Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Ir arriba

Cultivo Hidropónico

¿Sabes qué es y cómo funciona?

La hidroponía hace posible cultivar incluso en forma casera, ya que los cultivos hidropónicos se adaptan a cualquier tipo de espacio y condiciones.

La palabra se deriva del Griego “Hydro” (agua) y “Ponos” (labor o trabajo). Para términos prácticos, llamaremos hidroponía a lo referente a la agricultura sin suelo, un método para cultivar plantas utilizando disoluciones minerales.

Esta técnica se basa en principios científicos, y en México se ha convertido en una manera sencilla de obtener alimentos.

Existen 3 principales tipos de técnica hidropónica:

NFT:

Permite cultivar hortalizas en tubos redondos o cuadrados de PVC, utilizando agua con nutrientes sin ningún tipo de sustrato, es decir, la planta dispone directamente de los minerales que necesita para su crecimiento.

RAÍZ FLOTANTE:

Permite cultivar hortalizas en cajones de madera o plástico, sobre una placa de unicel que flota en agua con nutrientes, facilitando el manejo y el espacio del que se dispone.

EN SUSTRATO:

Es de las más utilizadas para cultivar hortalizas como los jitomates, ya que por el tamaño no se pueden cultivar en las técnicas antes mencionadas; permite utilizar sustratos como tezontle, agrolita, peat moss, vermiculita, entre otros.

La hidroponía hace posible cultivar incluso en forma casera, ya que los cultivos hidropónicos se adaptan a cualquier tipo de espacio y condiciones.

Una breve infografía de como funcionan

Decir que hay un tipo de cultivo hidropónico en cada huerto creado a partir de esta técnica es exagerado, pero no tanto. Las opciones están realmente abiertas y, además, no paran de crecer con nuevas propuestas.

Dónde crear un huerto hidropónico.

Si le has echado un ojo a las propuestas anteriores verás que la respuesta a esta cuestión tiene pocos límites. Prácticamente cualquier sitio es bueno y ofrece margen suficiente para albergar un cultivo por hidroponía.
Si ni siquiera dispones de ese hueco libre, hasta las ventanas urbanas son buenas. Una muestra la ofrece el proyecto Windowfarm, que promueve el ‘si tienes una ventana, tienes un huerto urbano’. Sin embargo, no todo cultivo hidropónico tiene por qué ser en vertical, en interiores o en espacios reducidos. Prueba de ello la ofrece este sistema hidropónico casero con 168 plantas, que dará mucho juego para la alimentación sana y segura.

Por qué inclinarse por el cultivo hidropónico.

Razones, desde luego, no faltan. Algunas de las más destacadas, además de la mayor eficiencia respecto al espacio necesario, son las siguientes:

– Estabilidad de las producciones a lo largo del año.
– Ahorro de recursos, fundamentalmente de agua gracias a la reutilización de la misma.
– Alimentos más seguros por la ausencia de productos químicos y de riesgos de enfermedades que se producen en la tierra.
– Más posibilidades de éxito de los cultivos por su menor vulnerabilidad a elementos externos como, por ejemplo, las inclemencias meteorológicas.

Además de las anteriores se suman la regeneración del suelo y las ventajas propias de contar con un huerto casero, que tampoco son pocas. El reencuentro con la naturaleza, el ahorro y, fundamental, la garantía de que los alimentos que consumes son saludables y seguros son aspectos que marcan la diferencia entre quienes cuentan con un huerto en el hogar, tanto en tierra, como hidropónico, una opción cada vez más extendida.

Si deseas más asesoría sobre este tipo de cultivo, puedes acudir al Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera de la Secretaría de Agricultura de México