucesor a un francés como Ducasse, pero me nombró a mí»

Estoy en shock. Sabía que estaba enfermo y le llamé para ver si podía participar en Master Chef. Pero todo ha sido muy rápido. Aunque no éramos grandes amigos, sentía devoción por él. La muerte de Joël Robuchon es un drama para la cocina mundial. Cuando empecé, en los años 80, él era el referente absoluto en su restaurante Jamin, el cocinero al que admiraba.

Cuando vino a comer a elBulli por primera vez, con Rafael García Santos y Gonzalo Antón, estaba considerado ya el mejor chef del mundo. Era indiscutible. Vino con prisa, diciendo que se tenía que marchar a Perpignan a coger un tren. Nosotros solo teníamos entonces dos estrellas Michelin. Pero cuando probó nuestro plato de tuétano con caviar cambiaron las cosas y se tomó la comida con más calma. Recuerdo una vez que fuimos a París con Juli a visitarle. Le llamamos desde una cabina, ya en la capital. Nos comentó que pasáramos a saludarle. ‘Pues ya estamos aquí’, le dijimos mientras estaba en mitad de un servicio. Nos presentamos después y me dio varios consejos. El primero: que cuando tienes un restaurante de éxito desaparece tu tiempo para crear. De ahí cerrar elBulli seis meses al año. El segundo, la necesidad continua de reinventarse en cocina. La consecuencia directa de esa idea fue nuestro elBulliLab. Y el tercero, la conveniencia de dar un paso atrás a los 50 para mirar la vida desde otro ángulo, con otra perspectiva.

Robuchon tenía el poder. Y lo empleó para hacer el bien. Creo que ha sido el cocinero más importante, el que más bien ha hecho por España. No somos del todo conscientes, pero por Robuchon se conoce nuestra cocina fuera. Además fue tremendamente generoso conmigo. En Francia, donde la cocina es cuestión de Estado, hubiera sido lógico que Joël Robuchon hubiese nombrado como sucesor a Alain Ducasse. Pero no. Dijo que su sucesor iba a ser yo… le estoy eternamente agradecido por ello.

Noticias relacionadas

«Era un virtuoso absoluto»

Quisiera aprovechar estas líneas para pedir algo. Me gustaría que los jóvenes estudiaran a cocineros como Robuchon, porque, sin personas como él, no estaríamos donde estamos. Nos deja un estilo propio. Una manera de componer los platos absolutamente distinta y genial, ‘robouchoniana’. También era un virtuoso absoluto. Un 10 en técnica porque era un cocinero que venía de abajo, que tardó quince años en llegar a ser jefe de cocina. Fuera de Nobu ha sido el único cocinero capaz de crear, con L’Atelier, una marca reconocible y de calidad. Robuchon ayudó a quebrar la rigidez brutal de la cocina, la convirtió en algo mucho más amable. Hoy hay que recordarle y darle las gracias por cuanto nos ha dado.

Texto por Ferran Adrià y visto en: El correo

Somos una agencia dedicada a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.