Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Ir arriba

ARTE MUKIMONO O DECORACIÓN DE FRUTAS Y VERDURAS

En Japón existe una curiosa tradición llamada mukimono donde se corta o talla la comida en una serie de complicados y diminutos patrones, convirtiendo los alimentos en obras esculturales.

Sabido es que las frutas, aparte de ser un auténtico manjar, son un elemento infalible de buen gusto a la hora de decorar. Pero hoy vamos a hablar de algo más: del arte Mukimono, donde la imaginación es el único límite…

Por definición se denomina Mukimono al arte de decorar frutas y verduras mediante el tallado de estas. Para ello se utilizan diversas técnicas y, del mismo modo que para esculpir una estatua, diversas herramientas que en este caso serán cuchillos especiales extremadamente afilados, más parecidos a los utilizados a esculpir madera que a los que se pudieran utilizar para comer o cocinar.

Realmente, como casi todas las técnicas culinarias de este tipo, proviene de China y comienza su andadura entre los siglos VI y VII. En un principio eran demostraciones religiosas para agradecer a los dioses cosas que se les atribuían. Los creyentes tallaban animales míticos como dragones, peces o pájaros y les hacían estas ofrendas.

Desde entonces ha sido practicado en este y otros países asiáticos como Corea, Tailandia (que es el más extendido y se realizan flores exóticas), Japón (de donde viene el nombre de Mukimono, con formas geométricas sobretodo) y Filipinas.

En un principio fueron grandes demostraciones con fines religiosos, de agradecimiento a los dioses, buscando el máximo esplendor posible. Actualmente esta técnica se emplea en alta cocina con fines meramente decorativos, aunque en ocasiones se sirven estas creaciones como guarniciones en determinados platos, normalmente postres.

Aún así, ¿Quién se atrevería a comerse una escultura tan conseguida? De lo que dan ganas es de llevarla a casa y colocarla en una vitrina en la entrada de su casa…

Entre los vegetales más usados se encuentran el boniato (camote), zanahoria, nabo, rábano, pepino, berenjena, cebolla, pimiento (rojo, verde o amarillo), apio y calabaza entre otros.

Por la parte que corresponde a las frutas son el melón chino, melón valenciano, kiwi, manzana, sandía, piña, papaya, y las frutas cítricas como el limón, la naranja, toronja y mandarina.

Tallar y esculpir frutas y verduras: técnicas y herramientas.

La forma de cortar depende de la textura de la fruta o verdura, ya que hay unas que son propensas a cortes en tiras circulares, otras en dibujos geométricos y otras en cintas o lazos; así pues, pueden representar desde flores y hojas, hasta paisajes y animales.

Tal como antes comentábamos, para tallar verdura y fruta se utilizan una serie de espátulas y cuchillos muy muy finos y extremadamente afilados, más parecidos a las herramientas que encontraríamos en el taller de un escultor especializado en retablos religiosos que en una cocina. Esta técnica (el arte en el manejo de los cuchillos) es a lo que se denomina kaishiki y en Japón son unos verdaderos artistas.

El objetivo de esta técnica no es únicamente que sobresalgan las formas y colores, sino también, que destaquen aromas y sabores aunque, una vez en la mesa, ninguno de los comensales tenga el atrevimiento de comerse una de estas esculturas.

Muchas de las decoraciones precisan estar en agua con hielo, ya que el frío del agua permite un mejor manejo en los cortes. Otra forma de prevenir la oxidación de frutas como la manzana, o verduras como la berenjena, es conservarlas dentro de zumo de limón con vinagre.

En internet se pueden encontrar un sin fin de manuales, tutoriales y videotutoriales. Quizás lo más complicado de encontrar sean las herramientas, pero seguro que a algún mexicano crrativo se le ocurre cómo sustituirlas.

Que tal, ¿Te atreverías a intentarlo?

Comenta o comparte si te parecio interesante.

Somos una agencia dedicada a la exploración y difusión de la cultura gastronómica del mundo.

Haz un comentario